Ester   Principal   Job (15-28)  

JOB (1-14)

1  |  2  |  3  |  4  |  5  |  6  |  7  |  8  |  9  | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |

Capítulo 1

Las calamidades de Job

1:1 Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.
1:2 Y le nacieron siete hijos y tres hijas.
1:3 Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales.
1:4 E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos.
1:5 Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.
1:6 Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.
1:7 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.
1:8 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?
1:9 Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?
1:10 ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra.
1:11 Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.
1:12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.
1:13 Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito,
1:14 y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos,
1:15 y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia.
1:16 Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia.
1:17 Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevaron, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia.
1:18 Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito;
1:19 y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia.
1:20 Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró,
1:21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.
1:22 En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.

Capítulo 2

2:1 Aconteció que otro día vinieron los hijos de Dios para presentarse delante de Jehová, y Satanás vino también entre ellos presentándose delante de Jehová.
2:2 Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondió Satanás a Jehová, y dijo: De rodear la tierra, y de andar por ella.
2:3 Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal, y que todavía retiene su integridad, aun cuando tú me incitaste contra él para que lo arruinara sin causa?
2:4 Respondiendo Satanás, dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida.
2:5 Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia.
2:6 Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida.
2:7 Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.
2:8 Y tomaba Job un tiesto para rascarse con él, y estaba sentado en medio de ceniza.
2:9 Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete.
2:10 Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.
2:11 Y tres amigos de Job, Elifaz temanita, Bildad suhita, y Zofar naamatita, luego que oyeron todo este mal que le había sobrevenido, vinieron cada uno de su lugar; porque habían convenido en venir juntos para condolerse de él y para consolarle.
2:12 Los cuales, alzando los ojos desde lejos, no lo conocieron, y lloraron a gritos; y cada uno de ellos rasgó su manto, y los tres esparcieron polvo sobre sus cabezas hacia el cielo.
2:13 Así se sentaron con él en tierra por siete días y siete noches, y ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande.

Capítulo 3

Job maldice el día en que nació 3:1 Después de esto abrió Job su boca, y maldijo su día.
3:2 Y exclamó Job, y dijo:
3:3 Perezca el día en que yo nací,
Y la noche en que se dijo: Varón es concebido.
3:4 Sea aquel día sombrío,
Y no cuide de él Dios desde arriba,
Ni claridad sobre él resplandezca.
3:5 Aféenlo tinieblas y sombra de muerte;
Repose sobre él nublado
Que lo haga horrible como día caliginoso.
3:6 Ocupe aquella noche la oscuridad;
No sea contada entre los días del año,
Ni venga en el número de los meses.
3:7 ¡Oh, que fuera aquella noche solitaria,
Que no viniera canción alguna en ella!
3:8 Maldíganla los que maldicen el día,
Los que se aprestan para despertar a Leviatán.
3:9 Oscurézcanse las estrellas de su alba;
Espere la luz, y no venga,
Ni vea los párpados de la mañana;
3:10 Por cuanto no cerró las puertas del vientre donde yo estaba,
Ni escondió de mis ojos la miseria.
3:11 ¿Por qué no morí yo en la matriz,
O expiré al salir del vientre?
3:12 ¿Por qué me recibieron las rodillas?
¿Y a qué los pechos para que mamase?
3:13 Pues ahora estaría yo muerto, y reposaría;
Dormiría, y entonces tendría descanso,
3:14 Con los reyes y con los consejeros de la tierra,
Que reedifican para sí ruinas;
3:15 O con los príncipes que poseían el oro,
Que llenaban de plata sus casas.
3:16 ¿Por qué no fui escondido como abortivo,
Como los pequeñitos que nunca vieron la luz?
3:17 Allí los impíos dejan de perturbar,
Y allí descansan los de agotadas fuerzas.
3:18 Allí también reposan los cautivos;
No oyen la voz del capataz.
3:19 Allí están el chico y el grande,
Y el siervo libre de su señor.
3:20 ¿Por qué se da luz al trabajado,
Y vida a los de ánimo amargado,
3:21 Que esperan la muerte, y ella no llega,
Aunque la buscan más que tesoros;
3:22 Que se alegran sobremanera,
Y se gozan cuando hallan el sepulcro?
3:23 ¿Por qué se da vida al hombre que no sabe por donde ha de ir,
Y a quien Dios ha encerrado?
3:24 Pues antes que mi pan viene mi suspiro,
Y mis gemidos corren como aguas.
3:25 Porque el temor que me espantaba me ha venido,
Y me ha acontecido lo que yo temía.
3:26 No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado;
No obstante, me vino turbación.

