Carta a los Padres

Como algo previo desearía señalar tres cosas:

A)     La gran demanda que entraña el tema que vamos a compartir no nos debe sumir en la culpa por lo que aún no estamos haciendo sino que, por el contrario, nos debe alentar y desafiar en fe para avanzar en el camino que Dios nos está indicando como padres y madres biológicos y espirituales.

B)      Nadie que no tenga hijos biológicos se debe sentir excluido de lo que vamos a tratar porque en realidad el centro de la cuestión tiene que ver con la paternidad y maternidad espiritual.

C)      Lo que aquí estoy expresando constituye un sentir y una carga de muchos años, plenamente compartido por mi esposa Silvia. Quiero destacar que aunque  me toque ser el vocero,  representa una carga y un sentir de ambos.

 

REPITEN EL MODELO

Hace un tiempo, mientras caminaba un sábado por la mañana por las calles de nuestro barrio me encontré con una señora que tiene cierta amistad con mi esposa.

Esta señora de acomodada posición económica ha mostrado algún interés en temas espirituales pero, a la vez ha sido renuente a asumir un compromiso con Cristo Jesús.

 

Al verla acercarse noté su rostro preocupado. Se detuvo y comenzó a contarme el motivo de su angustia: su hija adolescente (de la cual sabíamos que enfrentaba serios problemas de conducta desde tiempo atrás), se había rebelado ahora completamente contra sus padres. Me contó que la joven había abandonado la casa paterna para ir a vivir con un joven considerado –desde que lo conocieron- por esta señora y su esposo como una pésima compañía para su hija.

Esta señora me describió la compleja y penosa situación que estaban atravesando junto a su marido. Al finalizar su relato me dijo: ¿Sabes lo que más me mortifica y me duele? ¿Que? –pregunté yo-. Ella respondió “que el psiquiatra que nos está aconsejando nos dijo a mi esposo y a mí: “Señora, lo que sucede, es que los hijos repiten el modelo de sus padres, son productos que reflejan lo aprendido de ellos”.

Casi llorando esta mujer me decía: “Daniel; nosotros nunca le enseñamos a comportarse así, nunca le dimos un ejemplo así... este médico no puede decirnos eso”.

En ese momento tuve una profunda convicción espiritual y pensé: “Ese es el problema, tal vez no le ha enseñado a hacer lo que lo que específicamente esta joven está haciendo ahora, pero en la familia de estas personas ha prevalecido una forma individualista y hedonista de vida y lo que es seguro es que nunca se le dió a esa joven, por parte de sus padres, formación que le permitiera enfrentar los desafíos y terribles peligros que acechan a los adolescentes”.

 

No se le enseñó a comportarse como ahora lo está haciendo pero tampoco se le enseñó a hacer el bien, a seguir el camino del Señor.

¿Cómo podrían enseñar eso sus padres cuando ellos mismos siempre han renegando de cualquier compromiso con Cristo?

Con gracia y con misericordia procuré llevarla a la reflexión respecto de esta realidad.

 

UNA PATERNIDAD EFICIENTE

Ante dramas y fracasos como los que a diario confrontamos, la pregunta que se impone es ¿qué caracteriza a una paternidad y a una maternidad física y espiritual eficiente conforme al propósito de Dios?

 

Quisiera proponer cuatro aspectos:

1)       Entrega.

2)       Protección.

3)       Formación.

4)       Intercesión.

 

Ante el caos de la vida familiar contemporánea muchos están buscando una respuesta.

Esa respuesta sólo puede encontrarse en Dios, quien ha instituido la familia.

Es en Su Palabra donde puede conocerse con claridad el propósito y el orden que el Señor ha establecido para ella.

 

NO SOLO DIAGNÓSTICO

Hace poco tiempo una joven estudiante de Derecho me solicitó algún material basado en la Biblia relativo a la familia.

Esta señorita (que no es una cristiana) me dijo -luego de leer el material- que lo había fotocopiado y distribuido entre varias amigas con problemas familiares y que había conservado una copia para sí.

¿Sabe porqué? Me preguntó y ella misma respondió a su pregunta diciendo: “Porque diagnósticos hay muchos, en muchas formas se señalan los problemas... pero en este material hay propuestas de soluciones concretas y no es nada común que así suceda”.

Esa es la realidad y la verdad: en la Palabra de Dios no sólo está el diagnóstico sino también la solución para toda la problemática del ser humano incluyendo la vida familiar.

