IGLESIA SHALOM ADONAI

ESTUDIANDO LA BIBLIA

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia  2ª Timoteo 3:16

 

Josué 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Jeremías 23:28-29 El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi palabra verdadera. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová.
¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?

Salmos 119: 9-11 ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.
Con todo mi corazón te he buscado; No me dejes desviarme de tus mandamientos.
En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti.

Hechos 17:11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.

2 Timoteo 2:14-16 Recuérdales esto, exhortándoles delante del Señor a que no contiendan sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino que es para perdición de los oyentes.
Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.

Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

¿Por qué SE ESTUDIA  LA PALABRA DE DIOS?

La Biblia es digna de nuestro estudio y reflexión, debido a que ha probado ser la mejor guía del hombre para discernir la voluntad de Dios para su vida. La Biblia contiene un extraordinario mensaje directo y claro de parte de Dios para cada individuo.

 

La Biblia es una guía inmejorable en relación con el futuro. Es posible discernir la voluntad de Dios para nuestro presente, si estudiamos detenidamente sus planes futuros, los actos de Dios en la Historia no son desordenados o irregulares, siguen el patrón definido de un plan trazado de antemano el cual se va cumpliendo al pie de la letra con el paso de los siglos.

 

Las orientaciones de la Escritura sobre el futuro son claras, y a la luz de ellas, el cristiano puede y debe discernir la voluntad de Dios para su vida hoy. Pero la utilidad de las Escrituras sería limitada en verdad, si estas hablaran solamente sobre el pasado y el futuro, sus enseñanzas y mensaje poseen extraordinaria vigencia también para el día de hoy.

 

En 2 Timoteo 3:16-17 nos dice. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

 

POR QUE CONTIENE EL PLAN DE SALVACION.

No existe estudio de mayor valor de importancia, ni podemos dedicarnos a una consideración de mayor urgencia y necesidad, que la reflexión sobre la salvación de nuestra alma.

Pablo recordó a Timoteo, que las Sagradas Escrituras, le pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

 

Guía al ser humano a la salvación de su alma proveyendo un plan claro, sencillo y comprensible a través del cual pueda ser salvo.

 

La comprensión del plan Divino de salvación, tal y como lo encontramos en la Biblia, es también de suprema importancia considerando lamentable desorientación que existe en relación con este importante asunto. Cada individuo parece poseer una propia teoría sobre la salvación. Cristo tuvo que luchar en contra de este mismo problema ya que los religiosos de su tiempo torcían el significado de las Escrituras. A ellos Cristo desafío diciendo: Juan 5:39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí.

 

Así, la Biblia es el único libro que exige imprescindiblemente un conocimiento personal de su autor, Cristo Jesús antes que rinda los tesoros de su contenido y los misterios encerrados en sus páginas. La forma de establecer esa relación personal y directa con Cristo es lo que se ha llamado el plan de salvación.

 

REGLAS GENERALES PARA ESTUDIO DE LA BIBLIA

El estudio de las Escrituras no es tarea sencilla, exige la observación de reglas redefinidas que lo faciliten a la vez sistematicen su avance paulatino.

Estudiar las Escrituras significa, pues, observar ciertas reglas indispensables que vayan facilitando la adquisición de conocimientos. El no hacerlo resultará inevitablemente en confusión y fracaso final.

A continuación se muestra el bosquejo de las reglas generales para el estudio de la Biblia.

 

ENTENDER EL PROPOSITO.

Su propósito predominante es presentar el camino de redención por la instrumentalidad de Jesucristo. El es el tema central de las Escrituras. Sobre él gira y de él depende el plan que Dios diseño para la humanidad.

 

DECIDIR EL PROPOSITO DEL ESTUDIO.

Algunas personas pretenden estudiar la Biblia abriendo sus páginas al azar, otras leen porciones salteadas y aún otros más buscan versículos sobre algún tema que les interesa y los interpretan fuera de su contexto. Cualquiera de estas prácticas, no solo es incorrecta e indebida, sino peligrosa.

 

Nadie debe emprender el estudio de las Escrituras sin antes haber establecido explícitamente la meta que persigue, esta puede ser el obtener alguna información como los cristianos en Berea, quienes de acuerdo con Hechos 17:11 Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así., escudriñaban las Escrituras todos los días, con el fin de verificar el mensaje de Pablo y si las habían predicado, o quizás sea adquirir ayuda en contra de las tentaciones, el salmista declara que guardaba la Palabra de Dios en su Corazón, para no pecar contra él. Salmo 119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti., también puede estudiar la Biblia en busca de orientación Salmo 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

 

En una palabra, antes de lanzarnos al estudio de las Escrituras es necesario establecer la meta que perseguimos, pues de eso dependerá el método que se empleó para su estudio.

 

Mucha gente ha tomado la libertad de interpretar la Biblia por medio de sus opiniones y conocimiento basado en sistemas humanos declarando la sabiduría del hombre en vez de la sabiduría de Dios. El resultado es que han llegado a conclusiones erróneas enseñando cosas que no son bíblicas.

No es la demostración de la sabiduría del hombre sino del poder del Espíritu Santo (1a Corintios 2:4).

Dios requiere de nosotros el estudio de las escrituras y cuando Dios requiere algo Él mismo prepara a la persona dándole lo necesario para cumplirlo en obediencia por medio de la naturaleza divina y su Espíritu Santo.

El cristiano es llamado discípulo de Jesucristo que en realidad quiere decir estudiante.

CONOCER EL CONTENIDO DEL LIBRO.

Es estratégico que antes de adentrarnos en los detalles de sus mensajes, conozcamos primero la Biblia por lo que toca a su estructura interna, y las formas literarias de su contenido.

Por ejemplo, será de gran utilidad percatarnos desde un principio, que los 66 libros de que está compuesta la Biblia, se encuentran divididos en dos grandes secciones, llamadas el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento, el primero de éstos comprende a su vez cuatro grandes secciones. El Pentateuco, los libros históricos, los poéticos y los proféticos, mientras que en el Nuevo Testamento, comprende cinco secciones tituladas: Los evangelios, el libro de los hechos de los apóstoles, las epístolas Paulinas, epístolas generales y Apocalipsis.

 

La estructura interna de los libros de la Biblia, se parece en parte a la de cualquier otro libro, en el sentido de que el texto se halla formado por capítulos divididos estos, en párrafos, los cuales están divididos en versículos, y éstos a su vez contienen oraciones, frases y finalmente palabras, por lo que toca a la forma literaria de su contenido, cada libro posee un estilo propio.

 

Algunos sirven la forma poética (Salmos, Cantares), otros presentan el mensaje de Dios bajo la forma de discursos (los Profetas), encontramos fascinantes narraciones, (Los Evangelios) interesantes cartas personales. (Filemón y Tito), extensas misivas a grupos cristianos (Las Epístolas Generales), tratados doctrinales (Romanos), documentos históricos (Samuel, Reyes, etc.), y hasta un extraordinario drama (Job) estas y más razones hacen que tengamos un previo estudio de la Biblia en cuanto a su contenido.

 

El método inductivo es el método más efectivo para llegar a la interpretación genuina según el tiempo en que fue escrito. Este método enfoca en tres áreas.

 

I. El contexto
El contexto es vital para asegurar la intención original tanto como el propósito del autor, en el tiempo que fue escrito.

 

1.   Recuerda que el contexto rige.

 La palabra contexto quiere decir ”lo que va con el texto”. Para comprender el contexto, tú debes estar familiarizado con la Palabra de Dios. Una vez que hayas sentado las bases sólidas de la observación, estarás preparado para considerar cada versículo a la luz de:

·         los versículos anteriores y posteriores

·         el libro en que se encuentra

·         toda la palabra de Dios

Al estudiar, pregúntate: ¿Es mi interpretación de determinada sección de la Biblia consecuente con el tema, propósito y estructura del libro en que se encuentre?

¿Concuerda con lo que dicen otros pasajes bíblicos sobre el mismo tema, o hay diferencia manifiesta?

 ¿Estoy tomando en cuenta el contexto histórico y cultural de lo que se dice?

Nunca saques un pasaje de su contexto para forzarlo a que diga lo que tú quieres que diga. Descubre lo que dice el autor; no agregues nada a lo que éste quiere decir.

 

 

A. Hoy en día hay muchos predicadores y maestros que tergiversan las Escrituras.

 

1. Llegan a una interpretación errónea porque han ignorado este principio básico del contexto bíblico.

2. El resultado es que destruyen la intención original y el significado del texto.

 

a. Lo interpretan en forma subjetiva.
b. Lo interpretan en forma en que todo se espiritualiza.

 

B. "Un texto fuera de su contexto es nada menos que un pretexto."

 

II. El ambiente histórico
El ambiente histórico que muestra la cultura y las costumbres es muy importante para saber si la aplicación es de actualidad.

 

A. Un ejemplo de ambiente histórico es el texto de 1a Corintios dónde la mujer es ordenada por Pablo a cubrir su cabeza con un velo (1a Corintios 11:13).

1. La ciudad tenía el templo de Afroditis que era mantenido por prostitutas del templo; estas mujeres tenían el pelo rapado ya que en aquella época toda prostituta tenía la obligación de raparse la cabeza. Pero por la predicación del Apóstol Pablo muchas de ellas se  convertían al evangelio. Las instrucciones del Apóstol era que estas mujeres para que no sean confundidas, como las demás prostitutas y traer deshonra a la iglesia Pablo ordenaba a cubrir sus cabeza con un velo

a. Esto es exactamente lo que podemos llamar relatividad cultural e histórica, demostrando que la intrusión literal no es obligada ni puede ser aplicada en el presente.


2. La Biblia transciende la cultura en cuanto a la moralidad y a la ética.

a. Si la Biblia enseña la santidad entonces es absoluto para todas las edades.


b. Si la Biblia enseña que mentir es abominable entonces es malo para todas las edades.

 

B. Tenemos que tener cuidado de no sustituir la palabra de Dios por enseñanzas humanas para justificar o racionalizar una vida pecaminosa.

1. Sea psicología.
2. Sea antropología.
3. Sea sociología.
4. Sea ética de situaciones.
5. Sean valores de clarificación.
6. Sea cualquier otra enseñanza humana que contradice o se opone a la palabra de Dios, tratando de justificar o quitar la culpabilidad de una vida pecaminosa.

 

III. El lenguaje original
El idioma original es clave para entender el sentido y entendimiento de las Escrituras sean éstas en Arameo, Hebreo o Griego.

A. El estudio de palabras debe ser hecho en asociación con el tema seleccionado, su contexto y su relación a las otras palabras en la selección o cláusula para evitar una interpretación errónea, porque la misma palabra puede ser usada en diferentes sentidos según la sintaxis y depende de si la palabra es usada literalmente o simbólicamente.

 

1. Este proceso o método es llamado "Hermenéutica general" que quiere decir interpretación o explicación; también se le llama "gramático-histórico exegético".

2. Hay otro proceso llamado "Hermenéutica especial", que no sustituye a la "Hermenéutica general", pero se usa para interpretar el intento original de poesía y profecía.

 

B. Cuando una persona empieza a estudiar un versículo, capítulo o libro, el tema central debe ser entendido y ésto sólo resulta al leer una sección en particular una y otra vez, hasta que el tema central se puede ver como el sol, iluminando el propósito del libro o sección.

 

1. El evangelio de Juan tiene como tema central a Jesús, como el Hijo de Dios.

2. El tema de Romanos es la justicia de Dios revelada en los evangelios para la salvación del hombre por medio de gracia y fe.

 

El método inductivo se enfoca en tres pasos:

I. Observación

II. Interpretación

III. Aplicación

 

LA OBSERVACIÓN

Descubra lo que dice el texto

 

PRIMER PASO: Comienza con Oración.

La oración es a menudo el elemento que falta en el estudio Bíblico. Aunque estas a punto de aprender el método más eficaz de estudio Bíblico que hay, pero sin la obra del Espíritu Santo no llegará a ser más que un método del montón. Es el Espíritu Santo que habita en nosotros el que nos guía a toda verdad, quien toma las cosas de Dios y nos las revela. Siempre que abras tu Biblia, pídele a Dios que te enseñe.

