Cristo Es Libertador

 

El Espíritu de Mi Señor está sobre mí, porque me ungió Mi Señor; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel. Isaías 61:1

 

Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Así, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libre. Juan 8:32, 36

 

Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Romanos 8:2

 

Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 2ª Corintios 3:17

 

Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna. Romanos 6:22

 

Porque tú quebraste su pesado yugo, y la vara de su hombro, y el centro de su opresor, como en el día de Madián. Isaías 9:4

 

El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos. Lucas 4:18

 

He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. Lucas 10:19

 

Y estas señales seguirán a los que creen: En mi hombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas. Marcos 16:17

 

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Apocalipsis 12:11

 

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.
En esto conoced el Espíritu de Dios. Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es Dios;
Y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios: y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. Hijitos, vosotros sois de Dios, y lo habéis vencido; porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo. 1ª Juan 4:1- 4