Por otro lado y pensando ya en la Iglesia: la calidad espiritual de la vida familiar es determinante respecto de la calidad de la vida espiritual de las congregaciones.

Debemos tener bien presente que uno de los episodios más traumáticos en la vida del pueblo de Israel se originó en un proceso de deficiente paternidad y liderazgo sobre los hijos.

 

Dice la Palabra de Dios en 1 Samuel 8 (1-7)

1 Y aconteció que cuando Samuel era ya viejo, puso a sus hijos como jueces sobre Israel.

2 El nombre de su primogénito era Joel, y el nombre del segundo, Abías; éstos juzgaban en Beerseba.

3 Pero sus hijos no anduvieron por los caminos de él, sino que se desviaron tras ganancias deshonestas, aceptaron sobornos y pervirtieron el derecho.

4 Entonces se reunieron todos los ancianos de Israel y fueron a Samuel en Ramá,

5 y le dijeron: Mira, has envejecido y tus hijos no andan en tus caminos. Ahora pues, danos un rey para que nos juzgue, como todas las naciones.

6 Pero fue desagradable a los ojos de Samuel que dijeran: Danos un rey que nos juzgue. Y Samuel oró al Señor.

7 Y el Señor dijo a Samuel: Escucha la voz del pueblo en cuanto a todo lo que te digan, pues no te han desechado a ti, sino que me han desechado a mí para que no sea rey sobre ellos. (Biblia de las Américas).

 

Cuando los hijos no andan en los caminos del Señor hay consecuencias negativas de todo orden incluyendo las consecuencias respecto de la comunidad de fe.

Israel falló en crear el ambiente espiritual adecuado y no fue una falla menor, ya que toleraron la infiltración espiritual de los pueblos vecinos y de sus cultos paganos y esa “invasión” encontró a la gran mayoría de los jóvenes del pueblo de Dios sin una formación espiritual sólida que confrontase esa negativa influencia. Dice la Palabra que “se levantó en Israel una generación que no conocía al Señor, ni la obra que Él había hecho por Israel”.  (Jueces 2:10)

                          

Debemos pensar ¿qué estamos haciendo nosotros? ¿Estamos dando la formación adecuada, estamos protegiendo a nuestras familias e hijos biológicos y espirituales de la influencia pagana que llega, por ejemplo, a través de los medios de comunicación?.

Enseguida vamos a ocuparnos con mas detalle respecto de cómo quiere el Señor que llevemos a cabo esa tarea.

Hay un concreto trabajo que encarar: debemos ser fieles en lo natural protegiendo y formando a nuestros hijos y El Señor hará su obra sobrenatural, sin la cual todo nuestro esfuerzo carecería de sentido y provecho espiritual.

 

Esta palabra que estoy compartiendo contiene un llamado y una voz de aliento para que podamos decir ¡Señor: levántame como padre, como madre  biológica o espiritual conforme a tu modelo y tu propósito! ¡Entiendo esa tarea como un verdadero ministerio: ayúdame a entregar, proteger, formar e interceder conforme a tu voluntad!.

La paternidad y la maternidad se relacionan íntimamente con el ministerio cristiano. Veamos dos pasajes de la Palabra.

 

Dice Pablo en 1Corintios 4 (14-15)

14 No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados.

15 Porque aunque tengáis innumerables maestros en Cristo, sin embargo no tenéis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. (Biblia de las Américas).

 

Y Debora exclama: Jueces 5 (6-8ª)

6  En los días de Samgar, hijo de Anat, en los días de Jael, quedaron desiertos los caminos, y los viajeros andaban por sendas tortuosas.

7 Cesaron los campesinos, cesaron en Israel, hasta que yo, Débora, me levanté, hasta que me levanté, como madre en Israel.

8 Escogieron nuevos dioses; la guerra estaba a las puertas. (Biblia de las Américas).

 

Vamos a procurar ser bien prácticos en lo que sigue, vamos a procurar explicar no sólo que debemos hacer sino como hacerlo, pero en nuestro corazón tiene que existir la determinación de asumir las responsabilidades de la paternidad y la maternidad.

Igual que Debora debemos levantarnos en medio de la confusión como madres y padres que se ponen en la brecha por sus hijos.

Vamos a ver en detalle cada uno de los puntos que anticipamos.

 

I. ENTREGA

Cada padre y cada madre debe entregar sus hijos a Dios (y esto es válido tanto para la paternidad biológica como para la espiritual).

Nuestros hijos no nos pertenecen, El Señor nos los ha confiado para que los cuidemos y los formemos pero le pertenecen a Él.