 

SEGUNDO  PASO: Haz las siguientes preguntas.

Al estudiar cualquier pasaje o libro de la Biblia, cultiva el hábito de preguntar constantemente: ¿Quién? ¿Qué? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Porque? ¿Cómo? Estas preguntas son elementos básicos de la Observación precisa, que es esencial para la interpretación exacta.

Es imprescindible sentar las bases de la observación antes de buscar la interpretación. De lo contrario, lo que pensamos, lo que sentimos o lo que han dicho otras personas influirá en nuestra comprensión del texto. Esas presuposiciones nos pueden llevar a una interpretación demasiado particular de un pasaje. Debemos tener cuidado de no tergiversar las Escrituras para nuestra propia perdición (2 Pedro 3:16)

 

El buscar respuestas precisas a las siguientes preguntas ayudará a asegurar la interpretación correcta.

¿Quién habla?

¿De quién se trata?

¿Quiénes son los personajes principales?

 

Por ejemplo, mira 1 Pedro 5. En este capítulo el sujeto es “yo”. El versículo 1 nos dice que “yo” es anciano, testigo de los padecimientos de Cristo, y participante de la gloria que será revelada. De la lectura de este versículo y de los capítulos anteriores (el contexto) se deduce que ese “yo” es Pedro, el autor de esta epístola.

 

¿A quién habla?  El versículo 1 se refiere a los “ancianos”, el versículo 5 a los  “jóvenes”  y  el versículo 6 tácitamente a “vosotros”

(Los destinatarios de la epístola).

 

¿Qué tema o acontecimiento se trata en él capitulo?

¿Qué aprende del texto acerca de las personas, del acontecimiento o de la enseñanza?

¿Qué instrucciones se dan?

En 1 Pedro 5:2, Pedro exhorta a los ancianos a que apacienten la grey de Dios y cuiden de ella.

 

¿Cuándo tuvieron o tendrán lugar los acontecimientos?

¿Cuándo le sucedió o le sucederá algo a determinada persona, nación o pueblo?

Para determinar la progresión de los acontecimientos, la pregunta clave es cuándo. En 1 Pedro 5:4, aprendemos que “cuando aparezca el Príncipe de los pastores”, los ancianos recibirán “la corona incorruptible de gloria”.

 

¿Dónde sucedió o sucederá esto?

¿Dónde se dijo?

En 1 Pedro 5, el único versículo que se refiere a un lugar es el 13, que contiene un saludo de parte de “la iglesia que está en Babilonia”.

 

¿Por qué se dice o se menciona algo?

¿Por qué  sucedería o sucederá esto?

¿Por qué en ese momento preciso?

¿Por qué lo dice esa persona especifica?

 

1 Pedro 5:12 explica por qué y cómo Pedro escribió esta epístola, con lo cual establece el propósito del libro: amonestarlos y testificar que esta es la verdadera gracia de Dios, para que ellos se mantengan firmes en ella.

 

¿Cómo sucederá?

¿Cómo se ha de hacer?

¿Cómo se ilustra?

 

En 1 Pedro 5:2, tome nota de cómo los ancianos deben cuidar de la grey: “voluntariamente” y  “con ánimo pronto”, según la voluntad de Dios.

Cada vez que tu estudias un pasaje de la Biblia, debes tener presente “estas preguntas”. No te preocupes si no puedes encontrar cada pregunta en cada pasaje. Recuerda que hay muchos géneros literarios en la Biblia y no todas las preguntas serán pertinentes. Al preguntar quién, qué, cuándo, dónde y por qué haz anotaciones en el margen de tu Biblia. Medita en las verdades que Dios te revele. Piensa en cómo se aplican a tu vida. Así evitarás que tu estudio se vuelva simplemente una búsqueda intelectual de conocimiento.

 

 

TERCER PASO: Subraye palabras y frases clave.

Una palabra clave es una palabra esencial para la comprensión del texto. Pudiera ser un sustantivo, un adjetivo o un verbo que ayuda a comunicar el mensaje del autor. Una palabra o frase clave, si se elimina, deja el pasaje sin sentido. A menudo se repiten las palabras y frases clave  a fin de comunicar el punto de vista o el propósito del autor al escribir. Pudiera repetirse a lo largo de un capitulo, de una sección de un libro, o de todo el libro. Por ejemplo, en 1 Pedro 5 se emplea tres veces alguna forma de la palabra padecimiento.

Al ir marcando las palabras clave, haga en cuanto a ellas las mismas preguntas con quién, qué, cuándo, cómo, dónde,  y por qué que hizo respecto al pasaje en que se encuentre. Por ejemplo: ¿Quién padece?, ¿Qué causo el padecimiento?, etc.

Se pueden marcar las palabras clave de varias maneras:

 

Con  símbolo.

 

DIOS                  AMOR             ARREPENTIMIENTO   LEY

 

Con colores: Es preferible usar lápices en colores y bolígrafos con punta fine y tinta de varios colores. Que no traspasen hasta en otro lado de la página.

 

FE                     HUMILDAD       PECADO                    GRACIA     

 

Con una combinación de colores y símbolos.

 

CRISTO            COMPACION    SUFRIMIENTO             GLORIA

 

No se puede sobrestimar el valor de un sistema de marcas distintas. Sea cual sea el sistema que escojas, marca cada palabra clave de la misma palabra clave de la misma manera cada vez que la veas. Entonces, en estudios posteriores, el impacto visual de sus marcas te ayudará a seguir temas clave e identificar  rápidamente verdades significativas a lo largo de las Escrituras. Para asegurar coherencia, haz una lista de palabras clave, símbolos y colores en una tarjeta y úsala como marcador de libro en su Biblia.

 

CUARTO PASO: Elabora listas.

La elaboración de listas es una de las herramientas más útiles que hay para la interpretación de un pasaje. Las listas revelan verdades y resaltan conceptos importantes. (Tal vez quieres elaborar tus listas en una hoja aparte antes de escribirlas en tu Biblia.)

 

1 Pedro 5:2-3, por ejemplo, contiene una lista sencilla para instruir a los ancianos en cuanto a cómo apacentar a su grey. Se pueden enumerar listas sencillas dentro del texto para facilitar cualquier referencia posterior a ellas.

 

Una manera de crear una lista temática es seguir una palabra clave a través de un capítulo y notar lo que dice el texto respecto a la palabra cada vez que se emplea. La palabra clave “padecimiento” en 1 Pedro 5; al escribir sus observaciones sobre el padecimiento, comenzarás a tener una compresión mejor y más amplia de lo que piensa Dios sobre el tema. Aprenderás que:

·       Cristo padeció

·       los hermanos en todo el mundo están padeciendo

·       los destinatarios de la carta también pueden padecer

 

Tú también descubrirás que Dios:

·       perfecciona

·        afirma

·       fortalece

·       establece a los que padecen

 

Es incalculable el valor que tienen en la aplicación tales listas. La próxima vez que padezcas, podrás recordar con mayor rapidez que:

·       Cristo padeció

·       otros están padeciendo

·       Dios permitirá que tú padezcas para fortalecer así tu vida.

 

 La elaboración de listas es muy importante en el método inductivo porque lo llevan a uno a descubrir verdades que se aplican a la vida diaria.

 

QUINTO PASO: Observa contrastes y comparaciones.

En los contrastes y las comparaciones se emplea lenguaje sumamente descriptivo para subrayar verdades significativas y lecciones de vital importancia. Las imágenes que éstas describen con palabras facilitan la tarea de recordar lo que  has aprendido.

 

Un contraste es una comparación de cOsas diferentes u opuestas, tales como luz/tinieblas u orgulloso/humilde. La palabra “pero” a menudo señala que se está haciendo un contraste. Anota los contrastes en el texto o en el margen de tu Biblia.

 

Una comparación señala semejanzas, por lo general indicadas por palabras tales como “semejante a”, “parecido a”, “como” y “tal como”. Por ejemplo, Pedro dice en 1 Pedro 5:8: “Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.” Marca las comparaciones de manera distinta en el texto para que las reconozcas de inmediato cuando vuelvas al pasaje en otra oportunidad.

 

SEXTO PASO: Anota Referencias a Tiempo.

La relación del tiempo en que ocurren los hechos a menudo revela el verdadero sentido del texto. Se puede observar el momento de un acontecimiento en declaraciones exactas tales como: “el décimo día del mes undécimo” o “durante la fiesta de los tabernáculos”. Se puede señalar estas frases en el margen con un dibujo sencillo de la cara de un reloj, o algún símbolo parecido.

También señalan el tiempo palabras tales como hasta, entonces, luego, cuando y después. Estas palabras muestran la relación que tiene una declaración o suceso con otro.

Él marcarlas te ayudarán haber la secuencia de los acontecimientos y te llevarán a una interpretación precisa de las Escrituras.

 

SÉPTIMO PASO: Identifica términos de conclusión

Los términos de conclusión por lo general siguen a un importante argumento e incluyen palabras tales como por cuanto, por lo tanto, por eso, pues y finalmente. Cuando observas uno de estos términos de conclusión, pregúntate por qué está ahí. Repasa los versículos anteriores y trata de resumir el mensaje. Por ejemplo, 1 Pedro 5:6 dice: “Humillaos, pues...”. Si investigas verás que debes humillarte bajo la mano de Dios porque Dios “resiste a los soberbios, y da gracias a los humildes”.

 

OCTAVO PASO: Resume los temas de los capítulos.

Los temas de los capítulos estarán centrados en el personaje, el suceso, la enseñanza o el asunto principal sobre el que trata esa sección de las Escrituras. El repaso de las palabras clave y de las listas que has elaborado te ayudará a descubrir esos temas.

Trata de escribirlos de la manera más breve posible, empleando palabras que aparecen en el texto.

 

Por ejemplo, algunos temas posibles para 1 Pedro 5 pudieran ser Exhortaciones a los ancianos, a los jóvenes y a los que padecen, o Dios de gracia a los humildes. La pregunta: ¿Qué dice el pasaje? El tema resume la respuesta. Si lo consideras necesario, puedes cambiar los temas que has identificado al profundizar en el estudio.

 

NOVENO PASO: Descubre lecciones para la vida.

En  el proceso de observar el  texto y ver cómo Dios le enseño al pueblo y trató con diversas personas,  el Espíritu Santo te mostrara verdades que Dios quiere que tú tengas presente y que tomes como guía en tu vida. Puede anotar estas “Lecciones para la vida” en el margen bajo la abreviatura “LV”, o tal vez desees inventar un símbolo distintivo para marcar tus “Lecciones para la vida” a lo largo de tu Biblia.

 

DÉCIMO PASO: Titula la estructura del libro

La Biblia esta dividida en ideas y conceptos claros que forman la estructura del libro. En este paso hay que darle un nombre al libro que estas estudiando, con palabras que aparecen en el mismo libro. También titular los capítulos de la misma manera.

Existen también varios capítulos en algunos libros que tiene la misma idea; estas son las secciones en la estructura.

 

En resumen, la observación, revela lo que dice el texto.

A. Consiste en registrar todo lo que aparece en el versículo, sección o capítulo, en otras palabras lo que está escrito.

1. El estudiante nunca debe concluir que la observación no tiene importancia o que sea obvia.

2. Solo lo que aparece en el texto tiene autoridad, y es la verdad bíblica en contraste con la opinión y especulación humana.

3. Las observaciones no se deben limitar a una lectura sino a varias.

B. Se refiere a los diferentes temas que se encuentran en el pasaje seleccionado.

1. La deidad de Jesucristo.
2. Fe.
3. Santificación.

4. Oración, etc.

 

C. Se trata de las divisiones naturales contempladas en la sección, capítulo o libro.

1. No debe aceptar las divisiones en su Biblia como si fueran inspiradas por el Espíritu Santo porque fueron designadas por hombres después de la canonización de las Escrituras.

2. Después de varias observaciones quizás la persona llegue a la conclusión que la división en su Biblia es la mejor pero ahora está convencida por su propio estudio.