Capítulo 4

Elifaz reprende a Job 4:1 Entonces respondió Elifaz temanita, y dijo:
4:2 Si probáremos a hablarte, te será molesto;
Pero ¿quién podrá detener las palabras?
4:3 He aquí, tú enseñabas a muchos,
Y fortalecías las manos débiles;
4:4 Al que tropezaba enderezaban tus palabras,
Y esforzabas las rodillas que decaían.
4:5 Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas;
Y cuando ha llegado hasta ti, te turbas.
4:6 ¿No es tu temor a Dios tu confianza?
¿No es tu esperanza la integridad de tus caminos?
4:7 Recapacita ahora; ¿qué inocente se ha perdido?
Y ¿en dónde han sido destruidos los rectos?
4:8 Como yo he visto, los que aran iniquidad
Y siembran injuria, la siegan.
4:9 Perecen por el aliento de Dios,
Y por el soplo de su ira son consumidos.
4:10 Los rugidos del león, y los bramidos del rugiente,
Y los dientes de los leoncillos son quebrantados.
4:11 El león viejo perece por falta de presa,
Y los hijos de la leona se dispersan.
4:12 El asunto también me era a mí oculto;
Mas mi oído ha percibido algo de ello.
4:13 En imaginaciones de visiones nocturnas,
Cuando el sueño cae sobre los hombres,
4:14 Me sobrevino un espanto y un temblor,
Que estremeció todos mis huesos;
4:15 Y al pasar un espíritu por delante de mí,
Hizo que se erizara el pelo de mi cuerpo.
4:16 Paróse delante de mis ojos un fantasma,
Cuyo rostro yo no conocí,
Y quedo, oí que decía:
4:17 ¿Será el hombre más justo que Dios?
¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?
4:18 He aquí, en sus siervos no confía,
Y notó necedad en sus ángeles;
4:19 ¡Cuánto más en los que habitan en casas de barro,
Cuyos cimientos están en el polvo,
Y que serán quebrantados por la polilla!
4:20 De la mañana a la tarde son destruidos,
Y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello.
4:21 Su hermosura, ¿no se pierde con ellos mismos?
Y mueren sin haber adquirido sabiduría.

Capítulo 5

5:1 Ahora, pues, da voces; ¿habrá quien te responda?
¿Y a cuál de los santos te volverás?
5:2 Es cierto que al necio lo mata la ira,
Y al codicioso lo consume la envidia.
5:3 Yo he visto al necio que echaba raíces,
Y en la misma hora maldije su habitación.
5:4 Sus hijos estarán lejos de la seguridad;
En la puerta serán quebrantados,
Y no habrá quien los libre.
5:5 Su mies comerán los hambrientos,
Y la sacarán de entre los espinos,
Y los sedientos beberán su hacienda.
5:6 Porque la aflicción no sale del polvo,
Ni la molestia brota de la tierra.
5:7 Pero como las chispas se levantan para volar por el aire,
Así el hombre nace para la aflicción.
5:8 Ciertamente yo buscaría a Dios,
Y encomendaría a él mi causa;
5:9 El cual hace cosas grandes e inescrutables,
Y maravillas sin número;
5:10 Que da la lluvia sobre la faz de la tierra,
Y envía las aguas sobre los campos;
5:11 Que pone a los humildes en altura,
Y a los enlutados levanta a seguridad;
5:12 Que frustra los pensamientos de los astutos,
Para que sus manos no hagan nada;
5:13 Que prende a los sabios en la astucia de ellos,
Y frustra los designios de los perversos.
5:14 De día tropiezan con tinieblas,
Y a mediodía andan a tientas como de noche.
5:15 Así libra de la espada al pobre, de la boca de los impíos,
Y de la mano violenta;
5:16 Pues es esperanza al menesteroso,
Y la iniquidad cerrará su boca.
5:17 He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga;
Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso.
5:18 Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará;
El hiere, y sus manos curan.
5:19 En seis tribulaciones te librará,
Y en la séptima no te tocará el mal.
5:20 En el hambre te salvará de la muerte,
Y del poder de la espada en la guerra.
5:21 Del azote de la lengua serás encubierto;
No temerás la destrucción cuando viniere.
5:22 De la destrucción y del hambre te reirás,
Y no temerás de las fieras del campo;
5:23 Pues aun con las piedras del campo tendrás tu pacto,
Y las fieras del campo estarán en paz contigo.
5:24 Sabrás que hay paz en tu tienda;
Visitarás tu morada, y nada te faltará.
5:25 Asimismo echarás de ver que tu descendencia es mucha,
Y tu prole como la hierba de la tierra.
5:26 Vendrás en la vejez a la sepultura,
Como la gavilla de trigo que se recoge a su tiempo.
5:27 He aquí lo que hemos inquirido, lo cual es así;
Oyelo, y conócelo tú para tu provecho.