Veamos el ejemplo de los padres terrenales de Cristo Jesús, quien fue entregado a Dios por María y José. Dice la Palabra en Lucas 2 (21-24)

 

21  Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, le pusieron por nombre Jesús, el nombre dado por el ángel antes de que Él fuera concebido en el seno materno.

22 Cuando se cumplieron los días para la purificación de ellos, según la ley de Moisés, le trajeron a Jerusalén para presentarle al Señor

23 (como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón que abra la matriz será llamado santo para el Señor),

24 y para ofrecer un sacrificio conforme a lo dicho en la Ley del Señor, un par de tórtolas, o dos pichones. (Biblia de las Américas).

 

Resulta conmovedor reflexionar que por Jesús (quien había nacido en un establo siendo el Rey de reyes y Señor de señores) se ofreció la ofrenda de los pobres (un par de tórtolas o de palominos) mientras que para personas de condición mas acomodada se ofrecía un cordero y una paloma.

 

Lo que los padres terrenales de Jesús hicieron fue entregarlo al Padre: no a un grupo religioso o denominación, ni a una doctrina o teología sino que concretamente fue entregado a Dios.

A partir de esa entrega sus padres terrenales asumían como una verdad y una realidad que Jesús pertenecía por completo al Padre celestial.

Cuando Cristo tuvo mas edad mostró que era plenamente consciente de ese hecho.

Cuando José y María lo buscaron por tres días y lo encontraron en el templo su madre le dijo: ¿Hijo, por que nos has hecho así?. He aquí tu padre y yo te hemos buscado con angustia. Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?. (Lucas  2:48b-49)

 

Cristo había sido entregado desde el principio y sabía a quien pertenecía.

Debemos entregar a nuestros hijos a Dios y ellos tienen que tener pleno conocimiento de nuestra acción y nuestra convicción.

Yo te pregunto ¿has entregado tus hijos biológicos y espirituales al Señor, consagrándolos a Él?

 

En mi vida personal, aún antes de convertirme a Cristo y en medio de una vida rebelde,  siempre tuve la conciencia de que mis padres me habían entregado al Señor, de que su anhelo era que yo lo sirviera. Sabía que el deseo ferviente del corazón de mi padre y de mi madre no era que fuera un profesional o alguien con una vida económica próspera sino que fuera un siervo de Dios. Esa era la prioridad y yo lo supe desde muy temprano con total claridad.

No que fuera pastor, evangelista o misionero (eso lo determina el Señor) sino que fuera un siervo, un obrero en la mies de Dios.

Su oración era: ¡Señor no te pedimos otra cosa para la vida de Daniel sino que te sirva!

Debemos preguntarnos ¿Qué están escuchando nuestros hijos? ¿Cuál es el anhelo profundo del corazón de cada uno de nosotros respecto de nuestros hijos? ¿Que perciben ellos?.

¿Pueden nuestros hijos percibir que nuestro mas grande anhelo es que ellos sean prósperos en Dios, hombres y mujeres que fortalecidos en el Señor sean siervos fieles, que ayuden, que discipulen, que evangelicen, que prediquen, que sean misioneros, personas que concreta y definitivamente busquen primero el reino de Dios?.

¿O por el contrario estamos procurando y teniendo prioritariamente el anhelo de que nuestros hijos sean profesionales exitosos, con dinero y buena posición social?.

Nuestras prioridades respecto de la vida de nuestros hijos son la evidencia y la clara respuesta a la pregunta: ¿los hemos entregado al Señor o los retenemos para nosotros?.

Por supuesto que debemos desear y cooperar para su educación, para que se capaciten en profesiones y oficios que les posibiliten obtener recursos económicos para ellos, y para sus familias y aún ayudar a quienes tienen necesidad, pero ésta no debe ser nunca nuestra prioridad ni nuestro anhelo profundo para sus vidas.

Entregar a nuestros hijos al Señor significa orar, vivir y transmitirles que con todo nuestro corazón deseamos que busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, que lo sirvan a Él, para que en sus vidas se cumpla el propósito divino.

 

II. PROTECCIÓN:

Éste es el segundo aspecto - como ya anticipamos- y es muy importante.

Antes de poder siquiera pensar en encarar la tarea de formación de nuestros hijos hay una tarea previa e ineludible de protección.

Antes que intentar formar debemos proteger a quienes no pueden protegerse.

La pregunta es: ¿estás dispuesto a cumplir la demanda del Señor y a pagar el precio de proteger a quien no puede protegerse?.