· Este proceso proporcionará toda la información posible y valida que se pueda necesitar acerca de un texto, por eso se llama "inductivo".

 

LA INTERPRETACIÓN

Métodos de Interpretación:

Exégesis es la rama de la teología que investiga y expresa el verdadero sentido de las Sagradas Escrituras

 

Literal

1. Somete la interpretación al significado atribuido a la letra del texto.

2. Esta teoría descansa sobre el hecho de que un texto ha de entenderse siempre en su sentido literal, a menos que ello sea razonablemente inadmisible como en el caso de alegorías, poesía, símbolos, etc.

3. Suele ser usado por sus adeptos como expresión de una mayor fidelidad a la Palabra de Dios.

4. Surgió de los literalistas hebreos que al sentir un profundo respeto por la Escritura, consideraban sagrada hasta sus letras, pero otorgaron una importancia excesiva hacia la ley oral, lo que frecuentemente les impedía una interpretación correcta del texto escrito. Su creencia en la inspiración mecánica de las Escrituras, les llevo a descuidar el fondo histórico de cada texto, factor importante en toda exegesis ya que tenían preferencia solo por la ley, ignorando los profetas y los otros escritos del Antiguo Testamento.

 

Alegórico

1. Considera que toda la Biblia fue escrita como una serie de alegorías. La alegoría es cuando una cosa representa o simboliza otra.

2. Insiste en que no es el significado natural y evidente el que da a la Biblia su importancia, sino el sentido oculto o espiritual. Todos los textos han de interpretarse sacando de ellos un significado distinto, oculto a simple vista, pretendiendo ser más rico y profundo.

3. Este método se distingue por una ausencia casi total de preocupación respecto a lo que autor desea comunicar y abre las puertas a lo que el intérprete quiera decir.

4. Fue inventado por los griegos que procuraban explicar para sí mismos sus mitos y leyendas, y fue introducido a la Iglesia por los creyentes de Alejandría, que incapaces de explicar ciertas dificultades bíblicas, lo adoptaron para recomendar las escrituras a sus amigos más educados.

5. El gran error de este método es que el intérprete hace a un lado los hechos importantes de la historia bíblica y perjudica así el sentido claro de la Escritura.

 

Dogmático

1. Su nombre se deriva del griego “dogma”que significa enseñanza e interpreta las Escrituras de acuerdo con los dogmas o creencias de un grupo.

2. Surgió en la Iglesia Católica que enseñaba que no podía darse ningún tipo de interpretación a la Biblia sino era en base a lo que ellos habían enseñado.

 

Liberal/Racional
Este método se basa en las siguientes creencias:

1. Libertad de pensamiento y de acción, lo que equivale a la eliminación de toda traba impuesta por prejuicios tradicionales.


2. Actitud de gran reserva o franca hostilidad hacia cualquier forma de autoridad externa.


3. Autonomía y supremacía de la razón.


4. Exaltación del hombre como centro del pensamiento y de la experiencia religiosa.


5. Adaptación de la teología a las ciencias naturales e históricas.


6. Apertura constante al cambio en los conceptos teológicos en la medida en que el progreso cultural lo hiciese aconsejable.


7. Surge dentro del liberalismo teológico a mediados del siglo 18.


8. Surgen de los dos métodos de interpretación más:

 

a. romántico - retorno apasionado a los instintos naturales, la vida, la libertad, la predilección individual y a la espontaneidad de la imaginación creadora para interpretar las Escrituras.
b. modernismo - se caracteriza por la idea del progreso y por un acentuado interés histórico.


9. Se caracteriza por su radicalidad.

a. Niega la doctrina de la inspiración de la Biblia, así como la validez permanente del AT.
b. La autoridad de las Escrituras es rechazada de plano.
c. Descarta todos los milagros y las profecías.
d. La revelación queda reducida a una simple capacidad del hombre para descubrir verdades de tipo religioso.
e. Lo fundamental para la fe cristiana no es el contenido de la Biblia sino la experiencia.
f. La interpretación de la Biblia se realiza a través de lo moral, lo que conlleva a un rechazo de cualquier tipo de interpretación teológica.

 


Histórico/Critico
1. Su finalidad es descubrir el sentido de los textos bíblicos dentro del contexto de la historia de Israel en el A.T. o de la primera tradición cristiana en el N.T.


2. Trata de llegar a la interpretación aplicando científicamente la razón histórica.


3. Este método reduce la Biblia a “letra muerta”.


4. Surge de la expansión del humanismo renacentista.


5. El énfasis principal no se hace en la indagación histórica, sino en la crítica y el intérprete, con total autonomía, decide lo que debe ser aceptado o no.

 

Gramático
1. Es el primero de los métodos para la práctica de una exegesis objetiva.


2. Requiere que se interprete la Biblia de acuerdo con las características del idioma en que fue escrita, aquel a que fue traducida, así como en un sentido llano y simple a la luz del contexto histórico.


3. Considera que la Biblia fue escrita como historia fidedigna.


4. Es el más antiguo de todos los métodos de interpretación. Se puede verificar su uso antes del segundo siglo después de Cristo. Pero fueron Lutero y Calvino los que dieron el impulso principal al método correcto, por medio del énfasis en los idiomas originales.


5. El estudio gramatico-historico de un texto incluye su análisis lingüístico (palabras, gramática, contexto, pasajes paralelos, lenguaje figurado, etc.)


En el segundo paso la interpretación. Es donde las observaciones empiezan a ser identificadas en relación a otras y al pasaje entero para revelar lo que se trataba de comunicar a la gente de aquel tiempo..

 

A. Hacer un bosquejo de sección, capítulo o libro para explicar la relación entre los puntos mayores y menores.

Debe establecer un avance progresivo y una relación entre los puntos mayores y menores.

 

B. Hacer una lista de las palabras claves en el pasaje.

1. Palabras que son repetidas más de una vez.

2. Palabras que se destacan o sobresalen en el pasaje.

 

C. Hacer una lista de las frases claves.

1. Frases mencionadas más de una vez.

2. Frases que se destacan o sobresalen en el pasaje.

· "Tu gente" en Daniel 9:24, indica Israel.

 

D. Hacer una lista de los versículos claves.

1. Del libro.
2. Del capítulo.

 

E. Identificar los temas teológicos que aparecen.

1. En relación a la sección.

2. En relación al pasaje.

F. Hacer las siguientes preguntas al texto.

1. ¿Qué?
2. ¿Cuándo?
3. ¿Dónde?
4. ¿Quién?
5. ¿Por qué?
6. ¿Cómo?

 

G. Hacer una lista de los versículos.

1. Para animar.
2. Para suplir.
3. Para complementar.
4. Para aclarar.
5. Para interpretar.

a. Pero no se debe desarrollar el pasaje paralelo para sustituir el pasaje original.

b. Es muy importante entender que las Escrituras interpretan a la Escritura con la iluminación del Espíritu Santo.

 

· 1a Corintios 2:13. En el contexto Pablo hace un contraste entre la mente natural del hombre, ciego a las cosas de Dios, y la mente espiritual del creyente, la cual es capáz de de recibir las cosas del Espíritu.


H. Usar concordancias, diccionarios, enciclopedias, estudios sobre palabras y comentarios.

1. ¡Estas ayudas no deben ser usadas hasta este punto!

2. A este punto el estudiante tiene buen conocimiento del pasaje, capítulo o libro para poder reconocer y decidir al validez del comentario.

 

I. Identificar el género de literatura..

1. Narrativa.
2. Poesía.
3. Historia.
4. Ley.
5. Profecía.

a. El proceso de "observación" e interpretación permitirá saber no sólo lo que el pasaje dice sino también lo que quiere decir.

b. Este es el deber de un estudiante, descubrir el intento original para luego aplicarlo al día de hoy.

 

LA APLICACIÓN

Descubra cómo poner en práctica el texto.

Por mucho que tu sepas acerca de la Palabra de Dios, si no aplicas lo que aprendes, las Escrituras nunca serán de provecho para tu vida.

 

Ser oidor de la Palabra y no hacedor de ella es engañarse a sí mismo (Santiago 1:22-25).

Por eso es esencial la aplicación. La observación y la interpretación son  el “oír” la Palabra de Dios. Mediante la aplicación, tú serás transformado a la imagen de Cristo.

La aplicación es aceptar sinceramente la verdad, el poner en practica la Palabra de Dios.

Es este proceso el que permite que Dios obre en tu vida.

 

2 Timoteo 3:16-17 dice: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea prefecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Aquí está la clave de la aplicación: aplicar las Escrituras a la luz de su enseñanza, su reprensión, su corrección y su instrucción para la vida.

 

La enseñanza (doctrina) es lo que la Palabra de Dios dice sobre determinado asunto.

Esa enseñanza, sea cual sea el asunto, es siempre verdadera.

Por lo tanto, todo lo que Dios dice en la Biblia sobre cualquier asunto es la verdad absoluta.

El primer paso en la aplicación es descubrir lo que la Palabra de Dios dice sobre determinado asunto mediante la observación  precisa y la interpretación correcta del texto.

 

Una vez que entienda lo que enseña la Palabra de Dios, está obligado ante Dios a aceptar esa verdad y vivir de acuerdo con ella.

Cuando haya ajustado cualquier concepto enseñanza falsa que haya creído, y haya aceptado de corazón la verdad revelada en la Palabra de Dios, entonces habrá aplicado lo que aprendió.

 

La reprensión saca a relucir las esferas de su pensamiento y conducta que no están de acuerdo con la Palabra de Dios. Mediante la reprensión usted descubre los aspectos en que ha pensado erróneamente o no ha estado haciendo lo que Dios dice que es correcto. Aplicar la reprensión es aceptar y ponerse de acuerdo con Dios, reconociendo los aspectos de su pensamiento y de tu conducta en que has estado equivocado. Así te librarás de la incredulidad y del pecado.

 

La corrección es el próximo paso en la aplicación, suele ser el más difícil. Muchas veces podemos ver en qué estamos equivocados, pero no queremos dar los pasos necesarios para rectificar el error. Dios no lo ha dejado a usted sin ayuda o sin respuesta en este paso de enmendar lo que está equivocado. A veces resulta difícil encontrar respuestas, pero siempre las hay, y a cualquier hijo de Dios que quiera agradar a su Padre,  el Espíritu de Dios le enseñará la manera de hacerlo.

Muchas veces la corrección se logra con sólo confesar y abandonar el error. En otras ocasiones, Dios nos muestra pasos bien definidos que debemos dar. En Mateo 18:15-17 Dios nos dice cómo debemos tratar a un hermano que ha pecado. Cuando usted aplique la corrección a sus acciones y actitudes, Dios obrará en usted para llevar a cabo su buena voluntad (Filipenses 2:13). La obediencia le producirá alegría.

 

Instrucción en Justicia: Aunque la Palabra de Dios es útil para reprensión y corrección, también es un manual para la vida. Cuando le dedicamos tiempo al estudio de su Palabra, Dios nos capacita para la vida, dándonos:

·       enseñanza

·       mandatos

·       promesas

·       exhortaciones

·       advertencias

 

Y ejemplos tomados de la vida de personajes bíblicos, por medio de los cuales vemos el trato de Dios con el ser humano.

La Biblia tiene todo lo que usted necesita para hacer frente a todas las circunstancias de la vida, de manera que “sea perfecto enteramente preparado para toda buena obra”. La aplicación más eficaz se produce cuando usted entra en la presencia del Señor y habla con Él acerca de las cosas que ha ido, estudiado, visto y oído.

 

OBSERVACIONES SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS ESCRITURAS

Al aplicar las Escrituras a su vida, pudieran resultar útiles las siguientes preguntas:

 

1.   ¿Qué enseña el pasaje?

2.   ¿Es general o especifico?

3.   ¿Se aplica sólo a algunas personas en particular?

4.   ¿A un problema cultural de la época?

5.   ¿A cierto período de la historia?

6.   ¿Ha sido superado por una enseñanza más amplia? 

 

Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, a los judíos no se les permitía comer ciertos alimentos ni ponerse cierta combinación de telas.

 

7.   ¿Se aplican esas prohibiciones a los creyentes en la actualidad?