Capítulo 6

Job reprocha la actitud de sus amigos 6:1 Respondió entonces Job, y dijo:
6:2 ¡Oh, que pesasen justamente mi queja y mi tormento,
Y se alzasen igualmente en balanza!
6:3 Porque pesarían ahora más que la arena del mar;
Por eso mis palabras han sido precipitadas.
6:4 Porque las saetas del Todopoderoso están en mí,
Cuyo veneno bebe mi espíritu;
Y terrores de Dios me combaten.
6:5 ¿Acaso gime el asno montés junto a la hierba?
¿Muge el buey junto a su pasto?
6:6 ¿Se comerá lo desabrido sin sal?
¿Habrá gusto en la clara del huevo?
6:7 Las cosas que mi alma no quería tocar,
Son ahora mi alimento.
6:8 ¡Quién me diera que viniese mi petición,
Y que me otorgase Dios lo que anhelo,
6:9 Y que agradara a Dios quebrantarme;
Que soltara su mano, y acabara conmigo!
6:10 Sería aún mi consuelo,
Si me asaltase con dolor sin dar más tregua,
Que yo no he escondido las palabras del Santo.
6:11 ¿Cuál es mi fuerza para esperar aún?
¿Y cuál mi fin para que tenga aún paciencia?
6:12 ¿Es mi fuerza la de las piedras,
O es mi carne de bronce?
6:13 ¿No es así que ni aun a mí mismo me puedo valer,
Y que todo auxilio me ha faltado?
6:14 El atribulado es consolado por su compañero;
Aun aquel que abandona el temor del Omnipotente.
6:15 Pero mis hermanos me traicionaron como un torrente;
Pasan como corrientes impetuosas
6:16 Que están escondidas por la helada,
Y encubiertas por la nieve;
6:17 Que al tiempo del calor son deshechas,
Y al calentarse, desaparecen de su lugar;
6:18 Se apartan de la senda de su rumbo,
Van menguando, y se pierden.
6:19 Miraron los caminantes de Temán,
Los caminantes de Sabá esperaron en ellas;
6:20 Pero fueron avergonzados por su esperanza;
Porque vinieron hasta ellas, y se hallaron confusos.
6:21 Ahora ciertamente como ellas sois vosotros;
Pues habéis visto el tormento, y teméis.
6:22 ¿Os he dicho yo: Traedme,
Y pagad por mí de vuestra hacienda;
6:23 Libradme de la mano del opresor,
Y redimidme del poder de los violentos?
6:24 Enseñadme, y yo callaré;
Hacedme entender en qué he errado.
6:25 ¡Cuán eficaces son las palabras rectas!
Pero ¿qué reprende la censura vuestra?
6:26 ¿Pensáis censurar palabras,
Y los discursos de un desesperado, que son como el viento?
6:27 También os arrojáis sobre el huérfano,
Y caváis un hoyo para vuestro amigo.
6:28 Ahora, pues, si queréis, miradme,
Y ved si digo mentira delante de vosotros.
6:29 Volved ahora, y no haya iniquidad;
Volved aún a considerar mi justicia en esto.
6:30 ¿Hay iniquidad en mi lengua?
¿Acaso no puede mi paladar discernir las cosas inicuas?