En ciertas etapas de la vida de nuestros hijos físicos y espirituales (sobre todo en las tempranas) ellos se encuentran expuestos a ciertos peligros, a ciertas influencias de las cuales debemos protegerlos para que la posterior tarea de formación sea posible.

Veamos lo que la Biblia dice en Hebreos 11:23 “ Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres durante tres meses, porque vieron que era un niño hermoso y no temieron el edicto del rey”. (Biblia de las Américas)

Procuraremos ser bien prácticos en este punto.

El pasaje que acabamos de leer dice que los padres de Moisés lo escondieron por fe. ¿Qué significaba concretamente el esconderlo?: preservarle la vida ya que Faraón había ordenado matar a todos los varoncitos que nacían en el pueblo de Israel.

Hoy Satanás está igualmente dispuesto a matar, hurtar y destruir la vida de nuestros hijos biológicos y espirituales.

Hay momentos en la vida en que nuestros hijos no pueden discernir ni detectar el peligro. ¿Nos damos cuenta qué importante es la tarea de protección que Dios nos encomienda?.

Notemos que los padres de Moisés por fe lo protegieron porque lo vieron “niño hermoso”.

Esto no significa solo la lógica reacción de padres que ven a todo niño recién nacido como algo precioso sino que significa ver el propósito de Dios para esa vida, ver a nuestros hijos y a nuestros discípulos por fe, no solo en el estado en que hoy se encuentran, sino ver, por fe lo que llegarán a ser gracias a la operación sobrenatural del Espíritu Santo.

Toda tarea de guía espiritual y de discipulado debe hacerse con fe, viendo el proyecto de Dios como cumplido y así nuestra tarea estará saturada del gozo del Señor porque la fe nos permitirá ver las dificultades como oportunidades que posibilitarán la profundización de la obra de Dios en sus vidas.

El trabajo hecho en fe es también un trabajo paciente, sereno y confiado en el hecho de que Aquel que comenzó la buena obra será fiel en completarla.

Veamos algunos ejemplos prácticos y concretos de cómo proteger hoy en día.

Algunos de los peligros que demandan protección son:

 

A)      LA FALSA ESPIRITUALIDAD

La forma más evidente de esta amenaza la constituye el movimiento denominado “Nueva Era”.

Sus falsas doctrinas han penetrado en todos los niveles de la sociedad y está presente en muchas de las enseñanzas que se imparten en los colegios a los cuales asisten nuestros hijos.

Dios ha encomendado la tarea de protección básicamente a los padres (al igual que la tarea de formación espiritual), por ese motivo como padres debemos estar alertas. No debemos –por ejemplo - confiarnos por el solo hecho de que los enviemos a un colegio cristiano ya que allí también estarán expuestos a peligros.

El aula ha pasado a ser un lugar de combate. Como padres cristianos debemos entenderlo y estar apercibidos.

La Nueva  Era y el humanismo tienen muy claro la importancia del aula.

Observen lo que dice uno de sus voceros:

“La batalla por el futuro de la humanidad debe ser planteada y ganada en las salas de clases de las escuelas públicas por profesores que perciban correctamente sus roles como proselitistas de una nueva fe: una religión humanista que reconoce y respeta la chispa en cada ser humano, que los teólogos llaman divinidad.

Estos profesores deben personificar la misma generosa dedicación que caracteriza a los más fanáticos predicadores fundamentales, porque ellos serán ministros de otra forma, utilizando una sala de clases en lugar de un púlpito para comunicar los valores humanistas en cualquier materia que enseñen y sin importar el nivel educacional: preescolar, guardería o la más grande universidad.

Un aula debe ser y será un escenario de conflictos entre lo viejo y lo nuevo: el cadáver podrido del cristianismo, junto con toda su maldad y miseria circundante, y la nueva fe del humanismo, resplandeciente en su promesa de un mundo en el cual el ideal cristiano jamás realizado de “ama a tu prójimo” se alcanzará finalmente”.

John Dunphy, “A Religion for a New Age” (Una religión para una Nueva Era), The Humanist (El Humanista), enero-febrero 1983, p.26. Citado en el libro ”Su hijo y la Nueva Era” B.Kjos. Editorial Betania pag.21.

 

Los padres debemos dejar toda comodidad y estar en guardia espiritual: Satanás, la mente detrás del sistema de valores del mundo está proclamando su falso evangelio y millones están siendo atrapados. El pueblo de Dios debe confrontar esta amenaza con serena confianza en el Señor, quién es nuestra fortaleza.