8.   ¿Expone esta sección de las Escrituras algún error en mis creencias o en mi conducta?

9.   ¿Hay algunos mandamientos que no he obedecido?

10. ¿Hay actitudes o motivos erróneos en mi vida que las Escrituras sacan a la luz?

11. ¿Cuál es la instrucción de Dios para mí como hijo suyo?

12. ¿Hay nuevas verdades que debo creer?

13. ¿Hay nuevos mandamientos que debo obedecer?

14. ¿Hay nuevos puntos de vista que me pueden enseñar algo?

15. ¿Hay promesas a las que me debo aferrar?

16. ¿Al aplicar las Escrituras, cuídate de no caer en las siguientes  trampas:

·          Aplicar normas culturales en vez de normas bíblicas

·          Tratar de apoyar una verdad legítima con el uso indebido de un versículo o pasaje.

·          Aplicar un versículo o pasaje desde la perspectiva de un prejuicio adquirido a raíz de enseñanzas recibidas en el pasado

 

Una de las cosas que más deseaba el apóstol Pablo para Timoteo, su hijo en la fe, era que Timoteo aprendiera a usar la Palabra de Dios de una manera que agradara al Señor (2 Timoteo 2:15). Algún día nosotros también vamos a querer rendir una buena cuenta del uso que le hayamos dado a la Palabra de Dios.

 

 

Aplicación (Descubrir cómo ponerlo en práctica):

Poner esmero, diligencia y cuidado en ejecutar algo y poner en práctica un conocimiento, medida o principio, a fin de obtener un determinado efecto o rendimiento.

Contesta la pregunta: ¿Qué verdades puedo poner en práctica? ¿Qué cambios debo hacer en mi vida?

 

Cuando sepas lo que Dios dice, lo que quiere decir y cómo poner en práctica sus verdades, estarás preparado para todas las circunstancias de la vida. La meta del  personal de la Biblia es una vida transformada y una relación estrecha y constante con Jesucristo.

 

Los pasos mencionados son la base del estudio inductivo. Al dar estos pasos, a veces la observación, la interpretación y la aplicación sucederán simultáneamente. Dios puede darte  nuevas perspectivas en cualquier punto de tu estudio, así que seas sensible a su dirección. Cuando te llaman la atención parte del pasaje o palabras en lo que estas leyendo, detente un momento y medita en lo que Dios te haya mostrado. Anota tus observaciones en la misma Biblia a fin de recordar lo que hayas aprendido.

 

Al estudiar la Biblia capítulo por capitulo y libro por libro, aumentara tu capacidad de comprender todo el consejo de Dios. En el futuro, podrás recurrir a tus notas una y otra vez al estudiar porciones de las Escrituras y crecer en el conocimiento de Él.


En el tercer paso la aplicación que centrada en la práctica de la palabra de Dios aplicada a la vida del cristiano en el mundo de hoy.

A. El estudiante hace aplicación de la teología en el pasaje para instruirle en la fe.

 

1. Regeneración.
2. Santificación.
3. Iluminación.
4. Glorificación.

 

B. El estudiante hace aplicación hacia la vida diaria del creyente.

1. Tiempo de orar.
2. Tiempo de leer.
3. La necesidad de participar en una iglesia.
4. Ejercer los dones del Espíritu Santo, en orden y decentemente.

 

C. El estudiante declarará la responsabilidad de la comunidad de fe hacia la sociedad perdida.

1. Su responsabilidad de ser luz.
2. Su responsabilidad de ser sal.
3. Su responsabilidad de ser pescadores de hombres y mujeres.

 

· Quiero que tengan en cuenta que todos estos puntos no son aplicados siempre en cada estudio de La Biblia.

 

Características del (creyente) estudiante.

 

·         Tener su mente, sentimientos y voluntad sometidos al Espíritu Santo (1Co.2:14)

·         Tener Fe

·         Ser Ferviente en Oración

·         Tener Sumo Reverencia a las escrituras y a Dios

·         Ser Humilde

·         Ser Amante de la verdad

·         Tener Paciencia

·         Ser Prudente

·         Ser Objetivo - echar a un lado ideas preconcebidas y favoritas

·         Científico - tomar en cuenta la historia, lenguaje, costumbre, etc.

·         Estar Comprometido con la iglesia y su obra.

·         Mediador.

·         Tener Responsabilidad - conocer bien la Escritura para enseñarla bien a otros

 

ACTITUDES EN EL ESTUDIO

·         DETERMINACION.

·         REVERENCIA.

·         AMOR.

·         DILIGENCIA.

·         RECEPTIVIDAD.

·         PERSPICACIA.

·         OBEDIENCIA.

·         PERSEVERANCIA.

DETERMINACION.

El que emprende el estudio como un simple pasatiempo, no tendrá ni la mitad de posibilidades de triunfar en la vida tanto como aquel que lo inicia bajo un sentido de profunda necesidad. El convencimiento interior de nuestra urgente necesidad personal, indiscutiblemente producirá una férrea determinación de leer y estudiar las Sagradas Escrituras, a cualquier costo.

De poco sirve alentar un entusiasmo pasajero, si ante la más pequeña de las dificultades flaqueamos y claudicamos en nuestro propósito inicial.

 

REVERENCIA.

El que a él le haya placido comunicarnos la verdad de su ser, y la grandeza de sus planes, por medio de la página impresa, nos debe llenar de un sentimiento de gratitud y reverencia, además su título radica el contenido "Esta es La Santa Biblia" y lo que es Santo debe manejarse con temor y temblor.

No sólo es la Biblia digna de nuestra reverencia, por lo que ella es en sí, y por el autor de sus palabras, sino también por el maestro que nos ha sido dado para enseñárnosla: El Espíritu Santo.

 

AMOR.

Algunos profesan amar la Biblia, pero en la realidad lo que andan son los libros que hablan sobre ella. El estudiar la Biblia únicamente con el fin de criticarla, bajo un sentido de mera obligación o por simple curiosidad, no producirá ningún provecho.

Amor por la Biblia, significa que late en nosotros la vida eterna y sentir la necesidad imperiosa de alimentar nuestra alma a través de la Palabra de Dios que nutre y fortalece.

Amar la Biblia quiere decir mucho más que simplemente llevarla bajo el brazo a la iglesia, o tenerla en un lugar prominente en el estudio en el hogar tener la actitud que tenía Job 12 :4-25

Job proclama el poder y la sabiduría de Dios

12:4 Yo soy uno de quien su amigo se mofa, Que invoca a Dios, y él le responde;
Con todo, el justo y perfecto es escarnecido.

12:5
Aquel cuyos pies van a resbalar Es como una lámpara despreciada de aquel que está a sus anchas.
12:6
Prosperan las tiendas de los ladrones, Y los que provocan a Dios viven seguros,
En cuyas manos él ha puesto cuanto tienen
.
12:7
Y en efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; A las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán;
12:8
O habla a la tierra, y ella te enseñará; Los peces del mar te lo declararán también.
12:9
¿Qué cosa de todas estas no entiende Que la mano de Jehová la hizo?
12:10 En su mano está el alma de todo viviente, Y el hálito de todo el género humano.
12:11 Ciertamente el oído distingue las palabras, Y el paladar gusta las viandas.
12:12 En los ancianos está la ciencia, Y en la larga edad la inteligencia.
12:13 Con Dios está la sabiduría y el poder; Suyo es el consejo y la inteligencia.
12:14 Si él derriba, no hay quien edifique; Encerrará al hombre, y no habrá quien le abra.
12:15 Si él detiene las aguas, todo se seca; Si las envía, destruyen la tierra.
12:16
Con él está el poder y la sabiduría; Suyo es el que yerra, y el que hace errar.
12:17
El hace andar despojados de consejo a los consejeros, Y entontece a los jueces.
12:18 El rompe las cadenas de los tiranos, Y les ata una soga a sus lomos.
12:19 El lleva despojados a los príncipes, Y trastorna a los poderosos.
12:20 Priva del habla a los que dicen verdad, Y quita a los ancianos el consejo.
12:21 El derrama menosprecio sobre los príncipes, Y desata el cinto de los fuertes.
12:22 El descubre las profundidades de las tinieblas, Y saca a luz la sombra de muerte.
12:23 El multiplica las naciones, y él las destruye; Esparce a las naciones, y las vuelve a reunir.
12:24
El quita el entendimiento a los jefes del pueblo de la tierra, Y los hace vagar como por un yermo sin camino.
12:25 Van a tientas, como en tinieblas y sin luz, Y los hace errar como borrachos.

 

ó David: Salmo 19:10  Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;
Y dulces más que miel, y que la que destila del panal
.

ó Como el Profeta Jeremías 15:16 Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón; porque tu nombre se invocó sobre mí, oh Jehová Dios de los ejércitos.

 

DILIGENCIA.

En el caso del estudio bíblico, la palabra estudio es pues sinónimo de diligencia, ya que nadie podrá estudiar, la Biblia sino se aplica a esa tarea con diligencia y sentido de responsabilidad.

 

RECEPTIVIDAD.

Esto significa poseer un corazón abierto y respetuoso a lo que es el Espíritu Santo, quiera enseñarnos por medio de la Palabra de Dios, con frecuencia Cristo acostumbraba a decir a sus discípulos y a las multitudes "El que tiene oído para oír, oiga, Mateo 11:15, con esto el Señor acentuaba lo importante que es no sólo oír, sino recibir, o en caso del estudio bíblico, no solo leer, sino captar y retener.

 

PERSPICACIA.

Esta es una actitud que con frecuencia se pasa por alto, pero que cultivándola puede rendirnos grandes ganancias, ¿quién no ha sentido al leer el primer libro de Crónicas, estar perdiendo el tiempo con sus listas de interminables genealogías?, ¿quién no se ha cansado de leer así mismo, las tediosas instrucciones del libro de Levítico sobre la construcción del tabernáculo?, hasta nos preguntamos por qué Dios habrá incluido información tan aparentemente inútil, sin embargo el que lee con perspicacia, descubrirá que escondidos entre la descripción del mobiliario del tabernáculo, los sacrificios, las vestimentas de los sacerdotes, los muebles, etc., se encuentran varios tipos de Cristo y que también dentro de las cansadas genealogías, se pueden encontrar interesantes datos que pueden servir como base para estudios posteriores.

Ejemplo: No se menciona el aguijón que le fue dado a Pablo en 2 Corintios 12:7, a la luz de Gálatas 4:15; 6:11, Pudiera haber sido tal vez alguna enfermedad de los ojos.

 

OBEDIENCIA.

A la Biblia se le puede estudiar de 2 maneras.

 

1.- Como una fuente de información religiosa y;

2.- Como un manual Divino.

 

Que exige una inmediata y sincera respuesta de nuestra parte para modelar la vida. Algunos leen mucho la Biblia creyendo estudiarla pero poco beneficio obtiene de su lectura, porque rehúsan obedecer sus instrucciones y por lo tanto solo se engañan así mismos.

 

PERSEVERANCIA.

Esta actitud es decididamente un elemento muy estratégico en el estudio bíblico, virtud con la cual debemos revestirnos desde el inicio de nuestra carrera.

Perseverancia es que aquel que seriamente ambicione llegar a conocer las Escrituras, tendrá que hacer acopio de un ejemplar tesón a través de los meses y a unos años, para algún día llegar al dominio completo de su contenido.

 

 

HABITOS EN EL ESTUDIO DE LA BIBLIA

No podemos dejar de mencionar la necesidad de cultivar desde el primer momento, hábitos sanos y correctos en el estudio. A continuación se menciona ocho hábitos muy importantes para el buen desempeño del estudio de la Biblia.

 

·         TIEMPO.

·         LUGAR.

·         PLAN.

·         CONCENTRACION.

·         OBSERVACION.

·         MEDITACION.

·         ANOTACIONES.

·         REPASO.

 

TIEMPO.

El estudio esporádico es de poco provecho, el estudiante serio de la Biblia separará tiempo para su lectura y estudio. Ese tiempo debe ser diariamente y el mejor de las horas del día, por regla general el mejor tiempo es temprano en la mañana cuando la mente esta fresca y el cuerpo descansado.