Capítulo 7

Job argumenta contra Dios 7:1 ¿No es acaso brega la vida del hombre sobre la tierra,
Y sus días como los días del jornalero?
7:2 Como el siervo suspira por la sombra,
Y como el jornalero espera el reposo de su trabajo,
7:3 Así he recibido meses de calamidad,
Y noches de trabajo me dieron por cuenta.
7:4 Cuando estoy acostado, digo: ¿Cuándo me levantaré?
Mas la noche es larga, y estoy lleno de inquietudes hasta el alba.
7:5 Mi carne está vestida de gusanos, y de costras de polvo;
Mi piel hendida y abominable.
7:6 Y mis días fueron más veloces que la lanzadera del tejedor,
Y fenecieron sin esperanza.
7:7 Acuérdate que mi vida es un soplo,
Y que mis ojos no volverán a ver el bien.
7:8 Los ojos de los que me ven, no me verán más;
Fijarás en mí tus ojos, y dejaré de ser.
7:9 Como la nube se desvanece y se va,
Así el que desciende al Seol no subirá;
7:10 No volverá más a su casa,
Ni su lugar le conocerá más.
7:11 Por tanto, no refrenaré mi boca;
Hablaré en la angustia de mi espíritu,
Y me quejaré con la amargura de mi alma.
7:12 ¿Soy yo el mar, o un monstruo marino,
Para que me pongas guarda?
7:13 Cuando digo: Me consolará mi lecho,
Mi cama atenuará mis quejas;
7:14 Entonces me asustas con sueños,
Y me aterras con visiones.
7:15 Y así mi alma tuvo por mejor la estrangulación,
Y quiso la muerte más que mis huesos.
7:16 Abomino de mi vida; no he de vivir para siempre;
Déjame, pues, porque mis días son vanidad.
7:17 ¿Qué es el hombre, para que lo engrandezcas,
Y para que pongas sobre él tu corazón,
7:18 Y lo visites todas las mañanas,
Y todos los momentos lo pruebes?
7:19 ¿Hasta cuándo no apartarás de mí tu mirada,
Y no me soltarás siquiera hasta que trague mi saliva?
7:20 Si he pecado, ¿qué puedo hacerte a ti, oh Guarda de los hombres?
¿Por qué me pones por blanco tuyo,
Hasta convertirme en una carga para mí mismo?
7:21 ¿Y por qué no quitas mi rebelión, y perdonas mi iniquidad?
Porque ahora dormiré en el polvo,
Y si me buscares de mañana, ya no existiré.

Capítulo 8

Bildad proclama la justicia de Dios 8:1 Respondió Bildad suhita, y dijo:
8:2 ¿Hasta cuándo hablarás tales cosas,
Y las palabras de tu boca serán como viento impetuoso?
8:3 ¿Acaso torcerá Dios el derecho,
O pervertirá el Todopoderoso la justicia?
8:4 Si tus hijos pecaron contra él,
El los echó en el lugar de su pecado.
8:5 Si tú de mañana buscares a Dios,
Y rogares al Todopoderoso;
8:6 Si fueres limpio y recto,
Ciertamente luego se despertará por ti,
Y hará próspera la morada de tu justicia.
8:7 Y aunque tu principio haya sido pequeño,
Tu postrer estado será muy grande.
8:8 Porque pregunta ahora a las generaciones pasadas,
Y disponte para inquirir a los padres de ellas;
8:9 Pues nosotros somos de ayer, y nada sabemos,
Siendo nuestros días sobre la tierra como sombra.
8:10 ¿No te enseñarán ellos, te hablarán,
Y de su corazón sacarán palabras?
8:11 ¿Crece el junco sin lodo?
¿Crece el prado sin agua?
8:12 Aun en su verdor, y sin haber sido cortado,
Con todo, se seca primero que toda hierba.
8:13 Tales son los caminos de todos los que olvidan a Dios;
Y la esperanza del impío perecerá;
8:14 Porque su esperanza será cortada,
Y su confianza es tela de araña.
8:15 Se apoyará él en su casa, mas no permanecerá ella en pie;
Se asirá de ella, mas no resistirá.
8:16 A manera de un árbol está verde delante del sol,
Y sus renuevos salen sobre su huerto;
8:17 Se van entretejiendo sus raíces junto a una fuente,
Y enlazándose hasta un lugar pedregoso.
8:18 Si le arrancaren de su lugar,
Este le negará entonces, diciendo: Nunca te vi.
8:19 Ciertamente este será el gozo de su camino;
Y del polvo mismo nacerán otros.
8:20 He aquí, Dios no aborrece al perfecto,
Ni apoya la mano de los malignos.
8:21 Aún llenará tu boca de risa,
Y tus labios de júbilo.
8:22 Los que te aborrecen serán vestidos de confusión;
Y la habitación de los impíos perecerá.

