Verdades Bíblicas acerca de Las viudas

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo.

Santiago 1:27

La bendición del que se iba a perder venía sobre mí, y al corazón de la viuda yo daba alegría.

Job 29:13

Que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido.

Deuteronomio 10:18

Jehová asolará la casa de los soberbios; pero afirmará la heredad de la viuda.

Proverbios 15:25

Jehová guarda a los extranjeros; al huérfano y a la viuda Sostiene, y el camino de los impíos trastorna.

Salmo 146:9

Deja tus huérfanos, yo los criaré; y en mi confiarán tus viudas.

Jeremías 49:11

Porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.

Isaías 54:5

La mujer casada está ligada por la ley mientras su marido vive; pero si su marido muriere, libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.

Pero a mi juicio, más dichosa será si se quedare así; y pienso que también yo tengo el Espíritu de Dios.

1ª Corintios 7:39,40

No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

Juan 14:18

El sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.

Salmo 147:3

Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada.

Salmo 68:5

Maldito el que pervirtiere el derecho del extranjero, del huérfano y de la viuda. Y dirá todo el pueblo: Amén.

Deuteronomio 27:19

Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Hebreos 13:15

Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Mateo 28:20

También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

Juan 16:22