LA SABIDURÍA DE LO ALTO  (SANTIAGO 3:13-18)

A.     En estos versículos, Santiago describe dos clases de sabiduría:

  1. Una falsa Diabólica. (Versículo.15).
  2. Una verdadera de  lo alto.  (Versículo.17)

B.     Hay que conectar el Versículo 13. con el Versículo 1. Él autor sagrado expone las cualidades que debe tener la sabiduría del maestro. Es difícil  cumplir la misión del maestro a causa de la facilidad con que la lengua peca.

C.     Sin embargo, este mal puede ser superado por una conveniente preparación del alma por medio  de la verdadera sabiduría.

D.     Esta es la razón de que él autor pase del abuso de la lengua a hablar de los peligros de la falsa sabiduría.

E.      Examinemos la sabiduría falsa y la sabiduría verdadera.

 

I. LA SABIDURÍA FALSA, TERRENAL, NATURAL, DIABÓLICA. SANTIAGO.3:13-16                  

A.     Santiago hace una pregunta retórica ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros?. V.13. En los V.1 y 2. Santiago expuso el peligro de hacerse maestro, sin tener en cuenta la responsabilidad que tiene ser maestro. En el V.13. Hace una pregunta que pone a prueba la responsabilidad del que aspira a ser sabio maestro de los demás.

B.     Así que la pregunta  con que se abre esta sección podría contestarse de la manera siguiente “SABIO Y EXPERTO”. Es él que tiene conciencia de su gran responsabilidad.

C.     Santiago pone de relieve lo que, para él es la clave de toda la conducta cristiana, el  talante espiritual del cristiano ha de manifestarse en la forma como se conduce, su fe ha de mostrarse en las obras, del mismo modo que los árboles manifiestan su naturaleza por medio de sus frutos. V.12.

D.     “SABIO Y ENTENDIDO”. V.13. Se emplea del maestro práctico, de un experto, una persona diestra con un tono de superioridad. DT.1:13,15; 4:6. Los dos términos son prácticamente sinónimos.

  1. “MUESTRE”. Exponer, como acerca de la fe. Sant.2:18.
  2. “POR SU BUENA CONDUCTA”. Camino, conducta. Gál.1:13. Las acciones hablan más fuerte que las palabras, incluso en el caso del sabio profesional.
  3. “SABIA MANSEDUMBRE”. Como Sant.1:21. Consiste “No solo en el comportamiento externo de la persona; ni tampoco en sus relaciones con sus semejantes; tampoco se trata meramente de su disposición natural, más bien es una obra efectuada en el alma y sus ejercicios son en primer lugar y ante todo para con Dios. Es aquella disposición de espíritu con la que aceptamos sus tratos con nosotros como buenos, y por ello sin discutir ni resistirlos, este término esta estrechamente relacionado con la palabra “HUMILDAD”, y es una directa consecuencia de ella. Ef.4:2. W.E. VINE.
  4. Los de corazón humilde que son también mansos. Mat.5:5. Y que como tales no luchan contra Dios ni se enfrentan ni contienden con él, sin embargo esta mansedumbre, siendo ante todo, ante Dios, lo es también ante los hombres, incluso ante hombres malos. W.E. VINE.
  5. Él maestro de maestro, Jesucristo era manso. Mat.11:29. El ser maestro sabio y entendido no es probado por palabras, sino por su conducta de vida. Es fácil hablar y reclamar pero la demostración consiste en obras.

E.      V.14-15. La lógica de Santiago es perfecta “DONDE HAY CELOS AMARGOS Y RIVALIDAD RENCILLOSA”. No puede haber verdadera sabiduría, la cual es mansa, pues nada hay tan contrarío a la mansedumbre como las envidias amargas y las rivalidades rencillosa que muestran una ambición egoísta.

F.      “CELOS AMARGOS”. De “ZELOS”. Griego. Aparece en el N.T. en sentido bueno. Juan.2:17. Y malo Hechos.5:17. La soberbia de conocimiento es mala. I Cor.8:1.

G.     “RIVALIDAD”. Fines personales, partidismo. Fil.1:15; I Cor.1:12. La sabiduría es esencial para el maestro, la arrogancia, jactancia, refuta  la pretensión de posición de la verdadera sabiduría.

  1. Santiago trata principalmente de maestros, el punto es que algunos hermanos maestros tenían celos, los unos de los puestos de enseñanza de otros, y subsecuentemente contendían entre sí respecto a esos puestos o posiciones.  

H.     “ASI MINTAIS CONTRA LA VERDAD”. Significa actuar con falsedad, es  inútil mentir contra la verdad  no desmientas con tu conducta la verdad que enseñas; una lección solemne y necesaria. Mat.23:3; Rom.1:18; 2:18-23.

I.        V.15. Esta sabiduría no es la  que viene de lo alto, esta sabiduría no puede ser genuina por ser:

  1. “TERRENAL”. Es decir es una planta que crece en el suelo de este mundo. I Cor.1:20; Fil.3:19.
  2. “NATURAL”. La vida sensual o animal. I Cor.2:14. Esto es propio de los inconversos que piensa o creen según los criterios que imperan entre los humanos. Mat.16:23. El hombre natural es guiado por sus deseos bajos y animales. Era humana por cuanto  complacía al amor propio. Se dirige a los sentimientos, las pasiones, las emociones. Hacer  lo que se siente bien.
  3. “DIABLOCA O DEMONIACA”. Por estar teñida de envidia y de mentira,  que son las características de Satanás. Juan.8:44. Tener celos y contiendas es tener actitudes promovidas por él Diablo y actuar como él.