Capítulo 9

Incapacidad de Job para responder a Dios 9:1 Respondió Job, y dijo:
9:2 Ciertamente yo sé que es así;
¿Y cómo se justificará el hombre con Dios?
9:3 Si quisiere contender con él,
No le podrá responder a una cosa entre mil.
9:4 El es sabio de corazón, y poderoso en fuerzas;
¿Quién se endureció contra él, y le fue bien?
9:5 El arranca los montes con su furor,
Y no saben quién los trastornó;
9:6 El remueve la tierra de su lugar,
Y hace temblar sus columnas;
9:7 El manda al sol, y no sale;
Y sella las estrellas;
9:8 El solo extendió los cielos,
Y anda sobre las olas del mar;
9:9 El hizo la Osa, el Orión y las Pléyades,
Y los lugares secretos del sur;
9:10 El hace cosas grandes e incomprensibles,
Y maravillosas, sin número.
9:11 He aquí que él pasará delante de mí, y yo no lo veré;
Pasará, y no lo entenderé.
9:12 He aquí, arrebatará; ¿quién le hará restituir?
¿Quién le dirá: ¿Qué haces?
9:13 Dios no volverá atrás su ira,
Y debajo de él se abaten los que ayudan a los soberbios.
9:14 ¿Cuánto menos le responderé yo,
Y hablaré con él palabras escogidas?
9:15 Aunque fuese yo justo, no respondería;
Antes habría de rogar a mi juez.
9:16 Si yo le invocara, y él me respondiese,
Aún no creeré que haya escuchado mi voz.
9:17 Porque me ha quebrantado con tempestad,
Y ha aumentado mis heridas sin causa.
9:18 No me ha concedido que tome aliento,
Sino que me ha llenado de amarguras.
9:19 Si habláremos de su potencia, por cierto es fuerte;
Si de juicio, ¿quién me emplazará?
9:20 Si yo me justificare, me condenaría mi boca;
Si me dijere perfecto, esto me haría inicuo.
9:21 Si fuese íntegro, no haría caso de mí mismo;
Despreciaría mi vida.
9:22 Una cosa resta que yo diga:
Al perfecto y al impío él los consume.
9:23 Si azote mata de repente,
Se ríe del sufrimiento de los inocentes.
9:24 La tierra es entregada en manos de los impíos,
Y él cubre el rostro de sus jueces.
Si no es él, ¿quién es? ¿Dónde está?
9:25 Mis días han sido más ligeros que un correo;
Huyeron, y no vieron el bien.
9:26 Pasaron cual naves veloces;
Como el águila que se arroja sobre la presa.
9:27 Si yo dijere: Olvidaré mi queja,
Dejaré mi triste semblante, y me esforzaré,
9:28 Me turban todos mis dolores;
Sé que no me tendrás por inocente.
9:29 Yo soy impío;
¿Para qué trabajaré en vano?
9:30 Aunque me lave con aguas de nieve,
Y limpie mis manos con la limpieza misma,
9:31 Aún me hundirás en el hoyo,
Y mis propios vestidos me abominarán.
9:32 Porque no es hombre como yo, para que yo le responda,
Y vengamos juntamente a juicio.
9:33 No hay entre nosotros árbitro
Que ponga su mano sobre nosotros dos.
9:34 Quite de sobre mí su vara,
Y su terror no me espante.
9:35 Entonces hablaré, y no le temeré;
Porque en este estado no estoy en mí.

