BAUTISMO ¿QUE ES? ¿PARA QUE SIRVE?

EL BAUTISMO ES UN ACTO DE OBEDIENCIA A CRISTO.

Ya recibí a Cristo, y ya soy salvo,  ¿qué debo hacer ahora?

Todas las personas que han recibido a Cristo Jesús como Señor y Salvador, pueden y deben dar el siguiente paso: ser bautizadas.

La doctrina del bautismo es muy edificante para los cristianos que la estudian con seriedad y cuando le otorgan la importancia que le corresponde. El propósito de esta lección es que el cristiano entienda bien lo que La Biblia enseña y lo que Dios pretende con el bautismo.

Ejemplos:

1) EL SEÑOR JESUCRISTO MISMO PUSO EL EJEMPLO AL SOMETERSE AL BAUTISMO ANTES DE EMPEZAR SU MINISTERIO PÚBLICO AQUÍ EN LA TIERRA.  

Mateo 3:13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.
Mateo 3:14 Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?
Mateo 3:15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó.
Mateo 3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al        Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
Mateo 3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia

Marcos 1:9 Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán.
Marcos1:10 Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él.
Marcos1:11 Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia

Lucas 3:21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió,
Lucas 3:22 y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia

 

2) MATEO 3:13-15 DICE CLARAMENTE QUE JESÚS SE BAUTIZÓ PARA DEMOSTRAR SU SUMISIÓN Y OBEDIENCIA AL PLAN DE DIOS. En el verso 15, Jesús le dijo a Juan el Bautista: “Deja ahora, porque ASÍ CONVIENE QUE CUMPLAMOS TODA JUSTICIA”.

El asunto de LA SUMISIÓN Y LA OBEDIENCIA es uno de los puntos más importantes que debemos entender cuando estudiamos el tema del bautismo.

 

3) EN LA BIBLIA, LAS PERSONAS OBEDECÍAN AL SEÑOR EN EL BAUTISMO DESPUÉS DE SER SALVAS; ES DECIR, DESPUÉS DE HABER RECIBIDO A CRISTO:

1. El eunuco etíope (Hechos 8:26-39)

8:26 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto.
8:27 Entonces él se levantó y fue. Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar,
8:28 volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías.
8:29 Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro.
8:30 Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees?
8:31 El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.
8:32 El pasaje de la Escritura que leía era este: "Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca".
8:33 En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida

8:34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro?
8:35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.
8:36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?
8:37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.
8:38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.
8:39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.

 

2. El apóstol Pablo (Hechos 9:1-18).

9:1 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote,
9:2 y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.
9:3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;
9:4 y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?
9:5 El dijo: ¿Quién eres, Señor? Y le dijo: Yo soy Jesús, a quien tú persigues; dura cosa te es dar coces contra el aguijón.
9:6 El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer.
9:7 Y los hombres que iban con Saulo se pararon atónitos, oyendo a la verdad la voz, más sin ver a nadie.
9:8 Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco,
9:9 donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.
9:10 Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor.
9:11 Y el Señor le dijo: Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha, y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, él ora,
9:12 y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista.
9:13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén;
9:14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.
9:15 El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;
9:16 porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.
9:17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.
9:18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado

 

3. Una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura y el carcelero de Filipos y sus familiares, quienes también recibieron a Cristo (Hechos 16:13-33).

16:13 Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido.
16:14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.
16:15 Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos.
16:16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando.
16:17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación.
16:18 Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora.
16:19 Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;
16:20 y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad,
16:21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos.
16:22 Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas.
16:23 Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad.
16:24 El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.
16:25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.
16:26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.
16:27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido.
16:28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.
16:29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;
16:30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
16:31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.
16:32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.
16:33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos

 

II. ¿CUÁL ES EL PROPÓSITO DEL BAUTISMO?

A. EN PRIMER LUGAR, LA PALABRA “BAUTISMO” VIENE DEL GRIEGO “BAPTÍZO”, QUE SIGNIFICA: “SUMERGIR”, “INMERGIR”, “ZAMBULLIR”, “INTRODUCIR”, “METER EN”.

 

B. EN SEGUNDO LUGAR, EL BAUTISMO ES EL ACTO DE SUMERGIR EN AGUA A UN CRISTIANO, POR UN MINISTRO CRISTIANO

Mateo 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
Hechos 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
  

C. EN TERCER LUGAR, ROMANOS 6:3- 4 DICE LOS 3 PROPÓSITOS DEL BAUTISMO:

6:3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva

1. El bautismo representa la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesucristo.

2. En el bautismo, el creyente está simbolizando la muerte y sepultura de todos sus pecados, y la resurrección a la vida nueva con Cristo.