J.       V.16. No es pues extraño que donde reinan los celos y la rivalidad ambiciosa, haya confusión un estado de desorden. I Cor.14:33.; Sant.3:8. Este cuadro de agitación perturbadora  y de toda clase perversa nos dice que no estamos cerca de Dios que es orden. “TODA COSA MALA”. Perversa—primero liviano, ordinario, luego malos, los pasos  son barato, vulgar, malo. Debemos de hacer todo decentemente y con orden. I Cor.14:40. Se usa la misma palabra en Juan.3:20. Malo.

 

II.  LA SABIDURÍA VERDADERA DE LO ALTO. SANTIAGO.3:17-18.                           

A.     A continuación Santiago describe las características de la verdadera sabiduría, vemos primero que la verdadera sabiduría procede de lo alto, del cielo, siendo un don perfecto. Prov.4:7. Ha de bajar de ahí. Sant.1:17. “DEL PADRE DE LAS LUCES”. Pues la sabiduría es la gran luminaria espiritual del hombre.

B.     Esta verdadera sabiduría es:

  1. PRIMERAMENTE PURA. Primera en rango y en tiempo, I Juan.3:3. Es decir libre de todo movimiento pasional y de todo principio de error, y de pecado, pura de toda falta. Es una  luz sin mezcla de tinieblas como Dios de quien procede. I Juan.1:5. Como Cristo y su evangelio son puros. Sal.12:6. Así también la sabiduría que es de él, es libre de contaminación. Esta pureza caracteriza al pueblo de Dios. Mat.5:8. Y gobierna al maestro a quien Dios aprueba.
  2. “PACIFICA”. Esta sabiduría, en lugar de producir contención, destila paz en el corazón y dirige al maestro en caminos de paz. Es derivado de la paz, esto es amiga de la paz, amante de la paz, portador de la paz. Heb.12:11; Núm.6:26; Prov.3:17; Mat.5:9. Pues contribuye a establecer la paz.
  3. “AMABLE. Es comprensiva—indulgente, sin faltar a la justicia. Hechos.24:4; II Cor.10:1; Fil.4:5; I Tim.3:3; Tito.3:2; I Ped.3:18. Especialmente con aquellos a quienes enseña.
  4. “BENIGNA”. Condescendiente, es complaciente bien dispuesto a ser persuadida, dócil, esto atiende a las razones de los demás, sin dejarse llevar de la soberbia propia de los que piensan que lo saben todo. Él maestro aprobado por Dios muestra estas cualidades, claro es que el maestro dogmático y obstinado no es guiado por  la sabiduría de lo alto.
  5. “LLENA DE MISERICORDIA”. Mat.5:7. “MISERIA”- DOLOR, “CORDIA”- CORAZÓN. Significa dolor de corazón. Sant.2:13. Es una característica que refleja la sinceridad de la persona en el culto que tributa a Dios. Sant.1:27. Al preocuparse de los pobres y de los afligidos. Significa meterse en la persona que sufre, para ver las cosas con sus propios ojos, pensar asuntos con su propia mente, sentir con sus propios sentimientos. Es todo un esfuerzo de mente y de voluntad encaminado a favorecer al que sufre.
  6. “BUENOS FRUTOS”. Mat.7:17. Las buenas acciones son el fruto de la justicia. Fil.1:11; Tito.2:7,14.
  7. “SIN VACILACIÓN- SIN INCERTIDUMBRE- ES IMPARCIAL. Que no discrimina, esto es no hace distinción, ni acepción de persona, tema que él autor ha expuesto en. Sant.2:1-9. No dudando como hombre de doble animo. Sant.1:6. Esta sabiduría no pone en duda su galardón, la sabiduría divina dirige al maestro a ser hombre de decisión, no es variable.
  8. “SIN HIPOCRESIA”. Es sincera, por que obra con sinceridad, no para complacer a los hombres, sino a Dios. Rom.12:9; II Cor.6:6. No hipócrita, sincero, no fingido, significa un autor de drama, y de eso uno que finge o pretende ser lo que no es.

C.     A esta lista de manifestaciones virtuosas de la sabiduría verdadera añade Santiago. V.18. una especie de resumen de todo lo bueno que en ella encierra.

D.     “EL FRUTO DE JUSTICIA SE SIEMBRA EN PAZ  PARA AQUELLOS QUE HACEN LA PAZ”. Es decir los que buscan y procuran la paz, estan echando en el surco una semilla que ha de producir excelentes frutos de justicia, hacen labor opuesta a la de los falsos sabios quienes con sus envidias y rivalidades provocan la agitación y el desorden con lo que la justicia es violada y quebrantada. Prov.11:18; Isaías.32:17; Gál.6:8.

E.      Solo los que actúan pacíficamente tienen derecho a la paz.

 

CONCLUSIÓN:

A.     Hay dos clases de sabiduría:

  1. Una falsa.

a.       Terrenal, natural, diabólica.

  1. Una verdadera de lo alto que es:

a.    Pura.

b.    Pacifica.

c.    Comprensiva.

d     Benigna.

e.    Llena de Misericordia.

f.     Buenos frutos.

g.    Sin vacilación.

h.    Sin hipocresía.