LEYENDO LA BIBLIA

Lea varias veces el capítulo con atención para saber:

1. ¿Cuál es el tema general de este pasaje?

2. ¿Cuál es la lección principal que el pasaje enseña?

3. ¿Cuál  es, para  mí, el  versículo  más inspirador en este pasaje?

4. ¿Qué enseña este pasaje acerca de Dios?

5. ¿Encuentro en  el pasaje algún ejemplo que debo seguir?

6. ¿Señala el  pasaje algún pecado que yo debo confesar?

7. ¿Hallo   en   este  pasaje  algún  error que debo evitar?

8. ¿Presenta el pasaje algún deber que necesito cumplir?

9. ¿Contiene el pasaje alguna promesa que debo reclamar?

10.  ¿Consigna el pasaje alguna oración que debo hacer mía?

 

Los siguientes ejemplos dan una idea de lo que puede resultar.

Primer Ejemplo: Josué, capítulo 1.

1:1 Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de 1:2 Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel.
1:3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.
1:4 Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.
1:5 Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.
1:6 Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo:
este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos.

1:7 Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas.
1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.
1:9 Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.
1:10 Y Josué mandó a los oficiales del pueblo, diciendo:
1:11 Pasad por en medio del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión.
1:12 También habló Josué a los Rutenitas y Gaditas y a la media tribu de Manasés, diciendo:
1:13 Acordaos de la palabra que Moisés, siervo de Jehová, os mandó diciendo: Jehová vuestro Dios os ha dado reposo, y os ha dado esta tierra.
1:14 Vuestras mujeres, vuestros niños y vuestros ganados quedarán en la tierra que Moisés os ha dado a este lado del Jordán; mas vosotros, todos los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros hermanos, y les ayudaréis,
1:15 hasta tanto que Jehová haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés siervo de Jehová os ha dado, a este lado del Jordán hacia donde nace el sol; y entraréis en posesión de ella
1:16 Entonces respondieron a Josué, diciendo: Nosotros haremos todas las cosas que nos has mandado, e iremos adondequiera que nos mandes.
1:17 De la manera que obedecimos a Moisés en todas las cosas, así te obedeceremos a ti; solamente que Jehová tu Dios esté contigo, como estuvo con Moisés.
1:18 Cualquiera que fuere rebelde a tu mandamiento, y no obedeciere a tus palabras en todas las cosas que le mandes, que muera; solamente que te esfuerces y seas valiente.

 

 

Tema General: Josué reemplaza a Moisés.

I.   Dios le habla a Josué, versículos. 1-9.

II.  Josué le habla al pueblo, versículos. 10-15.

III. El   pueblo   responde   favorablemente, versículos.16-18.

Lección Principal: Si uno quiere que la gente responda favorablemente a su mensaje, debe escuchar la voz de Dios antes de hablar.

 

Segundo Ejemplo: 1 Tesalonicenses, capítulo 1.

1:2 Damos siempre gracias a Dios por todos vosotros, haciendo memoria de vosotros en nuestras oraciones,
1:3 acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre nuestro de la obra de vuestra fe, del trabajo de vuestro amor y de vuestra constancia en la esperanza en nuestro Señor Jesucristo.
1:4 Porque conocemos, hermanos amados de Dios, vuestra elección;
1:5 pues nuestro evangelio no llegó a vosotros en palabras solamente, sino también en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre, como bien sabéis cuáles fuimos entre vosotros por amor de vosotros.
1:6 Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación con gozo del Espíritu Santo,
1:7 de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído.
1:8 Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada;
1:9 porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero,
1:10 y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

  

Tema General: El ejemplo de los creyentes de Tesalónica.

I. El ejemplo   de los   Tesalonicenses fue un motivo de gratitud a Dios, versículos. 2, 3.

II. El ejemplo de los Tesalonicenses fue una evidencia de su elección por Dios, versículos. 4, 5.

III. El ejemplo de los Tesalonicenses fue un modelo para otros creyentes, versículos. 6-10.

Un modelo de gozo, versículo 6.

Un modelo de proclamación, versículos 8.

Un modelo de conversión, versículos. 9, 10.

(1) Se convirtieron de los ídolos.

(2) Se convirtieron al Dios vivo y verdadero.

(3) Se convirtieron para servir a Dios y esperar de los cielos a su Hijo.

 

Lección principal: El ejemplo del creyente es de capital importancia.

 

Tercer Ejemplo: Génesis, capítulo 3.

3:1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
3:2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
3:3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
3:4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
3:5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.
3:7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales.
3:8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto.
3:9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?
3:10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.
3:11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?
3:12 Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.
3:13 Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.
3:14 Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida.
3:15 Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.
3:16 A la mujer dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.
3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida.
3:18 Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo.
3:19 Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás.
3:20 Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes.
3:21 Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió.
3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
3:23 Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.
3:24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

 

Tema General: El primer pecado humano.

I. El origen del primer pecado humano, versículos. 1- 6a.

1. Emanó de la astucia satánica, versículos. 1-5.

(1) Satanás insinuó duda respecto a la bondad de Dios, versículo 1.

(2) Satanás negó la Palabra de Dios, versículo 4.

(3) Satanás   ofreció   un   beneficio engañoso, versículo 5.

2. Apeló a la naturaleza humana, versículo 6a.

(1) Apeló al apetito carnal.

(2) Apeló al sentido estético.

(3) Apeló al orgullo intelectual.

