EL ESPÍRITU SANTO  (Pneumatología) Pasaje: Jn.14:15-17; 16:5-15.

El estudio de la doctrina del Espíritu Santo, reviste una importancia tal que ningún creyente debiera desconocer nada referente a ella. Todo cristiano tiene necesidad de la presencia poderosa de Dios, el Espíritu Santo, en su vida, sin cuya ayuda no es posible vivir las demandas divinas para la vida de santificación y servicio a Dios.

 

I. SU PERSONA

1. La Biblia revela que el Espíritu Santo es Dios.

2. Pruebas bíblicas de la personalidad del Espíritu Santo.

II. LA DEIDAD DEL ESPÍRITU SANTO.

1. Sus nombres.

2. Posee atributos divinos.

3. Realiza obras divinas.

III. EL ESPÍRITU SANTO EN EL A. TESTAMENTO

1. En la creación (Gen.1:2; Job.26:13; 33:4; Sal.33:6; 104:30).

2. Desde la creación hasta Abraham.

3. Desde Abraham hasta Cristo.

4. La inspiración de la Escritura.

IV. EL ESPÍRITU SANTO EN LA VIDA DE JESUCRISTO

1. En la concepción de Jesucristo (Lc.1:35).

2. El Espíritu Santo en la niñez y juventud de Cristo.

3. En el bautismo de Jesucristo (Mt.3.13-17; Mr.1:9-11; Lc.3:21-22).

4. En el ministerio terrenal de Jesucristo.

5. En el sacrificio de Cristo (Heb.9:14).

6. En la resurrección de Cristo (Rom.1:4; 8:11; 1.P.3:18).

 

V. EL ESPÍRITU SANTO EN LA ACTUAL DISPENSACIÓN

1. El descenso del Espíritu Santo.

2. Actividad del Espíritu Santo en la actual dispensación.

3. El Espíritu Santo controlador del cosmos.

 

VI. EL ESPÍRITU SANTO EN LA SALVACIÓN

1. Los elementos esenciales en la salvación.

2. Iluminación y ayuda personal.

3. La obra de convicción del Espíritu Santo (Jn.16:7-11).

4. Regeneración espiritual.

5. La fe salvadora.

6. La santificación imputada.

VII. EL BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO

1. El Espíritu Santo bautiza a todo creyente en Cristo para que pase a formar parte de su cuerpo (1.Cor.12:13).

 

VIII. LA PLENITUD DEL ESPÍRITU

1. La plenitud del Espíritu es el dominio pleno que ejerce su Divina Persona en el creyente que rinde incondicionalmente su vida a su control y vive bajo su plena influencia y dirección.

IX. EL FRUTO DEL ESPÍRITU

1. Las manifestaciones que conforman el fruto del Espíritu, son actividades sobrenaturales que el Espíritu opera en el creyente (Gal.5:22).

2. Condiciones para la plenitud y el fruto del Espíritu.

 

X. LOS DONES

1. Don es un regalo de Dios.

2. El Espíritu Santo es el dador de los dones (Rom.5:5; 1.Cor.12:4,11).

XI. APLICACIÓN PERSONAL

1. El creyente necesita estudiar la doctrina del Espíritu Santo para "andar en El" y "no proveer para la carne" (Gal.5:16), mientras va haciendo en el cristiano la obra de hacerle "semejante" a Cristo (Rom.8:29).

2. El Espíritu Santo es Dios glorioso y santísimo.

3. Cristo es el ejemplo y meta del creyente (Heb.12:1-2).

4. El creyente que ha sido bautizado en Cristo por el Espíritu debe vivir a Cristo (Fil.1:21; Gal.2:20).

5. Quien anda en el Espíritu manifestará el carácter moral de Cristo en el fruto del Espíritu (Gal.5:22-23).

6. El que ha sido puesto en Cristo por el bautismo del Espíritu Santo ha crucificado la carne con sus pasiones y deseos (Gal.5:24).

7. El creyente necesita del poder del Espíritu para vencer al mal (Zac.4:6).

8. La plenitud del Espíritu sólo se consigue con una vida rendida a Dios, de ahí la exhortación de Pablo (Rom.12:1).