 

LUGAR.

A menudo se cree que cualquier lugar es bueno para estudiar la Biblia, pero la elección de un sitio apropiado es más importante de lo que nos imaginamos. Debe ser un sitio, tranquilo, libre de interrupciones y donde exista el menor número de distracciones posibles.

 

PLAN.

Nunca se debe estudiar la Biblia, sin seguir un plan definido cuando se leen pasajes salteados, o se estudian libros diferentes sin ningún sistema específico, los resultados tienden a ser mínimos.

 

CONCENTRACION.

Es de suprema importancia que nos formemos el habito de concentrarnos en la lectura, aún cuando tal vez esto signifique que al principio nos sujetemos nosotros mismos a la disciplina, de que si descubrimos estar avanzando en la lectura sin leer realmente, regresemos al comienzo y volvamos a empezar entendiendo palabra por palabra lo que leamos.

 

OBSERVACION.

Es preciso habituar la mente a fijarse aún en los detalles más sencillos de lo que leemos, por ejemplo: Los Personajes o grupos que se mencionan, los lugares, los acontecimientos y lo que se dice de cada uno.

 

MEDITACION.

Quizá este sea uno de los hábitos más difíciles de adquirir en el estudio bíblico, pero a la vez es también uno de los más estratégicos, porque de él depende que nuestra lectura se convierta en conocimiento y aprovechamiento.

 

ANOTACIONES.

Pocas personas se encuentran dotadas de una capacidad de retención tan extraordinaria que pueden retener todo lo que leen. Por eso es conveniente siempre acompañar el estudio con un papel y lápiz, debemos de anotar los descubrimientos más sobresalientes.

 

REPASO.

Esta es una de las leyes fundamentales del aprendizaje de cualquier materia y mucho más del estudio bíblico, no es suficiente tan sólo estudiar, es necesario repasar lo estudiado una y otra vez.

 

Herramientas necesarias para el estudio

Con frecuencia escuchamos dentro de los círculos de la iglesia sin exhortaciones a estudiar la Biblia, pero pocas veces se nos instruye sobre un aspecto básico de tal forma el contar con ciertas herramientas fundamentales que faciliten y orienten debidamente nuestros esfuerzos, no es que sin ellas no se pueda estudiar la Biblia, sino más bien, que existen ciertos libros que se han escrito con el fin de simplificar el trabajo y asegurarnos de éxito en nuestro estudio y, por eso es interesante contar con su valiosa ayuda.

 

Conforme el Cristiano inicia en serio su investigación de las Escrituras, conviene que vaya adquiriendo algunos libros claves, hasta lograr reunir una pequeña pero bien seleccionada biblioteca, no es preciso que esta colección muy vasta, solo lo más importante, ejemplo de esto lo encontramos Eclesiastés 12:12, "No hay fin de hacer muchos libros".

 

UNA BIBLIA DE ESTUDIO.

¡Nunca se debe juzgar un libro por las pastas! es esta relación con la Biblia, he aquí entonces algunas de las características sobresalientes que debemos exigir en nuestra Biblia de Estudio.

 

   1.- Tamaño: De preferencia grande.

2.- Tipo: Sobre todo que la letra sea grande y clara.

3.- Papel: Grueso y resistente, con el propósito de hacer anotaciones sobre ella.

4.- Notas: Son explicaciones al margen del texto con el propósito de aclarar algún punto oscuro.

5.- Referencias: Que tenga el mayor número de referencias posibles, son citas que nos guían a pasajes paralelos; esto es que narran el mismo incidente que estamos leyendo, otras veces nos guían a pasajes que contienen enseñanzas sobre el mismo tema y otros usos semejantes. Lo más importante que ahorramos tiempo, nos orientan, nos guían y nos facilita el estudio de las Escrituras.

 

CONCORDANCIA.

Es un índice de palabras en orden alfabético, en la cual se indican los pasajes de la Escritura donde aparece cada palabra y donde nos señala el libro, capítulo y versículo donde se encuentra.

 

MAPAS.

 

DIVERSOS TIPOS DE VERSIONES Y TRADUCCIONES.

Traducciones o versiones, se le llama "versión" en una traducción de las Escrituras de un idioma a otro. Las traducciones de la Biblia al español las podemos clasificar, simplemente, en antiguas y modernas.

 

LIBROS DE CONSULTA.

1.- Manual Bíblico.

2.- Atlas Bíblico.

3.- Diccionario Bíblico.

4.- Comentarios.

5.- Armonía de los evangelios.

 

Contando con estos valiosos libros de consulta completamos nuestro juego de herramientas indispensables para realizar el estudio de las Escrituras.

 

Pasos prácticos:

·         Léelo completamente –varias veces si te es posible-

·         Conforme vas leyendo marca y/o subraya aquellos pasajes a través de los cuales Dios te vaya hablando.

·         Haz un bosquejo del libro. Trata de descubrir las divisiones y subdivisiones principales del mismo.

·         Haz una lista de los personajes más importantes que aparecen en ese libro, quiénes son, por qué son importantes, qué se puede aprender de ellos.

·         Selecciona de cada capítulo el/los versículos que consideres más importantes y significativos.

·         Trata de memorizarlos. De ese modo permitirás que el Espíritu de Dios los traiga a tu mente cuando sea necesario ¡Funciona!

·         Anota las enseñanzas principales del libro con relación a: Dios, a Jesucristo, el Espíritu Santo, la vida cristiana.

 

Aplicación Práctica del Método Inductivo

Leyendo Pasaje (libro –capitulo – Verso)

·         ¿Tiene el libro un tema principal?

·         ¿Cuál es el tema principal de este pasaje?

·         ¿Cómo se desarrolla el tema?

·         ¿Cuál es la lección principal que el pasaje enseña?

·         ¿Cuál es, para mí, el versículo más inspirador en este pasaje?

·         ¿Quién es la persona principal?

·         ¿Qué enseña este pasaje acerca de Cristo?

·         ¿Encuentro en el pasaje algún ejemplo a seguir?

·         ¿Hallo en este pasaje algún error que debo evitar?

·         Señala el pasaje algún pecado que yo debo confesar

·         ¿Presenta el pasaje algún deber que necesito cumplir?

·         ¿Contiene el pasaje alguna promesa que debo reclamar?

·         ¿Consigna el pasaje alguna oración que debo hacer mía?

 

Autor del Pasaje (libro –capitulo – Verso)

·         ¿Si el libro es histórico, cuál es el punto de vista del historiador?

·         Paternidad literaria - ¿Quién fue el autor del libro?

·         ¿Qué interés principal tiene el autor?

·         Destinatario - ¿A quién se escribió?

·         Lugar - ¿En dónde se escribió?

·         Fecha - ¿Cuándo se escribió?

·         Propósito - ¿Cuál era el objetivo del autor?

 

Determinar el género literario del pasaje bíblico.

1.-Compararlo con otras versiones de la Biblia.
2.- Colocar un título al pasaje.
3.- Extraer el versículo que contiene la idea principal del pasaje (puede ser más de un versículo)
4.- Determinar los versos que contienen las ideas secundarias.
5.- Realizar un bosquejo acerca del pasaje.
6.- Búsqueda de palabras y significado, incluyendo: etimología, definición, el idioma en el cual fue escrita originalmente y su significado para aquel entonces, o el entorno en el cual se usó.
8.- No está demás incluir algunos conceptos sobre actividades y prácticas de la época, refranes, significado de frases y refranes.
9.- de ser posible, investigar sobre los personajes que intervienen en el pasaje, su escritor, el público al cual va dirigido el mensaje, las costumbres, la cultura, su ubicación geográfica y su situación histórica y política.
10.- Análisis del texto, aquí haremos una síntesis detallada de los acontecimientos con nuestras propias palabras.
11.- Determinar las afirmaciones o posibles contradicciones hechas en el texto.
12.- Determinar los elementos sobre los cuales se hace énfasis en el texto mediante repetición de palabras frases, etc.
13.- Determinar el tipo de lenguaje usado en el texto.
14.- Hacer preguntas al texto, ¿Cuál? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿A dónde? ¿Quién? En fin, las preguntas que tu quieras y consideras necesarias, pero que puedan responder con ese mismo pasaje.
15.- Después de hecho todo esto, ampliamos el bosquejo, pero ya con fines expositivos.

 

Existen varias traducciones de la Bíblia (versiones) al español; aquí citamos la más empleada; La Reina-Valera, Basada en hebreo y griego y sigue muy fielmente a los manuscritos originales; La más popular entre sus ediciones  es la versión del 1960.

 

La eterna e infalible Palabra de Dios es nuestra guía para toda la vida, y el estudio inductivo nos da la clave para entenderla a precisión.

El estudio inductivo, es un método que puede usar cualquier persona.

 

Varios consejos para el estudios de la Biblia

1.  Siempre busca todo el consejo de la Palabra de Dios.

Cuando conozcas a fondo la Palabra de Dios, no  aceptarás una enseñanza sólo porque alguien haya usado uno o dos versículos aislados para respaldarla.

Es posible que esos versículos se hayan sacado fuera de su contexto, o que se hayan pasado por alto otros pasajes importantes que habrían llevado a una comprensión diferente.

A medida que leas la Biblia con regularidad y en su totalidad, y profundices en el conocimiento de todo el consejo de Dios, podrás discernir si una enseñanza es bíblica o no.

Empápate de la Palabra de Dios; es tu defensa contra la falsa doctrina.

 

2.  Recuerda que la Biblia no se contradice.

El mejor intérprete de la Biblia es la Biblia misma. Recuerda que toda la Escritura es inspirada por Dios. Por lo tanto, las Escrituras nunca se contradicen.

La Biblia contiene toda la verdad que pudieras necesitar para cualquier circunstancia de la vida.

 

A veces, sin embargo, te pudiera resultar difícil conciliar dos verdades aparentemente contradictorias que aparecen en las Escrituras.

Un ejemplo de esto sería el de las enseñanzas sobre la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre.

 

Cuando se enseña en la Palabra dos o más verdades que parecen estar en conflicto, recuerda que los seres humanos tenemos una mente finita.

No lleves una enseñanza a un extremo al que no lo lleva Dios.

Más bien humilla tu corazón en fe y cree lo que dice Dios, aun cuando de momento no puedas comprender o conciliar perfectamente lo que Él dice.

 

3. No bases tus convicciones en un pasaje oscuro de las Escrituras.

Un pasaje oscuro es uno cuyo significado no se puede entender con facilidad.

Como es difícil entender estos pasajes aun cuando se empleen los correctos principios de interpretación, no se deben usar como base para establecer ninguna doctrina.

 

4. Interprete las Escrituras literalmente.

La Biblia no es un libro místico. Dios nos hablo para que conociéramos la verdad.

Por lo tanto, toma la Palabra de Dios en sentido literal, es decir, en su sentido natural y normal. Busca en primer lugar la enseñanza clara de un pasaje, no un significado oculto. Comprende y reconoce las  figuras retóricas e interprétalas como tales.

Considera lo que dice cada autor a la luz del estilo literario que emplea.

Por ejemplo, se encontraran más símiles y metáforas en la literatura poética y profética que los libros históricos o biográficos. Interprete los pasajes de las Escrituras conforme a su estilo literario.

Los siguientes son algunos de los estilos literarios que se emplean en la Biblia.

 

·   Histórico: Hechos

·   Proféticos: Apocalipsis

·   Biográficos: Lucas

·   Didáctico (de enseñanza): Romanos

·   Poético: Salmos

·   Epistolar (de carta): 2 Timoteo

·   Sapiencial: Proverbios

 

5. Busca el significado único del pasaje.

Al  interpretar un pasaje de la Biblia, siempre procura entender lo que el autor tenía en mente.

No tergiverses ningún versículo para respaldar una idea que no se enseña con claridad en el texto.

A no ser que el autor de un libro indique que hay otro significado en lo que dice, deja que el pasaje hable por sí mismo.