Capítulo 10

Job lamenta su condición 10:1 Está mi alma hastiada de mi vida;
Daré libre curso a mi queja,
Hablaré con amargura de mi alma.
10:2 Diré a Dios: No me condenes;
Hazme entender por qué contiendes conmigo.
10:3 ¿Te parece bien que oprimas,
Que deseches la obra de tus manos,
Y que favorezcas los designios de los impíos?
10:4 ¿Tienes tú acaso ojos de carne?
¿Ves tú como ve el hombre?
10:5 ¿Son tus días como los días del hombre,
O tus años como los tiempos humanos,
10:6 Para que inquieras mi iniquidad,
Y busques mi pecado,
10:7 Aunque tú sabes que no soy impío,
Y que no hay quien de tu mano me libre?
10:8 Tus manos me hicieron y me formaron;
¿Y luego te vuelves y me deshaces?
10:9 Acuérdate que como a barro me diste forma;
¿Y en polvo me has de volver?
10:10 ¿No me vaciaste como leche,
Y como queso me cuajaste?
10:11 Me vestiste de piel y carne,
Y me tejiste con huesos y nervios.
10:12 Vida y misericordia me concediste,
Y tu cuidado guardó mi espíritu.
10:13 Estas cosas tienes guardadas en tu corazón;
Yo sé que están cerca de ti.
10:14 Si pequé, tú me has observado,
Y no me tendrás por limpio de mi iniquidad.
10:15 Si fuere malo, ¡ay de mí!
Y si fuere justo, no levantaré mi cabeza,
Estando hastiado de deshonra, y de verme afligido.
10:16 Si mi cabeza se alzare, cual león tú me cazas;
Y vuelves a hacer en mí maravillas.
10:17 Renuevas contra mí tus pruebas,
Y aumentas conmigo tu furor como tropas de relevo.
10:18 ¿Por qué me sacaste de la matriz?
Hubiera yo expirado, y ningún ojo me habría visto.
10:19 Fuera como si nunca hubiera existido,
Llevado del vientre a la sepultura.
10:20 ¿No son pocos mis días?
Cesa, pues, y déjame, para que me consuele un poco,
10:21 Antes que vaya para no volver,
A la tierra de tinieblas y de sombra de muerte;
10:22 Tierra de oscuridad, lóbrega,
Como sombra de muerte y sin orden,
Y cuya luz es como densas tinieblas.

Capítulo 11

Zofar acusa de maldad a Job 11:1 Respondió Zofar naamatita, y dijo:
11:2 ¿Las muchas palabras no han de tener respuesta?
¿Y el hombre que habla mucho será justificado?
11:3 ¿Harán tus falacias callar a los hombres?
¿Harás escarnio y no habrá quien te avergüence?
11:4 Tú dices: Mi doctrina es pura,
Y yo soy limpio delante de tus ojos.
11:5 Mas ¡oh, quién diera que Dios hablara,
Y abriera sus labios contigo,
11:6 Y te declarara los secretos de la sabiduría,
Que son de doble valor que las riquezas!
Conocerías entonces que Dios te ha castigado menos de lo que tu iniquidad merece.
11:7 ¿Descubrirás tú los secretos de Dios?
¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso?
11:8 Es más alta que los cielos; ¿qué harás?
Es más profunda que el Seol; ¿cómo la conocerás?
11:9 Su dimensión es más extensa que la tierra,
Y más ancha que el mar.
11:10 Si él pasa, y aprisiona, y llama a juicio,
¿Quién podrá contrarrestarle?
11:11 Porque él conoce a los hombres vanos;
Ve asimismo la iniquidad, ¿y no hará caso?
11:12 El hombre vano se hará entendido,
Cuando un pollino de asno montés nazca hombre.
11:13 Si tú dispusieres tu corazón,
Y extendieres a él tus manos;
11:14 Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti,
Y no consintieres que more en tu casa la injusticia,
11:15 Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha,
Y serás fuerte, y nada temerás;
11:16 Y olvidarás tu miseria,
O te acordarás de ella como de aguas que pasaron.
11:17 La vida te será más clara que el mediodía;
Aunque oscureciere, será como la mañana.
11:18 Tendrás confianza, porque hay esperanza;
Mirarás alrededor, y dormirás seguro.
11:19 Te acostarás, y no habrá quien te espante;
Y muchos suplicarán tu favor.
11:20 Pero los ojos de los malos se consumirán,
Y no tendrán refugio;
Y su esperanza será dar su último suspiro.