II. La naturaleza esencial del primer pecado humano, versículo 6b.

1.      Fue una negación de la autoridad divina.

2.      Fue una contaminación de la socie­dad humana.

III. Los   resultados   del   primer   pecado humano, versículos. 7- 24.

1. La vergüenza versículo 7.

2. El temor, versículos. 8-13.

3. El castigo, versículos. 14-24.

(1)  Para Satanás, versículos. 14, 15. (Envuelta en esta sentencia se encuentra la primera promesa de la venida del Salvador.)

(2) Para la mujer versículo 16.

(3) Para el hombre, versículos. 17-24.

 

Lección Principal: "La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro."

Después de estudiar consecutivamente todos los capítulos de algún libro de La Biblia, puede uno seguir el mismo plan con otro libro o cambiar a un plan de estudio diferente.

El estudio por párrafos. En casi todas las versiones bíblicas más recientes el contenido está dividido por párrafos. Este arreglo nos pro­porciona unidades de estudio breves, lo cual es una ventaja especial para los que disponen de tiempo limitado para su cita diaria con Dios. Claro está que algunos párrafos son más ricos en enseñanza espiritual que otros, pero se sorprende uno de lo que puede descubrir cuando estudia con detenimiento un párrafo antes descuidado.

El procedimiento es idéntico al que se señaló arriba al tratar del estudio por capítulos. Se lee el párrafo con reflexión para determinar cuál es su tema general. Luego se hace un bosquejo para relacionar el contenido del párrafo con su tema. Y finalmente se indica cuál es, en la opinión del lec­tor, la principal lección del párrafo.

 

Primer Ejemplo: Hechos 24:24-27.

24:24 Algunos días después, viniendo Félix con Drusila su mujer, que era judía, llamó a Pablo, y le oyó acerca de la fe en Jesucristo.
24:25 Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó, y dijo: Ahora vete; pero cuando tenga oportunidad te llamaré.
24:26 Esperaba también con esto, que Pablo le diera dinero para que le soltase; por lo cual muchas veces lo hacía venir y hablaba con él.
24:27 Pero al cabo de dos años recibió Félix por sucesor a Porcio Festo; y queriendo Félix congraciarse con los judíos, dejó preso a Pablo.

 

Tema General: El discurso de Pablo ante Félix.

I.    El tema del discurso: "la fe en Cristo Jesús" versículo 24.

II.   El bosquejo del discurso versículo 25a.

1. La justicia.

2. La continencia.

3. El juicio venidero.

III.       La reacción de Félix ante el discurso versículo 25b.

1. Se espantó.

2. Pospuso el asunto para otra ocasión.

IV.       Lo que impidió que el discurso diera fruto en Félix, versículos.26, 27.

1. Su amor al dinero.

2. Su temor de la gente.

Lección Principal: A veces el mejor sermón se estrella contra los intereses mezquinos de esta vida terrenal.

 

Segundo Ejemplo: Lucas 22:24-30.

22:24 Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor
22:25 Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;
22:26 mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven, y el que dirige, como el que sirve

22:27 Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Más yo estoy entre vosotros como el que sirve.
22:28 Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas.
22:29 Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí,
22:30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi reino, y os sentéis en tronos juzgando a las doce tribus de Israel.

 Tema General: Jesús enseña sobre la grandeza.

I.  Una disputa penosa versículo 24.

   A escasas horas de la crucifixión los apóstoles estaban contendiendo sobre cuál de ellos había de ser el mayor.

II. Una corrección necesaria, versículos. 25 - 27.

    La verdadera grandeza no consiste en señorearse de los demás, sino en servirles.

III. Una promesa alentadora, versículos. 28-30.

   A pesar de sus ambiciones egoístas, Jesús confiaba en que los apóstoles aprenderían a servir, y que en el Reino su grandeza sería reconocida.

Lección  Principal: La verdadera grandeza estriba en el servicio.

 

Tercer Ejemplo: Hechos 4:23- 31.

4:23 Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho.
4:24 Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;
4:25 que por boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?
4:26 Se reunieron los reyes de la tierra, Y los príncipes se juntaron en uno Contra el Señor, y contra su Cristo.
4:27 Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel,
4:28 para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera.
4:29 Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra,
4:30 mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús.
4:31 Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.

 

Tema General: Una oración de la Iglesia de Jerusalén.

I.   La ocasión, versículos. 23, 24a.

(Las amenazas del concilio judío)

 

II.  La invocación, versículos. 24b-28.

1. Invocaron a Dios como "Soberano Señor" versículo 24b.

2. Invocaron a Dios como Creadorversículo24b.

3. Invocaron a Dios como él que sabía de antemano  todo  lo  que  les estaba sucediendo, versículos. 25-28.

 

III.  La petición, versículos. 29, 30.

1. Pidieron que Dios tomara en cuenta su situación versículo 29a.

2. Pidieron que Dios les diera valor para seguir testificando versículo 29b.

3. Pidieron que Dios honrara el nom­bre de Jesús con grandes manifestaciones de su poder versículo 30.

IV.       Los resultados versículo 31.

1. El lugar tembló.

2. Los discípulos fueron otra vez lle­nos del Espíritu.

3. Los discípulos   testificaron   con valor.

 Lección Principal: Cuando las potencias humanas quieren estorbar la proclamación del Evangelio, pidámosle a Dios   que nos dé valor para testificar.

 

Hay en la Biblia aproximadamente 130 diferentes oraciones a Dios. Todas ellas pueden ser estudiadas con provecho de acuerdo con el método que hemos presentado aquí. Además, sea cual fuere el tema general de un párrafo o de un capítulo, si uno combina este método de estudio con las sugerencias hechas anteriormente en relación con la búsqueda de ali­mento espiritual y en relación con la meditación, su estudio bíblico personal siempre será fructí­fero.