La falsa espiritualidad no está invadiendo solo las aulas. Un artículo publicado en “The Wall Street Journal Americas/La Nación” el 11/2/99 titulado “ Un mosaico de nuevas creencias religiosas cobra auge en E.E.U.U.”, dice en algunos de sus párrafos: “Soy episcopalista y me considero una no – judía practicante”, dice Katherine Powell Cohen, profesora de inglés de 36 años que vive en San Francisco.

“Soy un menonita universalista unitario que practica la meditación Zen”, afirma Ralph Imhoff, de 57 años, educador jubilado de Chandler, Arizona.

“Me autodenomino cristiano budista, pero medio en broma”, dice Maitreya Badami, de 30 años, que trabaja en la oficina de abogados de oficio en Contra Costa, California.

La mezcla o entrelazamiento de creencias de diferentes tradiciones espirituales se ha vuelto tan popular en Estados Unidos que el Dalai Lama ha calificado al país de “supermercado espiritual”...  “Incluso el clero de las religiones tradicionales está comenzando a ampliar su visión de Dios. En la iglesia episcopal St. Gregory of Nyssan, en San Francisco, dos de sus principales ministros han creado un servicio que incluye el culto a Jesucristo mientras se baila al son de címbalos budistas.

Los ministros, Richard Fabian y Donald Schell, tienen credenciales impecables dentro de la Iglesia Episcopal, con posgrados en las universidades de Cambridge y Princeton. Pero sus ceremonias serian irreconocibles para la mayoría de los episcopalistas, así como la decoración de la iglesia.

St. Gregory, construida hace cuatro años según las indicaciones de los dos ministros, ostenta íconos de la iglesia ortodoxa oriental, un templo sintoísta y un gong tibetano. Los ministros llevan ropa teñida con motivos africanos. A diferencia de los servicios episcopalistas tradicionales, el suyo incluye siempre un sh`ma, antigua oración judía, así como momentos de reflexión al son de los címbalos. Los fieles se acercan bailando a la Eucaristía, y el rito está abierto a todo el que lo desee, no solo a cristianos.”

Tenemos que tener espiritualmente claro que todo esto ha sido engendrado en el mismo infierno.

Esta mezcla, este sincretismo, que suena tan “racional, tan civilizado” en la cultura post-moderna es camino que “al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte”. (Proverbios 16:25)

La falsa espiritualidad llama a la autodeificacion (o sea a pretender que nosotros, seres humanos, somos dioses).

El Dr. Ed Murphy (Manual de Guerra Espiritual, Editorial Betania, pag. 589) nos dá un gráfico ejemplo. Dice lo siguiente:

“Es Shirley MacLaine quien, en palabras sacadas de su propio libro “Out On a Limb” (Subida En Una Rama) - donde se encontraba cuando lo escribió- dice:

 “Si uno declara “Soy dios”, las vibraciones sonoras alinean literalmente las energías del cuerpo con un nivel superior. Puede usted emplear la frase “Soy dios” o “Yo soy el que soy”, como hizo Cristo a menudo. O también ampliar tales afirmaciones para que se adapten a sus propias necesidades”

Esta falsa espiritualidad que, como una avalancha está penetrando los diferentes ámbitos de la cultura, es además de sincretista (o sea una mezcla de las más diferentes creencias), relativista.

Esas dos características constituyen un peligro mortal para nuestros hijos y nuestras familias porque significa la dilución de la verdad espiritual para convertirla en mentira y una relativización de la enseñanza de lo que es bueno o malo moralmente, negando los absolutos de la Palabra de Dios sosteniendo, en cambio, que es bueno lo que a una persona o a un grupo de personas le parece bueno.

Una vez que esas mentiras se introducen en la mente y en el corazón de una persona indefectiblemente se manifestará el pecado con toda su maldición y tragedia.

La Nueva Era al enseñar la reencarnación ha llevado a que algunos de sus adeptos justifiquen aún el aborto. Sostienen que el niño que es abortado está pagando algo relativo a una vida anterior y que finalmente el aborto no es tan grave porque ya tendrá otra oportunidad en una vida futura.

Tenemos que estar muy apercibidos cuando oímos expresiones cristianas, como por ejemplo: “nacer de nuevo” en boca de los seguidores de la falsa espiritualidad, porque lo que ellos dicen no tiene nada que ver con el arrepentimiento y la vida nueva engendrada por el Espíritu Santo de Dios sino con la mentira reencarnacionista.