Capítulo 12

Job proclama el poder y la sabiduría de Dios 12:1 Respondió entonces Job, diciendo:
12:2 Ciertamente vosotros sois el pueblo,
Y con vosotros morirá la sabiduría.
12:3 También tengo yo entendimiento como vosotros;
No soy yo menos que vosotros;
¿Y quién habrá que no pueda decir otro tanto?
12:4 Yo soy uno de quien su amigo se mofa,
Que invoca a Dios, y él le responde;
Con todo, el justo y perfecto es escarnecido.
12:5 Aquel cuyos pies van a resbalar
Es como una lámpara despreciada de aquel que está a sus anchas.
12:6 Prosperan las tiendas de los ladrones,
Y los que provocan a Dios viven seguros,
En cuyas manos él ha puesto cuanto tienen.
12:7 Y en efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán;
A las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán;
12:8 O habla a la tierra, y ella te enseñará;
Los peces del mar te lo declararán también.
12:9 ¿Qué cosa de todas estas no entiende
Que la mano de Jehová la hizo?
12:10 En su mano está el alma de todo viviente,
Y el hálito de todo el género humano.
12:11 Ciertamente el oído distingue las palabras,
Y el paladar gusta las viandas.
12:12 En los ancianos está la ciencia,
Y en la larga edad la inteligencia.
12:13 Con Dios está la sabiduría y el poder;
Suyo es el consejo y la inteligencia.
12:14 Si él derriba, no hay quien edifique;
Encerrará al hombre, y no habrá quien le abra.
12:15 Si él detiene las aguas, todo se seca;
Si las envía, destruyen la tierra.
12:16 Con él está el poder y la sabiduría;
Suyo es el que yerra, y el que hace errar.
12:17 El hace andar despojados de consejo a los consejeros,
Y entontece a los jueces.
12:18 El rompe las cadenas de los tiranos,
Y les ata una soga a sus lomos.
12:19 El lleva despojados a los príncipes,
Y trastorna a los poderosos.
12:20 Priva del habla a los que dicen verdad,
Y quita a los ancianos el consejo.
12:21 El derrama menosprecio sobre los príncipes,
Y desata el cinto de los fuertes.
12:22 El descubre las profundidades de las tinieblas,
Y saca a luz la sombra de muerte.
12:23 El multiplica las naciones, y él las destruye;
Esparce a las naciones, y las vuelve a reunir.
12:24 El quita el entendimiento a los jefes del pueblo de la tierra,
Y los hace vagar como por un yermo sin camino.
12:25 Van a tientas, como en tinieblas y sin luz,
Y los hace errar como borrachos.