 

La observación, la interpretación y la aplicación dan como resultado la transformación. Esa es nuestra meta al estudiar la Palabra de Dios. Así somos transformados de gloria en gloria a la imagen de Cristo.

 

COMENCEMOS

Con esta explicación del proceso inductivo, estás preparado para comenzar una vida de estudio bíblico personal. Ora y comienza a estudiar uno de los sesenta y seis libros de la Biblia.

Importante es leer trasfondos históricos del libro que vas a leer; no leas libros de interpretación si no solamente de la historia y la época del libro que leerá.

A medida que estudias la Biblia con el método inductivo, profundizarás en tu conocimiento de Dios como nunca antes y llevarás ese conocimiento a la practica, porque “el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará” (Daniel 11:32).

 

A través de los siglos La Biblia ha sido el libro sometido al más meticuloso escrutinio, al más severo estudio y a la más despiadada crítica, sin embargo ha logrado permanecer indemne, La Biblia es el libro más antiguo, pero a la vez el más vigente, el más profundo, pero a la vez el más sencillo, el más general en su aplicación, pero el más personal, el más increíble, pero el más lógico, el más divino, pero el más humano, el más completo, pero el más claro. Su contenido es el más pesimista, pero a la vez el más optimista, sus acusaciones son las más severas, pero sus ofertas las más amables, sus descripciones son las más crudas, pero sus palabras las más tiernas, sus juicios los más espantosos, pero sus promesas las más inspiradoras.

El objetivo de este libro es simple, pero necesario: consiste en dirigir la atención de nuevo al valor e importancia del estudio de la Biblia en sí, a diferencia del estudio de libros sobre la Biblia y con todo, conocer muy poco el contenido de la Biblia. Estos capítulos han sido planeados para sugerir métodos con qué dominar la materia de La Palabra de Dios, sus hechos y doctrinas. Se podrían sugerir muchos libros que hablan de la Biblia, libros de gran valor, pero esto sólo habría servido para distraer la atención del simple objetivo de este libro, que es el estudio de primera mano de La Escritura.

No hay el intento de dar un plan completo de los libros de la Biblia como se puede comprender. Hay otros métodos de estudio bíblico además de los mencionados aquí, y aun estos pueden ser desarrollados en direcciones adicionales. Todo lo que se espera es que sean hallados valiosos como fuente de sugerencias, que sean un incentivo para estudio ulterior.

Estas y muchas son las razones por las cuales debemos estudiar la Biblia.

 

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA (DESARROLLO Y EJEMPLO PRACTICO)

La Biblia es la Palabra de Dios la revelación de su voluntad al hombre. De ello se sigue que deberíamos conocer esta revelación y hacer caso de su mensaje. El conocimiento requiere un estudio sincero, fiel, paciente, constante y es a este tema que vamos a dedicarnos, con el propósito de sugerir métodos que sean aptos para familiarizarnos más con las Sagradas Escrituras.

 

Es mucho más fácil leer libros sobre la Biblia y requiere mucho menos tiempo y esfuerzo mental que el estudiar la Biblia por nuestra cuenta. Pero esto último es, sin duda, nuestro deber más esencial y provechoso.

En estos puntos vamos a sugerir ciertos métodos de estudio, empezando con un repaso general de la Biblia, en conjunto, y luego haciéndolo por secciones y porciones, para estudiar los versículos y las palabras. De esta manera será posible conseguir alguna idea de la plenitud y variedad del estudio de la Biblia, y de la gran satisfacción de mirar la Palabra de Dios desde diferentes puntos de vista.

 

LA BIBLIA EN CONJUNTO

Describe la variedad del contenido de LA BIBLIA

Pensemos en la variedad del contenido: su historia, teología, filosofía, poesía, consejos, aspiraciones, predicciones. Consideré la variedad de autores: profeta, sacerdote, rey, cronista, apóstol, evangelista. Notemos la variedad de circunstancias: diferencias de tiempo (Moisés a Juan), lugar, país, propósito, destino. Hay treinta y seis libros, es la obra de treinta y seis autores, que cubre un período de dieciséis siglos.

Nuestro uso de la Biblia como un libro, por necesidad tiende a hacernos olvidar que no es sólo un libro, sino una biblioteca, «la biblioteca divina», con mucha variedad y gloria.

 

 LA UNIDAD DE LA BIBLIA.

Esta unidad es el complemento de lo anterior. La Biblia, aunque varía, es con todo una, entre todas sus diferencias de lugar, tiempo y propósito, y posee una idea predominante. El Antiguo Testamento se extiende sobre un largo período de Tiempo y es el producto de una nación. El Nuevo Testamento es el producto de varias naciones, pero se extiende sobre un corto período. El Antiguo es al Nuevo como el fundamento es a la estructura, y el Nuevo es al Antiguo como el edificio es a la base.

El Dios del Génesis y de Mateo es el mismo, sólo con los dos aspectos complementarios de trascendencia e inmanencia. El hombre del Génesis y de Mateo, son el mismo, y necesitan a dios y su gracia. En el Antiguo Testamento tenemos a Dios en sí mismo como supremo, y el hombre en sí mismo como pecador. En el Nuevo Testamento tenemos a Dios en Cristo como Salvador, y el hombre en Cristo como salvado. «En el Antiguo se halla el Nuevo escondido [latente], y en el Nuevo, el Antiguo revelado [patente].» El Antiguo Testamento es una revelación de formas externas que se desarrollan en principios internos. El Nuevo es una revelación de principios internos que se desarrollan en formas externas. El Antiguo Testamento es una preparación de Cristo para la Iglesia, y la Iglesia para Cristo. El Nuevo es una revelación de Cristo para la Iglesia y por medio de la Iglesia, al mundo.

Cristo es la clave de toda la Biblia, y es Él que le da su unidad espiritual e histórica. Se ha sido sugerida la siguiente unidad séptuplo, que cubre toda la Biblia, y es digna de consideración:

 

1.- Génesis a Deuteronomio. Revelación

2.- Josué a Ester.                              Preparación

3.- Job a Cantar de los Cantares.        Aspiración

4.- Isaías a Malaquías.                       Expectación

5.- Mateo a Juan.                               Manifestación

6.- Hechos a Epístolas.                      Realización

7.- Apocalipsis.                                 Culminación

 

Naturalmente esto sólo debe entenderse de modo general, pero es bastante preciso para revelar la unidad esencial.

¿Cómo es posible que sesenta y seis libros, escritos casi del todo independientemente uno del otro, que se extienden a casi dos mil años, y escritos bajo toda variedad posible de circunstancias, puedan no tener parte alguna que contradiga lo que se dice en otra parte? La habilidad humana no podría conseguir este resultado. «Esto viene de mí», dijo el Señor.

 

¿Qué entiendes de la simetría DE LA BIBLIA?

La simetría es característica tanto de su estructura literaria como de su enseñanza espiritual. La expresión más corta de ella es que en el Antiguo Testamento tenemos a Moisés y a los profetas, y en el Nuevo Testamento tenemos a Cristo y a sus apóstoles. Amplificando esto notamos que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento son capaces de una división quíntuplo:

 

Antiguo Testamento                           Nuevo Testamento

Pentateuco (5)                                      Evangelios (4)

Libros Históricos (12)                            Hechos (1)

Libros poéticos (5)                                Epístolas paulinas (14)

Profetas mayores (5)                             Epístolas generales (7)

Profetas menores (12)                           Apocalipsis (1)

 

Extendiéndonos ahora un poco más adelante, notamos que el Pentateuco es para el Antiguo Testamento lo que los Evangelios son para el Nuevo, el fundamentos de todo lo demás, y puede ser considerado como correcto, de modo general, el decir que el Pentateuco y los Evangelios son libros de la revelación de Dios al hombre, y que el resto del Antiguo y del Nuevo Testamento son libros de la realización de esta revelación en el hombre Consideremos esto con respecto al Antiguo Testamento en forma tabular:

 

1.- Revelación (Pentateuco). Dios a su pueblo

2.- Realización (resto del Antiguo Testamento). Dios en su pueblo.

a).- En la expresión externa. Libros históricos

b).- En la expresión interna. Libros poéticos

c).- En la expectación hacia adelante. Libros proféticos

 

Lo dicho anteriormente es sólo la expresión más breve posible para mostrar claramente la simetría pero podría ampliarse bajo cada división para dar indicaciones más definidas de la misma hermosura. Por ejemplo, se ha indicado que en los libros poéticos tenemos tres actitudes o aspectos de la vida devoción (Salmos), sabiduría (Job, Proverbios, Eclesiastés), y comunión (Cantares de Salomón), y que en estos tres libros de sabiduría tenemos: piedad sin prosperidad (Job), piedad y prosperidad (Proverbios) y prosperidad sin piedad (Eclesiastés). Estos son algunos ejemplos de la plenitud y hermosura de la revelación del Antiguo Testamento.

Tomando ahora el Nuevo Testamento de la misma forma, tenemos:

 

1.- Revelación (Evangelios) Cristo a su Iglesia

2.- Realización (resto del Nuevo Testamento). Cristo en su Iglesia

a).- En la expresión externa (historia). Hechos

b).- En la expresión interna (doctrina). Las Epístolas

c).- En la expectación hacia adelante (profecía). El Apocalipsis

 

Éstos, a su vez, pueden ser amplificados para revelar nuevas bellezas, como, por ejemplo, en los varios aspectos de la persona de Cristo, vista en las epístolas, o en las varias fases de la verdad y la vida cristiana.

Otra forma de mirar este tema es pensar en los dos Testamentos como dos edificios, y luego considerar lo siguiente:

 

1.- El fundamento histórico (pasado)

a).- Antiguo Testamento. Pentateuco y libros históricos

b).- Nuevo Testamento. Evangelios y Hechos

 

2.- La construcción espiritual (presente)

a).- Antiguo Testamento. Libros poéticos

b).- Nuevo Testamento. Epístolas

 

3.- El cumplimiento profético (futuro)

a).- Antiguo Testamento. Profetas

b).- Nuevo Testamento. Apocalipsis

 

Nuevamente, podemos considerar el Antiguo y el Nuevo Testamento como complementarios, y tomarlos como sus palabras clave, respectivamente, preparación y revelación.

 

1).- Antiguo Testamento: preparación

 

a).- Para Cristo

1).- En la historia

2).- En el tipo

3).- En la profecía

 

b).- Para la Iglesia

1).- En la necesidad de salvación

2).- En la necesidad de adoración

3).- En la necesidad de obediencia

 

2.- Nuevo Testamento: revelación

a).- De Cristo

1).- En su persona

2).- En su obra

3).- En su reino

b).- De la Iglesia

1).- En su vida

2).- En su servicio

3).- En su esperanza

 

Las consideraciones anteriores son sólo sugerencias e indicaciones de otras posibilidades.

Es imposible exagerar el valor de esta perspectiva amplia de la Biblia como conjunto. Impide nuestra estrechez de miras, y la minucia del conocimiento sirve, además, para inspirarnos con la gloria, la grandeza y la grandeza de la revelación de Dios en Cristo y de sus propósitos de redención en Cristo. Tomemos vistas amplias de la Palabra de Dios, y veremos «nuevas hermosuras» y «luz creciente».

 

TEMAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Junto con el estudio de la Biblia por medio de libros, es también posible y necesario que nos dediquemos al estudio de temas o tópicos, que pueden ser hallados en los libros particulares, o repartidos en largas secciones de las Escrituras.

El presente punto tiene por objetivo el sugerir unos cuantos de los muchos tópicos que pueden seguirse en la lectura del Antiguo Testamento. Es un método de estudio provechoso, para la mente y el corazón, y va a conducir a un conocimiento a fondo del contenido de la Biblia y del orden y proporción de sus enseñanzas.

 

IDEAS CENTRALES DE LIBROS PARTICULARES.

A veces es posible hallar una idea prominente que circula por todo el libro y se ilustra de distintas formas en él. Esto no es posible con cada uno de los libros, pero sí con algunos, si no con muchos.