Asimismo, muchos homosexuales, en lugar de venir a Dios para que les sean perdonados sus pecados y clamar para que el Señor les restaure su inclinación sexual natural, encuentran justificación en la reencarnación diciendo que por algún error se ha reencarnado en su cuerpo de hombre o de mujer (según sea el caso) un alma del otro sexo.

Nosotros como cristianos declaramos que el Señor es todopoderoso para cambiar y redimir toda condición (la homosexualidad y cualquier otro pecado) no en una vida futura sino que hoy es el día de salvación, ahora el tiempo de gracia para todo aquel que arrepentido se pone bajo el señorío de Cristo Jesús.

Es el hogar el lugar preparado por Dios para que nuestros hijos sean equipados y capacitados para el inevitable encuentro con el mundo y sus valores.

Padres: Debemos estar alertas y enterados respecto de qué se  les enseña a nuestros hijos.

Dejemos de estar ausentes: hablemos con ellos, escuchémoslos y confrontemos las enseñanzas que reciben con los valores del reino de Dios. Debemos declararles las implicancias y consecuencias espirituales de todas las mentiras de la falsa espiritualidad, de todo humanismo que lleva a confundir el mal y el bien. Debemos tener discernimiento para - en ciertos casos - tomar acción. Si es necesario hablemos con los maestros y los profesores.

Es críticamente importante que estemos identificados como cristianos en los medios en que nos desenvolvemos y en los que se desenvuelven nuestros hijos.

En muchos casos vamos a ser tildados de fanáticos, de locos, pero llega la hora de que peleemos la batalla espiritual y esa batalla no se pelea solo en nuestro cuarto de oración sino también cuando en el Nombre del Señor declaramos la verdad del evangelio en los lugares donde Dios nos ha puesto.

Por declarar nuestro compromiso con Cristo muchas veces vamos a tener que sufrir, porque hoy día, aún en países que se llaman asimismo “cristianos”, se ve bien y se permite que uno hable de cualquier cosa (de filosofía, de budismo, de acupuntura o de ocultismo) y todo eso se considera como algo “cultural” pero cuando uno expresa su compromiso con el Señor es rápidamente acusado de fanático e intolerante.

En lugar de entristecernos o acobardarnos debemos alegrarnos que la situación esté claramente definida, porque en cada época en que la Iglesia experimentó oposición y persecución también experimentó sus tiempos de mayor expansión y firmeza para la gloria de Dios.

 

B)      CRISIS DE VALORES:

La sociedad y la familia contemporánea se está desintegrando en medio de una profunda crisis de valores.

Nosotros debemos vivir los valores del reino de Dios pero no solo eso: debemos explicar porque vivimos de esa manera; que se trata de  obediencia al Señor y no una cuestión de inclinación o preferencia personal.

Muchas veces decimos a nuestros hijos: “esto lo debemos hacer...  esto no lo debemos hacer” pero no les explicamos que no es cuestión de postura personal sino que nuestra elección es el resultado de sujetarnos a la voluntad de Dios.

En mi caso personal mis hijos saben que desde que me convertí al Señor en mi juventud nunca bailé (salvo el danzar para Dios).

Ahora bien, si yo no les explico él porqué, pudieran pensar que es una cuestión de falta de habilidad (y es así también en mi caso porque cuando era inconverso nunca pude aprender a bailar adecuadamente y los dos o tres intentos terminaron con la pregunta de la señorita que procuraba seguirme los pasos diciendo: ¿es ésta la primera vez que intentas bailar, no es cierto?).

Pero yo les he explicado a mis hijos que yo no bailo porque el baile, por ejemplo, excita los sentidos y permite una proximidad física, una sensualidad que solo es lícita con la esposa o el esposo en el marco del matrimonio.

Dios nos ordena huir de la tentación y esa proximidad y sensualidad es una tentación. Mis hijos lo han entendido también (junto a los jóvenes comprometidos de nuestra comunidad) y tampoco bailan. Este es solo un ejemplo: la conducta coherente con el reino de Dios lo abarca todo.

 

C)      LA PERSUASIÓN POR LA IDENTIFICACIÓN CON MODELOS.

Los medios de comunicación (el cine, la televisión, etc.) proyectan “modelos” de conducta: modelos conforme al reino de tinieblas y esos modelos son los que luego determinan las conductas de millones de personas.

Satanás con astucia está utilizando todos los medios disponibles para acentuar este proceso de condicionamiento de conductas y formas de vida.