Capítulo 13

Job defiende su integridad 13:1 He aquí que todas estas cosas han visto mis ojos,
Y oído y entendido mis oídos.
13:2 Como vosotros lo sabéis, lo sé yo;
No soy menos que vosotros.
13:3 Mas yo hablaría con el Todopoderoso,
Y querría razonar con Dios.
13:4 Porque ciertamente vosotros sois fraguadores de mentira;
Sois todos vosotros médicos nulos.
13:5 Ojalá callarais por completo,
Porque esto os fuera sabiduría.
13:6 Oíd ahora mi razonamiento,
Y estad atentos a los argumentos de mis labios.
13:7 ¿Hablaréis iniquidad por Dios?
¿Hablaréis por él engaño?
13:8 ¿Haréis acepción de personas a su favor?
¿Contenderéis vosotros por Dios?
13:9 ¿Sería bueno que él os escudriñase?
¿Os burlaréis de él como quien se burla de algún hombre?
13:10 El os reprochará de seguro,
Si solapadamente hacéis acepción de personas.
13:11 De cierto su alteza os habría de espantar,
Y su pavor habría de caer sobre vosotros.
13:12 Vuestras máximas son refranes de ceniza,
Y vuestros baluartes son baluartes de lodo.
13:13 Escuchadme, y hablaré yo,
Y que me venga después lo que viniere.
13:14 ¿Por qué quitaré yo mi carne con mis dientes,
Y tomaré mi vida en mi mano?
13:15 He aquí, aunque él me matare, en él esperaré;
No obstante, defenderé delante de él mis caminos,
13:16 Y él mismo será mi salvación,
Porque no entrará en su presencia el impío.
13:17 Oíd con atención mi razonamiento,
Y mi declaración entre en vuestros oídos.
13:18 He aquí ahora, si yo expusiere mi causa,
Sé que seré justificado.
13:19 ¿Quién es el que contenderá conmigo?
Porque si ahora yo callara, moriría.
13:20 A lo menos dos cosas no hagas conmigo;
Entonces no me esconderé de tu rostro:
13:21 Aparta de mí tu mano,
Y no me asombre tu terror.
13:22 Llama luego, y yo responderé;
O yo hablaré, y respóndeme tú.
13:23 ¿Cuántas iniquidades y pecados tengo yo?
Hazme entender mi transgresión y mi pecado.
13:24 ¿Por qué escondes tu rostro,
Y me cuentas por tu enemigo?
13:25 ¿A la hoja arrebatada has de quebrantar,
Y a una paja seca has de perseguir?
13:26 ¿Por qué escribes contra mí amarguras,
Y me haces cargo de los pecados de mi juventud?
13:27 Pones además mis pies en el cepo, y observas todos mis caminos,
Trazando un límite para las plantas de mis pies.
13:28 Y mi cuerpo se va gastando como de carcoma,
Como vestido que roe la polilla.

Capítulo 14

Job discurre sobre la brevedad de la vida 14:1 El hombre nacido de mujer,
Corto de días, y hastiado de sinsabores,
14:2 Sale como una flor y es cortado,
Y huye como la sombra y no permanece.
14:3 ¿Sobre éste abres tus ojos,
Y me traes a juicio contigo?
14:4 ¿Quién hará limpio a lo inmundo?
Nadie.
14:5 Ciertamente sus días están determinados,
Y el número de sus meses está cerca de ti;
Le pusiste límites, de los cuales no pasará.
14:6 Si tú lo abandonares, él dejará de ser;
Entre tanto deseará, como el jornalero, su día.
14:7 Porque si el árbol fuere cortado, aún queda de él esperanza;
Retoñará aún, y sus renuevos no faltarán.
14:8 Si se envejeciere en la tierra su raíz,
Y su tronco fuere muerto en el polvo,
14:9 Al percibir el agua reverdecerá,
Y hará copa como planta nueva.
14:10 Mas el hombre morirá, y será cortado;
Perecerá el hombre, ¿y dónde estará él?
14:11 Como las aguas se van del mar,
Y el río se agota y se seca,
14:12 Así el hombre yace y no vuelve a levantarse;
Hasta que no haya cielo, no despertarán,
Ni se levantarán de su sueño.
14:13 ¡Oh, quién me diera que me escondieses en el Seol,
Que me encubrieses hasta apaciguarse tu ira,
Que me pusieses plazo, y de mí te acordaras!
14:14 Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?
Todos los días de mi edad esperaré,
Hasta que venga mi liberación.
14:15 Entonces llamarás, y yo te responderé;
Tendrás afecto a la hechura de tus manos.
14:16 Pero ahora me cuentas los pasos,
Y no das tregua a mi pecado;
14:17 Tienes sellada en saco mi prevaricación,
Y tienes cosida mi iniquidad.
14:18 Ciertamente el monte que cae se deshace,
Y las peñas son removidas de su lugar;
14:19 Las piedras se desgastan con el agua impetuosa, que se lleva el polvo de la tierra;
De igual manera haces tú perecer la esperanza del hombre.
14:20 Para siempre serás más fuerte que él, y él se va;
Demudarás su rostro, y le despedirás.
14:21 Sus hijos tendrán honores, pero él no lo sabrá;
O serán humillados, y no entenderá de ello.
14:22 Mas su carne sobre él se dolerá,
Y se entristecerá en él su alma.

Volver arriba é    Ester   Principal   Job (15-28)