3. En el bautismo el creyente se identifica como un verdadero discípulo del Señor Jesús.

 

III. ¿QUIÉN DEBE SER BAUTIZADO?

A. EN LA BIBLIA, EL EJEMPLO MÁS CLARO DEL BAUTISMO DE UNA PERSONA, ES EL DEL EUNUCO ETÍOPE HECHOS 8:26- 39.

En el verso 36, el Etiope le pregunta a Felipe“¿qué impide que yo sea bautizado?” Felipe le responde en seguida, estableciendo la condición para ser bautizado, al decir en el verso 37: “Si crees de todo corazón, bien puedes.”  La respuesta del eunuco fue suficiente, al declarar: “Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.”

B. LOS ÚNICOS 2 REQUISITOS PARA EL BAUTISMO SON LOS MISMOS REQUISITOS NECESARIOS PARA LA SALVACIÓN, QUE ENCONTRAMOS EN

ROMANOS 10:8-11:

10:8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.Esta es la palabra de fe que predicamos:
10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.
10:11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado

1. Creer con todo nuestro corazón que Jesús es el Señor y que es el Salvador del mundo.

2. Declarar con nuestra boca que Él es nuestro Señor, es decir,  recibirlo en nuestro corazón.

 

C. EN LA BIBLIA NO HAY NINGÚN CASO EN EL QUE FUERA BAUTIZADO ALGUIEN QUE NO FUERA YA UN CREYENTE.

D. OTROS EJEMPLOS BÍBLICOS DE PERSONAS QUE SE BAUTIZARON INMEDIATAMENTE DESPUÉS DE LA SALVACIÓN:

1. Hombres y mujeres (Hechos 8:12,13).

8:12 Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.
8:13 También creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito.

 

2. Lidia y su familia (Hechos 16:14-15).

16:14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.
16:15 Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos

 

3. Crispo y los de su casa (Hechos 18:8).

18:8 Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa; y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados.
 

 

 IV. ¿CUÁL ES EL MÉTODO BÍBLICO PARA EL BAUTISMO?

A. UNA VEZ MÁS, HECHOS 8:36- 39 NOS PROPORCIONA EL EJEMPLO MÁS CLARO: POR INMERSIÓN. En los versos 38 y 39, AMBOS, Felipe y el etíope, DESCENDIERON al agua y SUBIERON del agua.

 

B. EL SEÑOR JESÚS, CUANDO SE BAUTIZÓ, FUE SUMERGIDO TOTALMENTE EN AGUA, Y LUEGO SUBIÓ DEL AGUA: “Y Jesús, después que fue bautizado, SUBIÓ luego del agua…” (Mateo 3:16).

 

C. COMO YA VIMOS ANTES, EL BAUTISMO ES UN CUADRO ILUSTRATIVO DE LA MUERTE, SEPULTURA Y RESURRECCIÓN.

La única manera de sepultar a una persona muerta es poniéndole totalmente bajo tierra. Así mismo, el método bíblico para el bautismo es ponerle totalmente bajo agua: inmersión total.

En la Biblia no hay ningún caso de una persona bautizada por aspersión, porque nadie puede ser sepultado “rociándole” tierra sobre su cabeza.

 

V. ¿QUÉ TAN IMPORTANTE ES EL HECHO DE SER BAUTIZADO?

A. EL BAUTISMO NO ES NECESARIO PARA LA SALVACIÓN.

En Efesios 2:8-9 la Biblia dice que somos salvos por la gracia de Dios, mediante la fe en Cristo, sin la necesidad de que hagamos buenas obras, entre las cuales está incluido el bautismo.

 

B. EL BAUTISMO SÍ ES MUY IMPORTANTE PARA EL SERVICIO CRISTIANO Y PARA EL DESARROLLO ESPIRITUAL.

Así lo afirma el Señor Jesucristo en la bien llamada: Gran Comisión (Mateo 28:19-20). El bautismo forma parte de la Gran Comisión, y viene ANTES de recibir enseñanza bíblica.

 

C. ANTES DE QUE UNA PERSONA PUEDA SER ENSEÑADA A SEGUIR AL SEÑOR JESÚS, TIENE QUE ESTAR DISPUESTA A SOMETERSE AL PRIMER ACTO DE OBEDIENCIA: EL BAUTISMO.

Si la persona no quiere obedecer al Señor en el primer paso (el bautismo), tampoco estará dispuesta a obedecerle en muchas ocasiones posteriores. Mateo 3:13-15.

3:13 Después subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.
3:14 Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar,
3:15 y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios:

¿DÓNDE DEBO SER BAUTIZADO? Puesto que el bautismo es una confesión pública de tu fe en Jesús, lo más ideal es que se realice públicamente, en presencia de la congregación, a la vista de los demás cristianos que son miembros de la iglesia local, en la que tú estás asistiendo.

Tú puedes ser bautizado en un río, porque Jesús se bautizó en el río Jordán (Mateo 3:13). Tú puedes ser bautizado en una laguna o un lago porque el Etiope se bautizó en un lago (Hechos 8:36). Pero también tú puedes bautizarte en una playa, un lugar donde haya “muchas aguas” (Juan 3:23). El lugar del bautismo no es realmente lo importante. El hecho de que estás dando testimonio público de tu identificación con Cristo Jesús, sí lo es.