Un discípulo (un joven que recientemente se casó) me contaba que cuando era inconverso vivía con la obsesión de que él “era” uno de los cantantes latinos más famosos. Me decía: “Daniel... me peinaba, me vestía igual y quería salir con el mayor número de chicas porque así es la imagen que se proyecta de ese cantante famoso”.

¿Se dan cuenta cómo es ese proceso de identificación y condicionamiento?. Casi siempre es más sutil, pero se produce inevitablemente.

Llega la hora (y hago este llamado prioritariamente a mis colegas pastores y líderes de la iglesia) de que profundicemos la construcción y desarrollo de una cultura del Reino: una forma de hablar, de divertirnos, de vivir y relacionarnos permeados con el carácter de Cristo y llenas del Amor de Dios. Debemos desarraigar del pueblo del Señor los baales que se han metido en nuestro medio y ser el pueblo diferente y propio de Dios.

¿Ejemplos de esos baales? : Ciertos tipos de música. Hoy se habla de “Rock pesado cristiano”. ¿No es una contradicción en sí misma?. Un joven no cristiano que asiste a los recitales de Rock pesado me decía que la violencia en esos “shows” es incontenible. El me explicaba “cuando estoy en medio del recital la verdad es que rompería todo...”

 “Y a veces - me contaba - nos tomábamos a golpes de puño unos a otros sin siquiera conocernos”.

No hay lugar para este tipo de música (y su influencia en la conducta) entre las familias que son parte del pueblo de Dios. Debemos llenar nuestras casas con letras y músicas que expresen alabanzas al Señor. La música cristiana es fuente de bendición. Tenemos que tener cuidado con las versiones “cristianizadas” de la música pagana.

Lo que nace de agregar expresiones bíblicas al Rock pesado (heavy metal) se parece mucho al becerro de oro. No debemos ser como el pueblo de Israel que por años fue complaciente y aún anhelaba la idolatría y las prácticas corruptas de los pueblos paganos que lo rodeaban.

Cuando  permitieron que la idolatría fuera agregada como parte del culto que celebraban al Señor se enceguecieron espiritualmente, se corrompieron moralmente y cuando “ cada cual hacía lo que bien le parecía” (Jueces 21.25) los enemigos los invadieron y los despojaron de su libertad y de su tierra.

Tenemos que estar también apercibidos como padres con los medios de comunicación y sus mensajes: presentan –por ejemplo- la violencia como un entretenimiento, el sexo como un pasatiempo físico o como un deporte, ocultando las consecuencias físicas, morales y espirituales del sexo cuando es practicado en contra del propósito divino.

Asimismo la publicidad transmitida por los medios masivos de comunicación está en general proyectada para crear el descontento en lugar del contentamiento, introduciendo la idea de que la felicidad se alcanza con el consumo del producto o servicio que es objeto de dicha publicidad.

Detrás de la falsa espiritualidad, de la crisis de valores, del condicionamiento de la conducta, detrás de todos estos males está Satanás. Pero eso no nos da temor, porque Cristo he vencido y mayor es Él que está en nosotros que el que está en el mundo.

 

III. FORMACIÓN:

La tarea de formación, que como padres biológicos y espirituales debemos llevar a cabo, debe tener como objetivo que nuestros hijos conozcan a Cristo y su evangelio para que Jesús sea el Señor de sus vidas y los salve no solo de la muerte eterna sino de la muerte que significa la vana manera de vivir en la cual se encuentran atrapados quienes no conocen al Señor Jesús.

Tenemos que predicarle a Cristo a nuestros hijos.

La gente no debe convertirse a una denominación ni a una visión ni a una teología sino a Cristo el Señor: poder y sabiduría de Dios. Debemos comprender la importancia de ser padres: la paternidad es central en el propósito de Dios.

Abraham fue llamado para ser padre: Su nombre significa “padre de multitudes”.

Su llamado se relacionó con su aptitud para formar a su descendencia en los caminos del Señor.

El Señor dijo de Abraham “Porque yo lo he escogido para que mande sus hijos y a su casa después de él a que guarden el camino del Señor haciendo justicia y juicio para que El Señor cumpla en Abraham todo lo que ha dicho acerca de él”. (Génesis 18:19) (Biblia de las Américas).

 

¿Para qué llamó el Señor a Abraham?: Para que formara y guiara su descendencia en el camino del Señor. Abraham fue fiel al llamado del Señor.

Ahora quisiera preguntar: ¿será tu llamado y mi llamado diferente al de Abraham?. Hay cristianos que pasan años preguntándose cuál es su don o ministerio.

