La Biblia es Guía en la vida

 

Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.

Salmo 119:105

 

Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; hablarán contigo cuando despiertes. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen.

Proverbios 6:22,23

 

En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti.

Salmo 119:11

 

Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos hay grande galardón.

Salmo 19:11

 

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.

Salmo 119:9

 

Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él; si vosotros permaneceréis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Juan 8:31,32

 

Pues tus testimonios son mis delicias y mis consejeros.

Salmo 119:24

 

Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.

2ª Pedro 1:4

 

Por Jehová son ordenados los pasos del hombre, y él aprueba su camino.

Salmo 37:23

 

Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.

Salmo 32:8

 

Conformará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.

Salmo 23:3

 

Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda.

Isaías 30:21

 

Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio; para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; para encaminar nuestros pies por camino de paz.

Lucas 1:70,79

 

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:8

 

En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león.

2ª Timoteo 3:16,17