El mejor método es leer el libro una, dos y tres veces, y estar alerta por una idea o pensamiento central. Por ejemplo, en el Génesis, como hemos visto, se trata de un libro de orígenes, de comienzos; y todo el libro ilustra la idea. El Éxodo parece tener como nota clave, la redención. La necesidad, el método y los resultados de la redención formal la sustancia del libro En Levítico la idea central es quizá la de adoración. Compruébese esto en la lectura, y corríjase si es necesario. Podemos tomar Josué y considerar si la conquista es el hilo que corre por todo él. O Jueces y notar el fracaso lamentable del principio al fin. En Job, la idea clave parece ser la de la Providencia de Dios; y en los Salmos, la comunión con Dios. La carga de Isaías parece ser la fe que lleva a la fidelidad y esto es indicado por la historia de las relaciones de Isaías con los reyes Acaz y Ezequías.

Los ejemplos anteriores son ilustraciones claras del método, pero hay otros disponibles para el que piense con cuidado. Los resultados de este plan no se hallan en la superficie. Hay que descubrirlos y esto significa estudio.

 

BIOGRAFIAS.

Aquí tenemos uno de los temas de estudio más deleitable y más valioso. Dios se ha complacido en darnos tanto en forma biográfica en su Palabra, que un conocimiento de los hombres y mujeres es absolutamente esencial para el verdadero entendimiento de la Biblia y de la revelación de Dios contenida en ella. Por medio de ellas vemos la revelación en su progreso, y al mismo tiempo podemos ver los efectos de la obra de Dios en las almas de los hombres.

Con un campo tan amplio es casi imposible e innecesario particularizar, pero podemos llamar la atención de modo especial a dos puntos. La vida de una persona determinada debe ser puesta delante con tantos detalles como sea posible, y también en el orden del progreso y desarrollo de los sucesos. Por ejemplo la vida de Moisés es susceptible a una triple división; su vida en Madián, su vida como líder de Israel. En David notamos cinco secciones. David en su hogar, David en la corte, David en el exilio, David rey de Judá, David rey de todo Israel. El otro punto es el intenso interés espiritual y beneficio de las vidas menos destacadas de algunos personajes del Antiguo Testamento, como Caleb, Aarón, Rut, Elí, Mefiboset y muchos otros. Es casi imposible exagerar el valor de este estudio biográfico.

 

PERIODOS HISTORICOS.

Hay ciertos períodos de historia contenidos en el Antiguo Testamento que necesitan un estudio cuidadoso. Son puntos alrededor de los cuales gira todo lo demás;

 

1.- Las etapas en el viaje de Israel desde Egipto a Canaán. Es necesario tener idea clara de los sucesos después de salir de Egipto, y de los sucesos en el Sinaí, y de los que preceden de modo inmediato a la muerte de Moisés.

 

2.- Los pasos en la conquista de Canaán. El conocimiento de las tres grandes batallas, por medio de las cuales se resuelve prácticamente la campaña.

 

3.- Las causas (no meramente la ocasión) de la separación de los reinos. Un estudio fructífero que va de Salomón, retrospectivamente al tiempo de Josué.

 

4.- La aparición de los profetas. Empezando con Samuel, pueden seguirse a través de los reinos de David y Salomón, hasta que los hallamos ocupando los puestos más importantes en el reino.

 

5.- El reino de Israel. En su apogeo (Saúl a Salomón). En la separación (Roboam a Sedequías). En la cautividad.

 

6.- Los tres estadios de la cautividad de Judá. Bajo Joacim (Daniel 1;1; 2 Reyes 24;1). Bajo Joaquín (2 Reyes 24:10-16). Bajo Sedequías (Jeremías 52:26). ¿Cuántos hay que tienen presentes estos detalles claramente?

 

7.- Los tres estados del retorno de la cautividad. Bajo Zorobabel y Josué (Esdras 3:2). Bajo Esdras (Esdras 7). Bajo Nehemías (Nehemías 1-2).

 

LOS MILAGROS.

Nótense y estúdiense las cuatro épocas en que ocurrieron. Es notable que no aparecen al azar, sino en tiempos especiales:

 

1.- La creación. Ésta era en sí mismo un milagro No aparecen otros hasta Moisés.

2.- El tiempo de Moisés. Dios estaba sacando a su pueblo de Egipto y aparecen milagros en favor de ellos. Esto es una manifestación especial contra los dioses de Egipto. Luego vienen.

3.- En el tiempo de Elías y Eliseo. El pueblo se había hundido en la idolatría y era necesaria una nueva intervención de Dios. Después de esto se ven milagros.

4.- En el tiempo de Daniel. Cuando el pueblo de Dios estaba en cautividad, rodeado de paganismo e idolatría, una vez más Él dio testimonio de sí mismo.

 

Estúdiense los milagros particulares en cada caso, y nótense los milagros de juicio, de poder, de majestad y de bendición.

 

LA OBRA DEL PROFETA.

Moisés fue en algunos sentidos un profeta, y él se llama uno; pero Samuel fue el fundador efectivo de la línea. La obra del profeta era doble:

1.- Dar testimonio de Dios en su época. Era una «conciencia personificada» para el rey y el pueblo. Como Isaías con relación a Ezequías, el profeta era un hombre de estado, un político y un patriota, cuyo objetivo era hacer que el rey y el pueblo se mantuvieran fieles a Dios.

2.- Dar testimonio de Dios respecto al futuro Ésta es la obra que suele llamarse de predicción y por ella decimos que un profeta es el que predice. Pero en el Antiguo Testamento es también, y de un modo especial, el que proclama los mensajes de Dios para el presente. Jonás fue un testigo para su época solamente. Isaías proclamaba y profetizaba. El significado esencial de profeta es el de uno que habla en nombre de otro, y esto puede incluir predicción del futuro o no. Algunas veces lo hacía, otras no. El texto clave para el significado es Éxodo 7:1, y lo hemos de tener en cuenta. Considerados como intérpretes de su propio tiempo, los profetas deben ser leídos en relación con la historia a que pertenecen, y cuando hacemos esto, su variedad y poder se hace evidente.

 

Hasta el presente hemos considerado algunos de los tópicos históricos más importantes, temas que tratan de hechos y de hombres. Contienen su propia enseñanza espiritual para aquellos que insisten estudiándolos, y nadie puede esperar comprender el significado espiritual sin dominar los hechos sobre los cuales estaba basado. Pero hay otra enseñanza espiritual más directa en el Antiguo Testamento, a la cual nos referiremos en el capítulo próximo.

 

LA DOCTRINA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Ya hemos considerado los métodos apropiados para estudiar los hechos históricos y la estructura literaria que hay en los fundamentos del Antiguo Testamento. Estos hechos, como hemos visto, llevan sus propias lecciones particulares.

Es necesario, sin embargo, ir más lejos y considerar la enseñanza espiritual del Antiguo Testamento en conjunto. La unidad histórica entre la diversidad que estudiamos en el primer capítulo tiene su contrapartida en las verdades espirituales que descubrimos desde el Génesis a Malaquías, y es un deber y un privilegio el descubrir lo que tiene que decirnos el Antiguo Testamento con respecto a las grandes realidades espirituales que afectan la vida del hombre.

Sólo es posible sugerir títulos bajo los cuales estudiar las doctrinas particulares. El estudioso tiene que arreglar bajo cada división o subdivisión los resultados de sus lecturas.

Hay que darse cuenta y siempre tener a la vista un principio de inmensa importancia con respecto al estudio doctrinal del Antiguo Testamento. Se trata del

 

Describe LA DOCTRINA COMO UN CONJUNTO.

Cuando hemos conseguido alguna idea de la contribución de cada período y de cada escritor a la suma total de la doctrina cristiana, aún podemos agrupar todos los resultados en un conjunto, ordenándolo en temas. La siguiente enumeración puede ser considerada como completa, prácticamente, de modo que se puede usar como guía:

1.- Dios Creador

2.- Dios Salvador

3.- Dios Consolador

4.- El pecado

5.- La redención

6.- La vida cristiana

7.- El futuro

 

Bajo cada uno de estos títulos podemos agrupar, con las oportunas subdivisiones, casi todo lo que hay en el Nuevo Testamento. Como un ejemplo único de lo que se puede hacer en este sentido, tomemos una Epístola corta, la de los Efesios, y descubriremos lo que nos enseña sobre el Espíritu Santo. Halláremos por lo menos diez (y quizá doce) referencias. Notamos primero: cuatro hechos sobre la obra del Espíritu Santo: sello-1:13; acceso-2:18; revestimiento-2:22; revelación-3:5. Luego siguen cuatro consecuencias: fuerza-3:16, unidad-4:3; sensibilidad-3:30; plenitud-5:18. Finalmente vienen dos métodos para mantener la presencia del Espíritu Santo: la espada del espíritu (Dios nos habla a nosotros) 6:17; la oración es el espíritu (nosotros hablamos a Dios) 6:18. Ésta es sólo una de las muchas posibilidades similares de estudio fructífero y deleitable.

Podemos de esta forma ver qué plenitud, variedad y hermosura hay en el Nuevo Testamento, y la rica provisión hecha para nosotros, sea para la enseñanza y corrección, o la instrucción en justicia. Y todo con un objetivo: «que el hombre de Dios sea enteramente apto, bien pertrechado para toda buena obra» (2 Timoteo 3:17).

 

ESTUDIO DETALLADO

Nuestros estudios se han referido hasta ahora de modo principal, a la Biblia como conjunto, y a algunas amplias proporciones y temas de la misma. Hemos de esforzarnos en ver el paisaje en conjunto y tener amplias perspectivas. Pero la Biblia tiene que ser estudiada también con detalle. No sólo hemos de considerar el bosque; hemos de ocuparnos de árboles particulares, y continuando el símil, de las ramas, las ramitas y las hojas. El estudio más minucioso posible de la Palabra de Dios va a demostrarse que es útil en extremo.

Es evidente que sólo podemos indicar el método y dar unas pocas ilustraciones. El campo es vasto y va a dar suficiente para la vida más larga dedicada al estudio.

 

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA LIBRO POR LIBRO.

Este método consiste en estudiar cada libro de la Biblia por separado, analizando su contenido a luz de las circunstancias históricas en que fue escrito y las características personales de su autor.

El primer paso en este método es escoger el libro no es tarea fácil como parece, por la razón que los libros son de diferentes tamaños, es aconsejable disponer de un tiempo considerable ya que nos puede llevar horas y hasta varias semanas.

Algunos libros son cortos y llenos de exhortaciones prácticas, como las cartas paulinas, mientras que otros son largos y complicados en su contenido como las profecías de Ezequiel o Daniel. Lo más conveniente para empezar será elegir un libro corto, cuyo mensaje sea instructivo práctico y sencillo.

Después de leer el libro de una sola sentada, o en una sola vez, que tipo de  impresión se obtiene:

 

1.- Estilo.

2.- Mensaje.

3.- Desarrollo.

4.- Conclusiones.

 

Deseamos una perspectiva como aquel que sube un edificio y contemplar la ciudad completa.

No será suficiente leer el libro en esta forma rápida y superficial solo una vez, hay que leerlo tres, cinco, ocho, diez veces más. Esta lectura repetida no es inútil perdida de tiempo, pues constituye la piedra angular para la comprensión cabal del libro.

Después de leerlo constantemente descubriremos la organización de su contenido y el desarrollo del pensamiento del autor. Al mismo tiempo es importante ir anotando las observaciones sobresalientes tales como:

 

1.- ¿Quién escribió el libro?

2.- ¿A quién lo escribió?

3.- ¿Cuándo se escribió?

4.- ¿En dónde?

5.- ¿De qué trata en términos generales?

6.- ¿A qué conclusión llega?

 

Hay libros que no especifican quién lo escribió, omiten el nombre de las personas a quienes se escribieron, olvidan dónde fueron escritos.

El siguiente paso consiste en darle un título a cada capítulo, en una sola frase de su contenido, al terminar, podemos asignar un sólo título a todo el libro y escoger un versículo que sintetice su mensaje.

Si el estudiante no tiene mucha experiencia en la formulación de bosquejos, no se debe desanimar y mucho menos claudicar, al comentario, estudiamos porque queremos aprender y para aprender es necesario trabajar.

