.
             PORQUE NO PRONUNCIAMOS LA PALABRA "JEHOVA"
 

Para comenzar precisaremos algunos datos:

  • YHWH, es el tetragrama de la palabra Dios que significa “Yo existo” o “Yo soy el que soy”.

  • La cultura hebrea omite pronunciar el nombre de Dios y por lo tanto, se expresa en el texto escrito con este tetragrama. Esto podemos corroborarlo con uno de los mandamientos del decálogo, “no tomarás el nombre de Dios en vano”.

 

Éxodo 3:13-14, dice:

“Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? 14 Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros.” (Énfasis añadido.)

 

Cuando Dios dijo “YO SOY”, no estaba mencionando Su nombre sino le daba una explicación de lo que era. En el idioma hebreo en el cual este versículo fue escrito, las letras son: yodhewawhe, de donde obtenemos YHWH.


Los hebreos del A.T. tenían un profundo respeto por el nombre de Dios: «YHWH». Era el nombre más sagrado de Dios, porque Dios mismo se había dado este nombre, por lo cual que ellos nunca dijeron Jehová.

Salmo 111:9 Ha enviado redención a su pueblo; para siempre ha ordenado su pacto. Santo y temible es su nombre.

 

¿De dónde viene la palabra Jehová? 
Con el tiempo los israelitas, por respeto al nombre propio de Dios, dejaron de pronunciar el nombre de «YHWH» y cuando ellos leían en la Biblia el nombre de « YHWH », en vez de decir « YHWH » dijeron otro nombre de Dios: «Adonai» (el Señor). Resultó que después de cien años los israelitas se olvidaron por completo de la pronunciación original (Y H W H) porque siempre decían «Adonai» (el Señor).

 

Pero en el siglo VII se crea un sistema vocálico para el hebreo que se le denomina Texto masorético, masoreta significa tradición. La intención se deriva de la necesidad, de que en razón de que el texto hebreo estaba compuesto únicamente por consonantes, y esto dificultaba saber con certeza la correcta pronunciación de las palabras, por lo que llevo a lo “masoretas” a elaborar un sistema con vocales o sistema vocálico, y de esta manera no se perdiera la correcta pronunciación, por la paulatina pérdida de la lengua hebrea. Pero, ¿Qué hicieron cuando debían colocar el nombre de Dios en el texto, que vocales debían colocársele? Y Además tomando en consideración que no debía nombrase a Dios para no incurrir en un sacrilegio.

Existían distintos términos para designar a Dios.

Adonaí = Señor.

Kyrios, los mismo que Adonaí solo que en griego (a propósito, a saber que a través de este título se confiesa la divinidad de Jesús).

Decidieron tomar las vocales del término hebreo Adonaí e interpolarlas al tetragrama, es decir, la vocales a-o-a, entre la consonantes Y-H-W-H, lo que daría como resultado JeHoWaH, en razón de su pronunciación y las reglas lexicográfica hebreas.

 

A su vez, es por ello que observamos en las biblias judías traducidas al inglés, los judíos no nombran a Dios, se coloca el término hebreo “Ha’Shem” (que se traduce como “El nombre”). Precisamente para evitar esto, su pronunciación.

A partir del siglo XIV de nuestra era, se comenzó por primera vez a leer el nombre sagrado del Tetragrama con las vocales que los masoretas habían introducido según su invento, es decir, con las vocales “e-o-a”, lo que dio como resultado YeHoVaH. Esta versión se extendió a la cristiandad.

 

Entonces ¿Por qué la palabra YHWH (YaHWéH) es más correcta que Jehovah?

En el siglo XX los exegetas bíblicos descubrieron el error (en el que habían incurrido los masoretas).

Pruebas:
1- Muchos de los nombres bíblicos llevan la partícula corta de YaHWéH: Ex.15:6; 17:16; Is.12:2; Ps.68:5; Cant.8:6. Por ejemplo.

Abdías (AbdYah): Abd Yah que quiere decir, siervo de YaHWéH.

Elías: El Yah que quiere decir, mi Dios es YaHWéH.

Jeremías (JeremYah): Jerem Yah que significa, sostiene YaHWéH.

Isaías (IsaYah): Isa Yah… salva YaHWéH.

La exclamación litúrgica: “Hallel-u-Yah” significa: “Alabad a YaHWéH”.

Por lo tanto, la primera vocal no es la letra “e” como pensaban los masoretas sino la letra “a”.

2- Clemente de Alejandría (siglo IV) y otros escritores muy anteriores a los inventos hechos por los masoretas en el siglo VII d.C., transcribieron en griego este nombre como “Yahwéh”.