Existe un ministerio respecto del cual no debemos dudar, que nos ha sido confiado y,  es éste: Formar y guiar a nuestros hijos biológicos y espirituales en los caminos del Señor.

 

El Señor requiere de cada miembro de su pueblo este compromiso básico.

La formación no es un proceso automático, implica disposición, sacrificio y esfuerzo.

Recuerdo una vez que, luego de bautizarse nuestro hijo mayor, un hermano en la fe nos dijo a Silvia (mi esposa) y a mí: “Ahora ya está” (con un tono que significaba “ahora despreocúpense”). Junto a mi esposa nos quedamos sorprendidos y al regresar a casa nos dijimos: ¡En realidad la decisión de bautizarse indica que estamos no en el final sino en el comienzo del proceso, un proceso que –entre otras cosas- incluye la enseñanza de la forma de vida que deriva de la fe en Cristo Jesús.

La formación espiritual conlleva formación interna del carácter lo que significa: instrucción, ejemplo, aliento y motivación en el marco de una comunidad de fe.

Recalco dos de los aspectos mencionados: Una formación no legalista sino fundada en la fe debe ser una formación que prioritariamente aliente, motive y destaque los pequeños o grandes logros de nuestros discípulos, señalando siempre lo que es digno de alabanza.

El trabajo hecho en fe nos lleva a confiar no en nosotros mismos ni en las capacidades de nuestros hijos sino en la operación sobrenatural del Espíritu Santo la cual hace posible el que seamos conformados a imagen de Cristo Jesús.

Ante la caída y el fracaso, en lugar  de tener palabras de condenación, debemos corregir y alentar a marchar nuevamente, confiando que quien levantó a Cristo de entre los muertos también a nosotros nos levantará con su poder.

El segundo aspecto: Aunque esta tarea de formación es tarea indelegable de los padres requiere ser llevada a cabo en el marco y con el apoyo de una comunidad de fe comprometida en seguir al Señor.

Quiero recalcar asimismo y muy especialmente la importancia de la actitud de la esposa: Volvamos a Abraham y veamos la actitud de Sara, su esposa.

¿Qué hacia ella?: Obedecía en todo a Abraham y le llamaba “señor”. Concretamente era sujeta y respetuosa.

La formación de los hijos (en especial la receptividad de estos a la enseñanza que reciben) se encuentra condicionada en gran medida a la actitud privada (en el seno del hogar) y pública de la esposa respecto del esposo: de su sujeción, de su respeto, de su actitud de honra hacia el esposo.

Alguien podrá pensar: ¡ Daniel usted no conoce a mi esposo!, tiene tales o cuales defectos.

En realidad no es tan importante como es su esposo querida hermana, sino a quien representa: su esposo representa a Dios en su familia.

Si usted hermana le da honra, la bendición de Dios descenderá sobre usted y los suyos.

Debemos formar a nuestros hijos con gozo, con fe, en la certeza de que la formación en la Palabra de Dios podrá mas que todas las influencias.

Moisés pasó de niño poco tiempo con su familia biológica. Pero la formación que con ellos recibió ya nunca lo abandonaría y pudo mas que la sabiduría de los egipcios y las tentaciones del palacio.

¡Pudo enfrentarse con todo un sistema espiritual y cultural que contradecía al Señor y no ser devorado por ese sistema sino ser un agente de bendición y liberación! En el fundamento de toda su vida y su llamado estaba la formación que había recibido.

 

IV. INTERCESIÓN:

Cuando sentimos que ya hemos hecho todo, ese todo no alcanza: es necesario perseverar en la oración.

Al presentar los cinco panes y los dos peces sintiendo que lo hemos dado todo y que será insuficiente, es el momento de levantar los ojos al cielo y en fe confiar en la operación sobrenatural del Espíritu Santo de Dios.

Marchemos con fe, en constante oración delante del Padre.

Debemos orar sin cesar porque estamos en medio de una batalla. Abraham era viejo y su esposa estéril pero Isaac nació porque lo importante no son nuestras posibilidades sino que a la hora de cumplir Sus promesas quien las respalda es el Dios Todopoderoso.

¡El Señor es fiel y cumplirá su pacto!

¿Podemos decirle al Señor: “tomo este ministerio y confiando en tu poder voy entregar, voy a proteger, voy a formar y voy a interceder?.

Si esta es tu decisión, te invito ahora a dejar por un momento la lectura y orar al Señor consagrándote a Él para que Dios te capacite para este ministerio.

¡Gloria sea a su Nombre!

¡Venga tu reino!

Amén

(por Daniel Zuccherino)