Aún cuando en un capítulo anterior señalamos el valor de los libros de consulta, es conveniente insistir que en la práctica de este método no se debe emplear tales ayudas, pues el estudiante se defraudaría a sí mismo. El valor de este método consiste en exigirle al estudiante que descubra por si solo que otros posiblemente que hayan descubierto, pero que ellos también lo hicieron de esfuerzo propio.

 

En EL ESTUDIO DE LA BIBLIA POR CAPITULOS, ¿qué tipo de preguntas hemos de realizar?

El primer paso consiste en leerlo varias veces el capítulo. A continuación es necesario estudiar el contexto. En algunos casos, la lectura de unos cuantos versículos del capítulo anterior, y otros pocos del capítulo que sigue, será suficiente para colocarnos en las circunstancias de que se está hablando.

Ejemplo de esto sería: El capítulo 18 de Mateo que principia diciendo: "En aquellos tiempos" para saber cuáles eran aquellos tiempos, hay que leer algunos versículos del capítulo anterior.

En seguida precedemos a dividir el capítulo en párrafos, después realizar un cuidadoso examen de las secciones en que hemos dividido el capítulo.

 

¿Qué lugares se mencionan?

¿Qué personas se nombran?

¿Qué doctrinas se formula, explicando o presentan?

¿De qué divisiones de tiempo se habla?

(Horas del día, meses, años, estaciones del año, etc.).

¿Qué objetos se mencionan?

 

Teniendo ya a la mano todo el material extraído del capítulo bajo análisis, nos corresponde decir:

(Cuál es su enseñanza central, expresar en una corta oración lo que se enseña y buscar la manera de aplicaciones esa enseñanza a nuestra vida diaria).

 

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA POR PARRAFOS.

Un párrafo es sólo una sección de un segmento mayor que para enriquecer nuestro acervo bíblico, debemos dominar las partes y también el todo. La Biblia no está escrita a pedazos, con pensamientos desorganizados, desparramados por todas partes, a través de sus páginas. El estudio de la Biblia por párrafos es particularmente indicado cuando se trata de preparar sermones, o clases ya que generalmente en esos casos se pretende analizar únicamente alguna porción de un capítulo, habiéndose decidido que párrafos deseamos estudiar, procedamos a poner en práctica algunos de los principios de trabajo ya mencionados.

 

1.- LA LECTURA REPETIDA DEL PASAJE.

Esto nos ayudará a observar los detalles que no logramos captar en la lectura inicial. Los personajes, lugares, cosas, tiempos, doctrinas o temas que en cada versículo se mencionan, de estas enseñanzas y elementos surgirá la enseñanza del párrafo y el fruto de nuestro estudio.

 

2.- EL ANALISIS CUIDADOSO DEL CONTEXTO.

Es preciso estudiar detenidamente los párrafos anteriores al pasaje, y los que siguen.

Terminando lo anterior, estamos listos para lanzarnos al estudio del párrafo elegido, enseguida se debe elaborar un resumen general del contenido del párrafo en nuestras propias palabras.

En segundo lugar, extraeremos las ideas principales del pasaje; el propósito de entresacar estas ideas, claves es captar lo verdaderamente importante de entre todo lo que aquí se esta diciendo.

La tercera fase del trabajo consiste en bosquejar el párrafo entero, es decir concretar el contenido del pasaje.

En cuarto paso, reside en hacer una lista de las enseñanzas generales que el párrafo contiene, la idea es dejar que la Biblia hable por si misma. Las enseñanzas deben surgir del texto bíblico con claridad, sin que nos entreguemos a largas y complejas reflexiones.

"Negamos, por último, al momento de realizar las aplicaciones personales".

Tómese en cuenta que hablamos de aplicaciones para Nuestra vida por eso las denominamos personales.

Finalmente, no es necesario entenderlo todo, por que no estamos estudiando la Biblia solamente para aprenderla, sino para vivirla, que vivamos de acuerdo con la luz que Dios nos da, de tal manera entonces que lo que usted llegue a entender de la Biblia, será mucho más importante que lo que no entiende.

 

ESTUDIO DE LA BIBLIA POR VERSÍCULOS.

Esta clase de estudio es apropiada particularmente en relación con la lectura devocional de la Biblia.

Algunos predicadores es especializan en esta clase de estudios, pues lo consideran el más práctico para la predicación, y en ocasiones, quién estudia la Biblia por capítulos o por párrafos, termina por dedicar una porción de su tiempo al examen minucioso de un solo versículo.

 

Como en los métodos sugeridos anteriormente:

 

EL PRIMER PASO, consistirá en la lectura repetida del versículo.

Al iniciar nuestro trabajo con la Biblia abierta, nos interesa formalizarnos primeramente con el contexto.

 

EN SEGUNDO PASO, efectuamos la observación, esta la dividimos en tres partes:

A.- De Palabras claves cuya importancia se deriva de su significado.

B.- Estructura gramatical, observando la función de cada término.

C.- De la atmósfera que prevalece en el versículo.

 

COMO TERCER PASO: Se debe estudiar el mismo versículo en distintas versiones, con el fin de ampliar nuestra comprensión de las palabras en el versículo.

 

EL CUARTO PASO: Será formular un bosquejo del contenido del versículo, el bosquejo nos dará un cuadro completo de lo que el versículo tiene que decir.

 

EN QUINTO PASO: Se debe elaborar una lista de enseñanzas del versículo, en los términos más claros y sencillos que se puedan.

 

EL SEXTO Y ÚLTIMO PASO Del estudio del versículo consiste en las aplicaciones personales.

A modo de ilustración veamos algunos versículos:

1.- Versículos del Antiguo Testamento

a).- Versículos separados

Salmo 65:4; Cuatro estadios de la experiencia cristiana: «escogido, atraído, habitar, ser saciado». Consideremos cada una de éstos en la forma como se ilustra en el Nuevo Testamento.

 

Salmo 81:10. Nótese aquí:

1).- El fundamento de la fe. «Yo soy Jehová tu Dios»

2).- El estímulo de la fe. «Que te hice... de Egipto»

3).- La posibilidad de la fe. «Abre tu boca»

4).- La satisfacción de la fe. «Yo la llenaré»

 

b).- Versículos sucesivos

Salmo 25:6, 7: Tres «acordarse» sucesivos.

Salmo 30: Siete «Tú has»

Salmo 36: 5, 6: Cuatro cosas respecto a Dios; vv. 8, 9; cuatro cosas que el creyente piensa de Dios: «abundancia», «torrente», «fuente», «luz».

Isaías 6:5, 8, 11: Entonces dije: confesión, consagración, comunión.

 

c).- Versículos contrastados

Salmo 23:2 y 3: Pastorear y guiar de Dios

Salmo 24:4 y 25:1: «llevar y levantar»

Salmo 26:1 y 11: «Integridad»

Salmo 26:5 y 8: «aborrecer», «amar»

 

El estudio de estos versículos de esta forma puede proseguirse en cada parte del Antiguo Testamento, pero el espacio nos impide dar más ejemplos. Vayamos ahora a

 

2.- Versículos del Nuevo Testamento:

a).- Versículos separados

Filipenses 4: 19: Descubrir los siete aspectos de la gracia:

1).- escasez,

2).- la fuente,

3).- la certeza,

4).- la extensión,

5).- los medios,

6).- el depositario,

7).- la proporción

 

Mateo 25:21: Servicio:

1).- relación,

2).- carácter,

3).- alabanza,

4).- premio

 

b).- Versículos sucesivos

Colosenses 1:27, 28: Nuestro mensaje, nuestros métodos, nuestro motivo Romanos 5:

Dos aspectos de la justificación (1 y 9),

Tres causas de jactancia (2, 3, 11),.

Dos aspectos de la salvación (9, 10),

Cuatro «reinos» (14, 17, 21), cuatro «mucho más» (9, 10, 15, 17)

 

c).- Versículos contrastados:

Marcos 13:9, 13, 20: «Por causa de mí», «por causa de mi nombre», «en atención a los escogidos»

Lucas 3:22; 4:1: «El Espíritu Santo descendiendo y llenando»

Lucas 3:22; 4:3: «Hijo de Dios»

Hechos 13:4, 9: «Enviados», y «llenados». Nuestra autoridad y nuestra capacidad en el servicio.

 

Éstos representan unos pocos ejemplos de la inagotable cantera que tenemos a disposición para este método de estudio.

 

ESTUDIO DE LA BIBLIA POR PALABRAS.

Éste es uno de los estudios más deleitosos y provechosos, y nos capacita para ver la variedad, proporción y equilibrio de las verdades de la Palabra de Dios. Para este estudio se necesita una cosa: una concordancia buena. Tiene que ser buena de veras para que pueda ser útil. Con esto queremos decir exacta y completa. Las concordancias que se suelen incluir en las Biblias para «maestros» no son realmente útiles porque tienen que omitir mucho. La concordancia genuina incluye todas las referencias. Es mejor aún si se da el equivalente de la palabra en el hebreo y el griego de origen. Así vemos en Juan 15, donde la palabra griega es traducida por «habitar», «morar», permanecer», «continuar». Por tanto es evidente que los estudios de palabras correctos requieren una guía apropiada.

 

PRIMER PASO: Su etimología o sea su significado y a la vez investigar su origen, aquí es necesario tener un diccionario bíblico o un léxico griego-español, hebreo-español, después se debe de elaborar una lista de sus sinónimos y antónimos en las Escrituras.

 

SINONIMO "PALABRA AMEN" 1. Afección, 2. Cariño, 3. Afecto. Etc.

 

ANTONIMO LO CONTRARIO 1. Odio, 2. Desprecio, 3. Aversión.

 

EL SEGUNDO PASO, es investigar el uso de la palabra en el libro que estamos leyendo. Ejemplo: Evangelio según San Juan (palabra amén).

 

EL TERCER PASO: Será averiguar el uso que de la palabra se hace en toda la Biblia, esto comprende tanto la observación de sus variaciones y derivados como la primera ocasión que la palabra se usa en las Escrituras y finalmente. ENSEÑANZAS Y APLICACIONES.

 

PALABRAS Y FRASES DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

Consideremos las palabras meditar y meditación y clasifiquemos los textos por:

 

1.- los objetivos.

2.- los tiempos.

3.- los métodos.

4.- los resultados de la meditación.

 

Veamos en 1 Crónicas y el Salmo 71, y pongamos juntos los siete «continuamente».

Estúdiese el Salmo 86, en relación con los «por» y «para» referidos al creyente y a Dios.

Recopilar las ocasiones en que ocurre «bendito» y «bienaventurado» en los Salmos, y ver la plenitud de estas Bienaventuranzas del Antiguo Testamento.

Véase Josué 23, con sus veintitrés ocasiones de «el Señor tu Dios».

Estudiar las siete cosas que en Esdras 7 se nos dice que pertenecen a Dios.

Recopilar las referencias a «estate quieto» y nótese la llamada a pensar, ver y oír.

 

LAS PALABRAS Y FRASES DEL NUEVO TESTAMENTO.

Hállese «todo lo que hacéis o hagáis» en las Epístolas.

Considérense las seis ocasiones en que leemos de «gozo lleno», o «cumplido» en los escritos de Juan (Evangelio y Epístolas).

Nótese la fuerza del «también» en Lucas 16:1, enlazando la parábola con las del capítulo 15, y haciendo de ella una aplicación a los discípulos.

Nótense las tres referencias a «inefable», los cinco o seis usos de «gracias sean dadas a Dios», en Pablo; las cuatro referencias en la primera Epístola de Juan a la «confianza» u «osadía», refiriéndose al presente y al futuro.

Veamos los usos de «adopción», de «regeneración», o «vida» (en el evangelio de Juan especialmente. Los «vence» del Apocalipsis; las cosas preciosas «de las Epístolas de Pedro; los aspectos de «creer» en el Evangelio de Juan, y palabras como «abundancia», «riquezas», «permanecer», «conocer». Todas ellas son indicaciones de la riqueza de la enseñanza relacionada con las palabras. Son pequeñas muestras de un plan de estudio que deberíamos adoptar con frecuencia.