 

3- Teodoreto de Ciro, destacado teologo del siglo V, al comentar el libro del Éxodo observa que aunque los judíos nunca pronunciaban el Tetragrama, los samaritanos lo pronunciaban “IAUE”. Los samaritanos, desde su cisma con los judíos, rechazaron toda la evolución religiosa de estos. Hay que reconocer que en la pronunciación de los samaritanos tenemos la pronunciación de los judíos del siglo V a.C.


En los años 1600 comenzaron a traducir la Biblia a todas las lenguas, y como encontraron en todos los textos bíblicos de la Edad Media la palabra «Jehová» como nombre propio de Dios, copiaron este nombre «Jehová» literalmente en los distintos idiomas (castellano, alemán, inglés...). Y desde aquel tiempo empezaron a pronunciar los católicos y los evangélicos como nombre propio de Dios del Antiguo Testamento la palabra «Jehová» en castellano. 

«YaHWeH» es una forma del verbo «huveh» «havah» (ser, existir) y significa: «Yo soy el que es» y «Jehová» no es ninguna forma del verbo «ser», como lo hemos explicado más arriba.
 Por eso los israelitas del tiempo de Moisés nunca dijeron «Jehová». 

¿Cuál es el sentido profundo del nombre de « YHWH »? 
Ya sabemos que « YHWH » significa: «Yo existo» «Yo soy» Pero ¿qué sentido profundo tiene este nombre? 
Para comprenderlo debemos pensar que todos los pueblos de aquel tiempo eran politeístas, es decir, pensaban que había muchos dioses. Según ellos, cada nación, cada ciudad y cada tribu tenía su propio Dios o sus propios dioses. Al decir Dios a Moisés: «YO SOY EL QUE SOY» Él quiera decir: «Yo soy el que existe: el Dios que existe; y los otros dioses no existen, los dioses de los egipcios, de los asirios, de los babilonios no existen. Yo soy el único Dios que existe». 

Dios, dándose el nombre de YHWH (YO EXISTO= YO SOY), quería inculcar a los judíos el monoteísmo (un solo Dios), y rechazar de plano todo politeísmo (muchos dioses) y la idolatría de otros pueblos. 
El Dios de los judíos (YHWH) es un Dios celoso, no soporta a ningún otro dios a su lado. Él dice: «
No tendrás otro Dios fuera de mí» (Ex. 20:3). «Yo soy YHWH, tu Dios celoso» (Deut. 4:35 y 32:39). 

El profeta Isaías explica bien el sentido del nombre de Dios. Dice Dios por medio del profeta: «YO SOY YHWH, y ningún otro». (Is. 45:18). 

 

La conclusión es: La palabra « YHWH » significa que «Él es el UNICO DIOS», el único y verdadero Dios, y que todos los otros dioses y sus ídolos no son nada, no existen y no pueden hacer nada.

El nombre de Dios en el Nuevo Testamento
Más importante para nosotros, que vivimos en el Nuevo Testamento, es saber cómo Jesús hablaba del misterio de Dios. Él Señor Jesús y sus apóstoles, según la costumbre judía de aquel tiempo, nunca pronunciaban el nombre  «YHWH» o «Jehová». Siempre leían la Biblia diciendo: «Adonai» -Él Señor- para indicar el nombre propio de Dios
Todo el Nuevo Testamento fue escrito en griego, por eso encontramos en el Nuevo Testamento la palabra  Kyrios (Él Señor) que es la traducción de «Adonai». 

Los Testigos de Jehová adulterando los textos bíblicos, hacen aparecer en el Nuevo Testamento 237 veces la palabra «Jehová», cuando en el Nuevo Testamento se habla de Dios con el nombre «Señor» (Kyrios en griego, Adonai en hebreo) ellos lo traducen como Jehová, pero esto es claramente una adulteración de los textos bíblicos. 

El Nuevo Testamento habla de Dios como «Padre» o «Señor», pero nunca como «Jehová». Una vez más desconocen la gran revelación de Jesucristo que fue la de anunciarnos a Dios como Padre.

Conclusión

Dios se manifestó a Moisés como el único Dios que existe, significando esto que los otros dioses no existen. Es lo que significa la palabra «YHWH». Y ese único Dios se manifestó a los profetas como el Dios de la Justicia. 
Finalmente en Jesucristo, Dios se manifestó en carne como Salvador de los hombres.

 

Por lo cual nosotros los PREGONEROS DEL EVANGELIO consideramos más adecuado decir como Jesucristo nos enseña que a Dios le debemos llamarle SEÑOR y “PADRE” y El mismo nos da el ejemplo.