EL DESEO DE DIOS

A) LO QUE DIOS QUIERE

1) Dios quiere que todos seamos salvos: Tenemos que tener mucho cuidado con aquellos que dicen Dios quiera salvar solo a unos y a otros no, la Biblia declara claramente que;

1 Timoteo 2:4 "El quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”

 

Dios quiere salvarnos, salvar a nuestra familia, a los amigos, a toda la humanidad. Ese es el deseo amoroso de Dios como dice en;

 

Juan 3:16, "  Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
Juan 3:17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
Juan 3:18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.  

 

 

El hecho de venir a este mundo y morir por nosotros es la más grande manifestación del amor de Dios que confirma su deseo de salvar a todos los hombres.

 

Ezequiel 33:11 “Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva.”

2 Pedro 3:9  “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

 

2) Dios quiere que tengamos salud:

Jer 33:6 He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad.

 

La enfermedad no nos pertenece, lo malo no viene de Dios porque como dice la Biblia en;

Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.

 

Dios nos dice en

Isaías 53:4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores.

Isaías 53:5   ….… y por su llaga fuimos nosotros sanados.

 

Esto afirma que el Señor no desea que tú tengas ninguna enfermedad, sino el quiere que  tengas salud y bienestar.

Pero todo lo malo, toda enfermedad proviene del abismo, del padre de las tinieblas.

Por eso el Señor Jesus dijo en:

Juan 10:10 "El ladrón no vino sino para matar, hurtar y destruir,….

.

Job2:7 Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.

Lucas 13:11 y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.

Lucas 13:16 Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años,…..

2 Cor 12:7   ....un mensajero de Satanás que me abofetee,…..

 

El Salvador esta dispuesto a sanarte de nuevo. Sea cáncer, parálisis, dolor de cabeza, dolor Riñón, sarna, lepra y de cualquier enfermedad que haya sido enviada por Satanás a tu cuerpo.

 

Mateo 4:24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

Marcos 1:40  Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme.

 Marcos 1:41 Y Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.
Marcos 1:42
Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio.

 

 3) Que tengamos prosperidad

Hay algunos que todavía piensan que el cristiano tiene que vivir una vida de miseria, de pobreza, de hambre. Si bien es cierto que en algunos momentos se viven dificultades momentáneas en cuanto a lo económico, esto no quiere decir que siempre tenga que ser así. El se hizo pobre para que nosotros fuéramos enriquecidos. Como podemos cumplir con el mandamiento de ayudar a los necesitados si no tenemos ni para nosotros mismos. Dios Quiere que seamos prosperados en todas las cosas...

3 Juan 2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

 

Deuteronomio 28:1-14

28:1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.
28:2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.
28:3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo.
28:4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas.
28:5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.
28:6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.
28:7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.
28:8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.
28:9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos.
28:10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.
28:11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.
28:12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.
28:13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,
28:14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.

 Fil. 4:19 Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

 

4) Dios quiere llenarnos de su Espíritu, de su presencia, de su unción: Dios no hace acepción de personas, El quiere dotar a cada creyente de su Iglesia con el poder del Espíritu Santo:

 

Hechos 1:4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
Hechos 1:5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, más vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.

Joel 2:28 Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones.
Joel 2:29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Hechos 2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
Hechos 2:2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
Hechos 2:3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.
Hechos 2:4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.
Hechos 2:5 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.

 

Lucas 11:13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?

 

 B) LO QUE DIOS ESPERA

¿Por qué entonces no se cumplen a veces esos deseos del Señor en nosotros? ¿Porqué todavía hay gente perdida, enfermos, arruinados y otros sin el Espíritu Santo?  

Es porque Dios espera de nosotros algo primero para poder actuar. El quiere un avivamiento en nuestra vida pero no lo hará sino hay personas que quieran hacer lo que El espera.

1)      El Señor quiere salvar a todos, pero espera que el hombre se arrepienta, es decir que se vuelva de su mal camino.

- Espera que haya intercesores que clamen por su familia y por la humanidad perdida:

1 Timoteo 2:1 “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.”

 

- Espera que haya quién les predique:

Romanos 10:14 ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?

 

2)      El Señor quiere que tengamos salud, pero espera que clamemos a El, que confiemos en El, que nos humillemos ante El. Espera que creamos que El es nuestro sanador y que no cambia, que lo que quiere hacer lo hace y no hay nada imposible para El.

Jer 17:14 Sáname, oh Jehová, y seré sano; sálvame, y seré salvo; porque tú eres mi alabanza.

Salmo 30:2 Señor Dios mió a ti clame y me sanaste

Mateo 9:20 Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto;
Mateo 9:21 porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva.
Mateo 9:22 Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija; tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora.  

Mateo 9:27 Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David!
Mateo 9:28 Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor.
Mateo 9:29 Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho.
Mateo 9:30 Y los ojos de ellos fueron abiertos.

 

 

3)      El Señor quiere bendecirnos materialmente, pero espera de nosotros fidelidad en los diezmos y ofrendas.

2 Co. 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará.

Malaquias 3:10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

Lucas 6:38 Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

Mateo 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

 

También espera que no nos preocupemos por lo material, sino que hagamos tesoros en el cielo y lo demás será añadido.

 

4)      Dios quiere llenarnos de su Espíritu pero espera que:

a)   Haya adoradores que le adoren en espíritu y en verdad.

Juan 4:23 Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

 

b)   Que haya unanimidad y comunión entre nosotros

Salmo 133:1 Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía!
Salmo 133.2 Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras;
Salmo 133:3 Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna.

       Hechos 2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.

 

c)     Que despertemos del sueño espiritual

Efesios 5:14 Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.

 

C) LO QUE DIOS EXIGE

 

Deut. 10:12-13: Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 13que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?

 

Cuando lo que Dios espera no lo encuentra en nosotros es allí cuando entonces nos exige. Encontramos en este pasaje cinco (5) “exigencias” de parte de Dios para que tengamos prosperidad, tanto material, física y espiritual.

 1)      Temor a Dios:

El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala. Eclesiastés 12:13-14

 

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.” 2 Corintios 7:1

 

2) Andar en todos sus caminos:

Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan. Mateo 7:13-14

¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos. Oseas 14:9

 

3) Amarlo:

15Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. 16Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. 17Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas. Juan 21:15-18

 El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. Mateo 10:37-39

 

4) Servirlo con todo tu corazón y con toda tu alma

Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. Josué 24:14.

 

5) Guardar sus mandamientos y estatutos

Si me amáis, guardad mis mandamientos. Juan 14:15

Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 1 Juan 5:3